Así ha seducido un poeta desconocido a más de 1,5 millones de lectores en Facebook

"En las redes no puedes soltar un poema de cinco folios, porque no se lo lee nadie"

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
Facebook

José María Garrido es un poeta madrileño de nombre poco conocido con más de 1,5 millones de seguidores-lectores en Facebook. Los ha logrado con versos "inmediatos, cortos, sencillos" , según los describe él a Verne, "empaquetados" con alguna imagen. Entradas como esta que consiguen miles de reacciones y se comparten cientos de veces en la red social:

"La poesía -dice-, no es un género de nicho para unos pocos elegidos que la entienden, que son especiales. Miles de personas son capaces de engancharse y muchos de ellos son gente que no tiene el hábito de leer". Garrido publicó su primer libro de poemas en 2014, cuando tenía 39 años (ahora tiene 41).

Y agrega que "para enganchar en las redes no puedes soltar un poema de cinco folios, porque no se lo lee nadie". Él las utiliza para construir una comunidad, para conocer a los lectores y hablar con ellos, escuchar sus críticas y, al cabo, "fidelizarles". Después "las ventas suceden", asegura.

El boom de seguidores le ha llegado en los últimos meses, después de haberles visto poco a poco compartir sus contenidos, darle a like, según cuenta. Nunca propomociona los post para darles más visibilidad e impulsar el número de seguidores, asegura. En junio tenía 800.000, a finales de julio llegaba al millón. "Un día, no sabes ni cómo ni por qué, tienes 1,5 millones de seguidores".

Garrido escribe poesía pero también tiene dentro a un estratega. Este licenciado en derecho ha  trabajado como directivo en multinacionales del sector de la salud y el capital riesgo y ahora su actividad principal está en la inversión. "Yo estudio mucho el perfil de mis seguidores, porque son mis compradores", dice.

No hace una poesía a medida de los lectores, asegura sin embargo. "Yo no he creado una comunidad pensando en lo que le gustaría al lector. Surge si se es sincero, si eres tú mismo y tienes algo que contar que a la gente le interese". Pero sí los tiene muy presentes y conoce su perfil, gracias a las estadísticas de su página en Facebook. Sus lectoras son mujeres, en un noventa y pico por ciento de los casos, con una edad de entre 25 y 45 años y le siguen sobre todo desde el móvil en unos 45 países, principalmente España, Argentina, México y Colombia. Le escriben, le cuentan cosas personales y él está pendiente de qué les gusta y qué no.

Una de las claves de su éxito, intuye, es el tema del que habla. El amor es "un sentimiento muy macro" y es fácil que la gente se sienta identificada. Lo aborda, además, "con un lenguaje lo más cotidiano posible, con temas por los que todo el mundo pasa y de forma poco rocambolesca".

Mensaje al mundo editorial

Después de leer un artículo en El Confidencial sobre los nuevos tipos de lectores, Garrido escribió al autor, Roger Domingo, directivo en la editorial Planeta, para hacerle saber que también hay un nuevo perfil de autor. "Ellos solos generan sus propios lectores, promocionan directamente su obra, la diseñan específicamente para ser leída conforme a los hábitos más actuales, utilizan canales nuevos para distribuir sus libros y tienen la ocasión de hablar con sus lectores a diario y fidelizarlos como nunca se había visto", le decía en un email que ha compartido Domingo en Twitter.

Cazador de ratas, la pequeña editorial con la que publicó su segundo libro en junio de este año -Acompáñame a estar solo-, cuenta a Verne que se bajó del carro del éxito del autor cuatro meses y ocho ediciones después del lanzamiento. No tenían recursos para seguir su ritmo desatado y le parecía lo más ético dar "un pasito atrás", explican por teléfono. Ellos imprimeron 18.000 ejemplares de los que llevan vendidos unos 12.000. Garrido, con sus contactos empresariales, acordó ocuparse directamente del mercado latinoamericano. A través de sus propios canales -"me lo pides y en dos días el libro está en tu casa"- y según su versión, habría vendido unos 20.000 ejemplares más, que imprimió por su cuenta pero con el sello de la editorial. Sería el equivalente a que poco más del 2% de sus fans en Facebook se hubiesen comprado el libro.

"Soy un claro ejemplo de que no hace falta ni la distribución, ni el diseño; que te lo haces tú todo cuando tienes la base. Para un poeta como yo, publicar con una editorial grande te puede dar cierto prestigio y aprendizaje, pero no creo que te vaya a dar más ventas", dice.

Se trata, en su opinión, de sumar las estrategias digitales con la distribución y los circuitos a los que tienen acceso las grandes casas de edición: "No digo que el papel esté muerto, sino que si las editoriales combinan adecuadamente las estrategias digitales, venden más papel".

Garrido diferencia su actividad en redes con la de publicar un libro. Para él ese es un proceso "como el de cualquier poeta, trabajado, corregidísimo". En los recitales a los que le invitan se ha encontrado con poetas que rechazan totalmente este tipo de fenómeno. De alguna forma lo entiende porque "hay bastante bazofia, pero como en todas partes". También se encuentra con otros "ultragalardonados" que según él, le preguntan cómo lo hace para vender libros a millares mientras a ellos no les compran más de 800.

"No sé si es poesía 2.0 o 3.0 o simplemente la realidad que vivimos, a la que mucha gente le da la espalda". Pero es una realidad "muy tozuda" y cree que las editoriales deben trabajar en encontrar la fórmula para combinar redes y papel. Se abren oportunidades "potentísimas", insiste.

A él se le han acercado muchas marcas y de todas ellas, "siendo absolutamente ciudadoso", se animó a trabajar con dos, una de whisky y otras de refrescos de cola. También hizo una etiqueta para una bodega de vinos. "Lo que quiero hacer es poesía, pero sí estoy abierto a trabajar con las que quieren promocionar la cultura", aunque detrás de estas, "obviamente" haya una estrategia comercial.

Mientras, continua su extensión en redes. Twitter no se le ha dado muy bien -tiene menos de 500 seguidores-, pero en Instagram cuenta con más de 13.000 fans en su perfil @laquimicaoelamor. "Mi objetivo este año va a ser romper en Instagram y arrancar en YouTube", dice el estratega poeta.

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verneelpais!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne