Historia de un acoso escolar superado: "Nadie sabe lo que siente el que siempre pierde"

Álex Gómez, vigués con Síndrome de Asperger, ha contado en una carta su experiencia con el 'bullying' para evitar que se repita

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
Foto cortesía de Alex Gómez
Foto cortesía de Alex Gómez

Alex Gómez sufrió acoso escolar en su infancia. Este vigués, de 21 años y con Asperger –una variedad del Trastorno del Espectro Autista–, estudia ahora un módulo de Integración Social. Para concienciar a sus compañeros y "dar ideas sobre cómo afrontar estos casos y de cómo puede sentirse un niño acosado", explica a Verne por teléfono, escribió una carta para su clase contando su experiencia. Otras alumnas del ciclo la han publicado en su blog y, en menos de tres días, ha superado los 17.000 compartidos en redes según la herramienta de medición Sharedcount.

"Ha llegado el día en el que quiero desnudarme", comienza Gómez su carta, que puedes leer en la parte inferior del artículo. Después, recuerda cómo desde su infancia, ha sufrido las humillaciones por parte de sus compañeros. "Recuerdo que a los seis años y sin poder entenderlo, se mofaban hasta de que mi padre hubiera muerto", cuenta. También cómo lo agredían, llegando a terminar en el hospital en una ocasión.

El problema de ser "el diferente"

En su carta, Gómez cuenta cómo los acosadores suelen tomarla con el diferente. "Puede ser porque alguien sea gordito, porque lleve gafas", explica. "En mi caso lo tenían fácil... Yo era Asperger".

Gómez dice que este síndrome "no es una enfermedad, es una manera de ser, simplemente", aunque el hecho de que le costara más que a los demás realizar tareas como correr o escribir eran suficientes para hacerlo "diferente".

A pesar del acoso, Gómez decidió no cambiar de centro. "No quería dejarlo porque no hacía nada malo", cuenta. Su sufrimiento no terminó hasta que concluyó sus estudios y dejó el colegio. Logró finalizar secundaria sin repetir curso, con el apoyo de su madre. "Cuando falleció mi padre se volcó muchísimo conmigo", cuenta.

El joven ya se ha titulado en un módulo de Auxiliar de Enfermería. Integración Social será su segundo ciclo. "Mi intención es ayudar a personas que están padeciendo mi problema", cuenta, orgulloso. Es uno de los motivos por los que se alegra de la popularidad de su carta. "Quizá vale más un testimonio real que un famoso haciendo un anuncio", reflexiona. "A la gente le puede llegar más que alguien como yo, que lo ha vivido, lo cuente. Porque sé lo que hay, y sé que hay una salida".

Carta de Alejandro Gómez para su clase de 1º de Integración Social

Alejandro Gómez

Ha llegado el día en el que quiero desnudarme, dejar todo aquello que cubre mi cuerpo encima de la verdad y mostrarme tal y como soy, sin más.

Las decisiones requieren tiempo, tanto tiempo como despojarse de lo que pesa, de lo que estorba, de lo que molesta... Pudiera parecer que el tiempo es nuestro enemigo, pero no lo es. A veces, se vuelve compañero de viaje, aliado de la razón, socio de un futuro tan incierto como prometedor... Y mientras me voy deshaciendo de la ropa vieja, de los trapos rotos, el tiempo se encarga de tapar las cicatrices de unas heridas que ya no duelen, pero que solo yo he vivido, que solo yo noto.

Y mi cuerpo esconde los golpes recibidos, las burlas sin sentido, las palabras necias que he oído y las lágrimas provocadas por quienes yo llamaba amigos...

Era demasiado pequeño para comprender la crueldad, donde cada juego tenía un perdedor y ese, siempre era yo. No acertaba en entender que ocurría, por qué era igual cada día... No quería ser el verdugo, pero tampoco la víctima.

Recuerdo que a los seis años y sin poder entenderlo, se mofaban hasta de que mi padre hubiera muerto. Decían que se había ido porque no me soportaba, porque se avergonzaba de mí y cada noche salía a la ventana y esperaba que él me dijera que no era así. Y no encontraba consuelo, parecía tener en mi contra también al cielo... Llegué a maldecir al destino con el corazón hecho añicos, solo quería jugar, reír, vivir tranquilo...

-¡Mierda!- Pensaba... ¡Solo soy un niño!

La entrada al colegio era un sufrimiento, una agonía, una pesadilla, morir en cada intento... Sonaba el timbre y no caminaba, volaba... y corría bajando de tres en tres las escaleras, sabiendo que no era buena idea... Terminaba en el suelo, pisoteado, atemorizado, muerto de miedo. Aquellos segundos se hacían eternos, me ponía en pie como podía y volvía a correr y entre zancadillas, volvía a caer... Solo buscaba estar a salvo, fuera de peligro y entre insultos corría a casa, buscando cobijo. Los que me querían de verdad, no querían que volviera y yo solo quería alguien que me entendiera. No quería que me pegaran, solo quería ir al colegio, soñaba con que todo acabara y que sería uno entre ellos. No quería que fueran mis enemigos y no quería darme por vencido, solo pretendía que fueran mis amigos. Pero no, no lo di conseguido, me hicieron perdedor sin haberme conocido.

Una de las palizas me llevó al hospital. Golpes, ataque de pánico y crisis grave de ansiedad. Perdí el habla, la noción del tiempo y también el miedo a los médicos. Tuve que dar detalles sobre aquellos niños, con nombre y apellidos. Todo acababa con un principio. Eran demasiado pequeños para imputarles un delito... ¿Y yo? ¡Yo solo era también un niño!

El acoso escolar no es precisamente un juego de niños, de niños es una infancia donde te aceptan, donde eres querido...

Bullying lo llaman los mayores, los que no lo han vivido. Las víctimas, queridos amigos, no sufren solo los golpes, sufrimos y respiramos el peligro. – ¿Hay acaso una excusa que convenza, que justifique el maltrato? ¿Al agresor? ¿Al que lo consiente? ¿Al que hace que no ve, que no escucha, que no siente? ¿Al valiente? Sí, la falta de empatía, la omisión del deber, la pobreza en la educación, el no ponerse en el caso de que un día otro puede ser yo. ¡No hay excusa, no hay motivo, no hay razón! Puede ser porque alguien que sea gordito, porque lleve gafas, porque es feo, porque es diferente o porque les da la gana. ¿Por qué fui yo? ¿Qué motivo hizo que mis amigos se rieran de mí, me acosaran, se burlaran, se convirtieran en mis verdugos, en mis enemigos?

En mi caso lo tenían fácil... Yo era diferente. Yo era Asperger. Más que suficiente. Demasiado débil. El Síndrome de Asperger no es una enfermedad, es una manera de ser, simplemente. Es cierto que me costaba más que a los demás cosas tan simples como correr, escribir, entenderlo todo a la primera vez... Pero no busqué nacer con estas características, estoy orgulloso de ser quién soy y cómo soy. De no haberme rendido nunca, de creer en mí, de haber llegado hasta aquí. Y de haber cerrado las heridas, de no vivir de cicatrices, de ser el dueño de mi vida, de haberle echado tres pares de narices. Soy diferente, sí. ¿Y qué? Pero soy igual a ti, a ti, a ese y aquel.

No soy especial por lo que la vida me ha quitado, soy especial porque soy yo y por lo mucho que valgo. Nadie conseguirá detenerme, ni robarme los sueños, ya me robaron sin poder defenderme, la felicidad de ser pequeño.

No lo olvidéis nunca, nadie sabe lo que siente el que siempre pierde. No consintáis que alguien crea que esa, fue su suerte, la mía fue haber sembrado alegría por el camino y repito, nunca darme por vencido... y hoy, tener el doble, el triple de grandes amigos. Nunca defendáis el acoso escolar, no giréis la cabeza, que hay quien muere de pena y quien se mata por tristeza.

Yo, no.

¡Porque soy especial! Y porque tuve los que otros no nunca tendrán... ¡Mucho amor!

¡Gracias, muchas gracias!

[Carta cortesía de Alex Gómez, reproducida desde el blog Bailar bajo la lluvia]

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verneelpais!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne