Una turista argentina relata las dificultades de denunciar un intento de violación en Playa del Carmen

"Si no hubiera sido terca, mi caso nunca hubiera llegado a donde tenía que llegar"

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

En la última semana de diciembre, Belén Mirallas una estudiante universitaria y residente de Córdoba (Argentina) publicó un video en Facebook en el que relata un intento de violación que sufrió en Playa del Carmen, un popular destino turístico en el norte de Quintana Roo. La versión original del video registra más de 143.000 reproducciones en cuatro días. Este ha sido replicado por otras cuentas en Facebook, las cuales suman millones de reproducciones. El caso ha sido publicado en numerosos medios en Argentina y México, incluidos El Clarín y La Nación en el país sudamericano, y El Universal, Excélsior y Huffington Post en México.

En su descripción cuenta entre sollozos y con voz temblorosa que un hombre se le acercó mientras caminaba por la playa en la noche. Después de una breve interacción, Mirallas se disculpó con él y se alejó, pero minutos más tarde, el hombre la atacó por la espalda y la tiró al piso. Ella utilizó técnicas de artes marciales para defenderse y el hombre abandonó el lugar. “Lo único en lo que pude pensar fue en la chicas de Montañitas en Ecuador”, dice la joven en el video antes de romper a llorar.

Mirallas cuenta a Verne vía telefónica que llamó al 911 tras el ataque. "Ninguna de las conversaciones que tuve con la autoridades esa noche fue una buena", comenta. "El que tomó mi llamada del 911 evitaba decir intento de violación, decía que el hombre se había aproximado, me preguntaba si no había intentado robarme. Era evidente que no quería robarme".

Más tarde, la policía municipal arribó al lugar y el trato fue muy similar que su llamada al 911, cuenta la estudiante. "Tuve que describir lo que había pasado una y otra vez, porque cada vez se me acercaba un policía distinto. Yo estaba muy enojada y les contestaba con mal tono, yo creo que por eso se iban y llegaba otro, sentían que no podían hablar conmigo". Uno de ellos le pidió firmar un formulario en blanco y ella se negó. Después le indicaron que debía acudir con la policía ministerial por el tipo de delito del que había sido víctima. "Si no hubiera sido terca y testaruda, mi caso nunca hubiera llegado a donde tenía que llegar", dice Mirallas.

Ella, uno de sus amigos y el padre de este viajaron en taxi a las oficinas de la Fiscalía Estatal. "Había solo tres personas y una mujer tomó mi declaración, pero parecía que no ese no era su puesto", cuenta Mirallas. "No sabía cómo imprimir la denuncia. Cuando leí el testimonio había cambiado palabras y tenía muchas faltas de ortografía y puntuación, pero se entendía, por eso lo dejé como estaba, no quise hacerme la maestra de lenguaje".

Después de rendir su declaración, Mirallas fue revisada por una médico perito. La argentina pidió una copia de su denuncia, pero la funcionaria de la fiscalía le dijo podía dársela tres días más tarde. Ella regresó a Argentina al día siguiente, por lo que pidió a su amigo pedir la copia y entregar una solicitud de desahogo de pruebas a la Fiscalía de delitos sexuales del Estado, a través de una carta poder. Sin embargo, ambas le fueron negadas al amigo de Mirallas por no tratarse de la víctima, asegura la estudiante.

Un representante del ayuntamiento de Solidaridad (donde se encuentra Playa del Carmen) dijo a Verne vía telefónica que revisará el estado y progreso del caso con la Fiscalía estatal. La Fiscalía no ha respondido a las llamadas de Verne.

La presidenta municipal de Solidaridad Cristina Torres le ofreció una disculpa a Mirallas a través de un video en YouTube publicado el 30 de diciembre. “Como bien dijo Belén, la policía no se puso en su lugar”, dijo. “La policía debió ir más allá del manual y escucharla en su sentir, en lo que ella vivió. Como presidenta municipal le ofrezco a Belén toda la ayuda que podemos darle desde aquí”.

Al respecto, la joven dice: "Creo que es muy hipócrita que respondan por mi caso porque soy extranjera y porque fui una terca. Más que promesas sobre mi caso, yo prefería que me dijeran qué van a hacer para ayudar a las mujeres que sufren violencia en ese lugar. Cuando fui a la Fiscalía vi a dos mujeres ir a denuncia y así como entraron, así salieron. Yo me pregunto cuántos casos hay así. Yo por lo menos soy un número en su sistema".

Mirallas dice que una oficina del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto del Gobierno argentino la ha contactado para pedirle un testimonio por escrito. De esta forma, la dependencia puede hacer seguimiento del caso.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne