Selfi o no selfi: el debate sobre hacer fotos en la expo de Andy Warhol

Tres expertos opinan acerca de la prohibición de fotografiarse en la exhibición del Museo Jumex

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Hay quien sostiene que Andy Warhol fue el precursor de los instagrammers. Durante casi tres décadas, el rey del arte pop llevó consigo una cámara Polaroid, con la que hizo múltiples instantáneas de su día a día, de sus amigos famosos y de sí mismo. "Una fotografía significa que sé dónde estoy en cada momento. Por eso las hago. Es un diario visual", dijo el artista en alguna ocasión. Otros dicen que el estadounidense fue el creador de la cultura selfi, muchos años antes, incluso, de que se inventara el término. En 1963 hizo su primer autorretrato en un fotomatón y desde ese momento su rostro fue un elemento recurrente en su trabajo.

Las fotos y las selfis no están permitidas en la gran mayoría de las piezas que son parte de Estrella Oscura, una exposición de la etapa temprana de Warhol que se exhibe ahora en el Museo Jumex de la Ciudad de México. La razón es sencilla: una representante de la institución explicó a Verne que las más de 100 obras exhibidas son propiedad de 18 instituciones o colecciones privadas, que se reservan el derecho de imagen como parte de sus condiciones de préstamo. Se prohíbe reproducir la obra del artista cuyo sello es la reproducción de imágenes icónicas de la cultura pop estadounidense. El mismo que afirmó casi como una premonición: “En el futuro, todos serán famosos por 15 minutos”.

El asunto ha generado un debate en las redes sociales. Algunos usuarios se han limitado a señalar la paradoja. Otros están molestos por la imposibilidad de dejar constancia de la experiencia Warhol en sus diarios digitales. Y muchos se alegran de no tener que lidiar con los visitantes de museo que no paran de hacerse selfis y que observan las exposiciones a través de la pantalla de su teléfono.

Para garantizar que se cumplan los requerimientos de los prestamistas y no haya un registro visual de las obras, el Museo Jumex solicitó los servicios de la Policía Bancaria e Industrial. Más de 24 guardias de seguridad, junto a los custodios habituales, vigilarán las salas del recinto durante más de tres meses. Eugenio López, presidente de la Fundación Jumex, fue el primero en expresar su molestia por la política de prohibición: “Estoy enojado, no puedo creer que no se puedan hacer fotos”, dijo en la conferencia de prensa previa a la inauguración de la muestra.

Violeta Horcasitas, curadora independiente, cree que el público se ha vinculado y acercado al arte contemporáneo a través de una especie de turismo del arte que hay en las selfis, dijo a Verne. Citó ejemplos como la exposición de Yayoi Kusama en el Museo Tamayo (2014) y la muestra de Anish Kapoor en el MUAC (2016). “Me parece que el museo [Jumex] tiene una oportunidad perfecta para activar y reflexionar sobre nuevas formas en que los públicos se vinculan masivamente con el arte”, consideró Horcasitas, “y de cómo puede apropiarse de estos mecanismos de una forma crítica y que beneficie los objetivos de su espacio”.

En opinión de la curadora, sería un desperdicio que el recinto dedicado al arte contemporáneo deje pasar la oportunidad de generar una reflexión a partir de este debate. Ella espera que “el performance involuntario que lograron al aumentar el número de guardias por sala, no haya sido en vano”.

La experiencia del arte a través de las fotos en redes

Patrick Charpenel es exdirector de la Colección / Fundación Jumex, y fue en su gestión (2011 a 2015) cuando comenzó a proyectarse la exposición de Andy Warhol. Su lectura del fenómeno es más sistémica: “Vivimos un momento histórico donde las estructuras del campo económico, legal, político y cultural chocan constantemente, y generan este tipo de problemas y contradicciones”, expresó el filósofo de formación. “El copyright es muy importante en términos legales, pero para la libre expresión, la información debería circular sin restricciones”.

Para Daniel Montero, investigador del Instituto de Investigaciones Estéticas de la UNAM, el meollo del asunto tiene que ver con repensar la relación de la imagen y la experiencia en el museo. “Parece que si la gente no se toma una foto, no tiene la experiencia completa”, consideró. Esto a diferencia de lo que sucedía con el arte en el siglo XIX, donde lo importante “tenía que ver con la experiencia de la mirada o con una reflexión intelectual”. Si la gente se molesta ante la prohibición de hacerse fotos en la exposición de Warhol, es porque “no se le permite la posibilidad de la experiencia a partir de la fotografía”.

Montero reflexionaba hace poco sobre este tema en su columna de la revista Código, donde sostiene que “el objeto del arte ya no se puede entender sin su imagen trascendente en las redes de información”. En su opinión, es un tarea pendiente investigar a fondo esta nueva relación.

Aún sin fotografías, la exposición Estrella Oscura ha recibido casi 35.000 visitantes en nueve días, según los últimos datos del Museo Jumex. Además hay tres piezas de la exposición en las que sí está permitido hacerse selfis: el Cow wallpaper o tapiz de vacas, la instalación de globos plateados Silver Clouds y un retrato de Warhol hecho por Stephen Shore, ubicado en la cafetería del museo. Seguramente has visto -o verás- alguna de ellas en tus redes sociales.

Una publicación compartida de lngsht (@lngsht) el

Una publicación compartida de Karla Silva (@karlasilvar) el

Una publicación compartida de Jessy Jess (@im_jessyjess) el

Así son las políticas de registro de imagen en otros museos del mundo

La prohibición de hacer fotos en la exposición Estrella Oscura no es una política del Museo Jumex, sino de los dueños de las obras que en esta se exhiben. En la mayoría de los grandes museos del mundo, las fotografías están permitidas para un uso privado, no comercial, excepto que se indique lo contrario.

MoMA (Nueva York, EE UU). Se permite la fotografía fija pero no el video, ni el uso de flash, ni los trípodes o palos para selfis. El museo puede prohibir las fotos según sus propias condiciones.

Museo Getty (Los Ángeles, EE UU). Las fotos y el video sin flash están permitidos para uso personal en los espacios abiertos y en las galerías de la colección permanente. Las fotos profesionales no están permitidas. En algunas exposiciones temporales, hacer cualquier registro de imagen está prohibido por los prestamistas.

Museo Warhol (Pittsburgh, EE UU). La foto fija se permite en la colección permanente, solo para uso privado. El uso de flash, cámaras de video, trípodes y palos para selfis no está permitido.

Louvre (París, Francia). Se permiten fotos sin flash en la colección permanente sin fines comerciales. Cualquier registro de imagen está prohibido en las exhibiciones temporales. Puede haber excepciones si es con objetivos de investigación.

Museo Reina Sofía (Madrid, España). Está permitido realizar fotografías sin flash y sin elementos de estabilización de cámaras fotográficas; excepto en los lugares en los que se indique lo contrario. Se prohibe hacer fotos o video en la sala donde está la obra Guernica, de Picasso.

Tate (Londres, Reino Unido). Se permite hacer fotos en las galerías principales para uso personal, pero no en las exposiciones temporales. El uso de flash y trípodes está prohibido.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne