Nunca seremos como Chiquito de la Calzada

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Hay gente que tiene el don de caer bien a todo el mundo. Un don poco común, para qué nos vamos a engañar. No es fácil agradar a todos y menos sin pretenderlo. Me fascinan esas personas naturalmente encantadoras y carismáticas, las que se meten en el bolsillo a cualquiera de forma involuntaria. Es algo que no se puede aprender: lo tienes o no lo tienes, eso es así.

Uno de esos afortunados es Bill Murray. El tipo es de lo más normal y haga lo que haga va a resultar gracioso con ese aire despistado. Había una leyenda urbana que decía que decía le robaba patatas fritas del plato a desconocidos en restaurantes y les decía “Nunca nadie te creerá”. Pero en realidad no era ninguna leyenda: lo hacía de verdad y alguien llegó a fotografiarlo en el momento preciso. Murray tiene todo tipo de anécdotas graciosas, desde meterse en fiestas de completos desconocidos a (una de mis favoritas) salir en las fotos de compromiso de una pareja de novios. Es que es imposible enfadarse con él. Cómo no alegrarse cuando su equipo de béisbol gana un campeonato.

Otro que tal es Tom Hanks. Tiene anécdotas que lo convierten en uno de los tipos más estupendos de Hollywood. Una de mis favoritas es la del día que se encontró un carnet de estudiante y lo puso en Twitter para intentar devolverlo a la dueña. Otra que también es genial es de hace dos meses: Hanks estaba en Central Park dando un paseo cuando se topó con unos recién casados y no dudó en sacarse fotos con ellos (lo normal, con el fotógrafo de la boda y eso). Pero, además, él también se sacó unos selfies con los novios con su teléfono personal y lo posteó en su Instagram y Twitter junto a una felicitación. Y, como se ve en el vídeo, fue amabilísimo con todo el mundo. Una maravilla de persona, ya me dirás. Normal que le hayan otorgado el máximo honor civil que se puede tener en EE UU.

Por cierto, hablando de Bill Murray y Tom Hanks: no solo son simpáticos y carismáticos. También hay una foto en la que es difícil decir si es uno es otro. Ocurre con esta de Murray, que abrió un debate en internet porque los había que pensaban que era Hanks. Hanks, como es tan así, imitó la foto en un programa de la tele británica.

El que esta semana ha demostrado que tiene consenso del público en lo de ser majete y gustar a todos es Eduardo Mendoza. Cómo será la cosa que en Twitter, que son muy de odiar, que le den a Mendoza el premio Cervantes no solo les ha parecido bien, también se han alegrado un montón. Increíble pero cierto: todos estaban contentos con la decisión. Aprovechando el premio, en El País han recuperado Sin noticias de Gurb tal y como se publicó en el verano de 1990: por entregas durante el mes de agosto.

No quería acabar esta carta del carisma y el buen rollo sin mencionar a Chiquito de la Calzada. Todo el mundo quiere a Chiquito. Incluso a Cortana, la Siri de Microsoft, le gusta y cuenta chistes como él. Es tan querido que Málaga le ha hecho hijo predilecto de la ciudad. Normal, porque Chiquito nos ha dado mucho, además de los chistes, de películas como Papá Piquillo o de expresiones como fistro, candemor o pecadorl de la pradera: nos ha dado el mejor moonwalker rematado con un saltito.

Selección del contenido y redacción de la carta: Anabel Bueno @aibueno

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verneelpais!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne