¿Por qué sólo comemos turrón en Navidad?

Seguro que alguien está dispuesto a hacer el esfuerzo de comerlo todo el año

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
turrones navidad
¡Ñam!

La aparición de turrones en los estantes del supermercado cada vez empieza antes: hace años que empezaron a ponerse a la venta a mediados de octubre y pueden adquirirse durante todo el año en internet o tiendas especializadas. Sin embargo, la mayor parte de las ventas tienen lugar en estas fechas y nuestras cabezas siguen asociando el turrón a las navidades por estas razones:

- Los almendros mandaban. La costumbre tendría su origen en el cultivo de su ingrediente básico: la almendra (o al menos el básico cuando sólo había dos tipos de turrón, el duro y el blando). “Este consumo estacional está relacionado con la cosecha de los almendros, porque sus frutos no comienzan a recogerse hasta finales del verano”, explica vía email a Verne Isabel Chozas, directora de marketing de Delaviuda.

- Ser turronero no era un trabajo fijo. “El oficio de turronero no era exclusivo, como en los tiempos actuales. Los maestros del turrón compartían esta ocupación con la elaboración de dulces y confites y también con el trabajo en el campo”, y precisamente los meses que siguen al final del verano son de menor volumen de trabajos agrarios, lo que permitía dedicar más tiempo a la elaboración de estos dulces, explica Mercè Val, del departamento de comunicación de Torrons Vicens.

- Se convirtió en detalle para “estas fechas tan señaladas”. Al estar elaborados con ingredientes costosos, como dicel Chozas, “se reserva su consumo para ocasiones especiales”.

Otros productos que hace años también eran exclusivamente de una época concreta, como las naranjas o los tomates, se consumen hoy todo el año (otra cosa es si se debería hacer así), algo que no pasa generalmente con el turrón, aunque su sabor pervive en épocas cálidas en la popular forma de helado.

El próximo reto de las grandes y pequeñas marcas de turrón es lograr lo que ha conseguido el Panettone: ser consumido en otros países más allá de Italia durante fechas navideñas. Y también conseguir una dinámica de negocio menos estacional, intentando abrir nuevos mercados o con tiendas en zonas turísticas o venta online durante todo el año.

La compañía Paco Torreblanca y Torrons Vicens cuentan que el 60% de sus ventas anuales son en Navidad y el 40% el resto del año. Noviembre y diciembre generan alrededor del 80% de venta de los productos de Delaviuda, según explican a Verne estas compañías.

Que las ventas se concentren de forma tan intensa y marcada durante dos meses al año obliga a estas empresas a gestionarse de una forma muy concreta. “La producción de turrón y otros dulces se centra en los meses previos a Navidad (...) El resto del año trabajamos en los procesos de elaboración de otros productos, especialmente chocolates (...). Nuestra media anual es de 382 trabajadores, pero para afrontar estos picos de actividad, en plena campaña podemos llegar a contar con casi 800 trabajadores”, explican en Delaviuda.

Las tiendas son otro pilar según Torrons Vicens, que inciden en la importancia de situar sus locales en zonas turísticas porque, para el visitante que llega a España o para el español que visita zonas turroneras tradicionales como Alicante o Agramunt (Lleida), el turrón es un souvenir que se compra en cualquier época.

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verneelpais!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne