X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

Un diluvio recibe a la rarámuri Lorena Ramírez en la meta de un ultramaratón

No pudo revalidar, por 55 segundos, su triunfo en el Ultramaratón de los cañones, que ganó Carmela Martínez

Hace poco más de un año, el nombre y la imagen de la atleta rarámuri Lorena Ramírez se hicieron muy populares en redes sociales. Su fama nació en abril de 2017 cuando, a sus 22 años, después de ganar la carrera UltraTrail Cerro Rojo en Tlatlauquitepec (Puebla), la página de Facebook "Que Todo Tehuacán Se Entere" compartió una foto (que ya no es accesible) de la corredora en el podio con falda y un par de huaraches (sandalias con suela de neumático), con los que corrió durante siete horas y tres minutos para completar los 50 kilómetros de carrera.

Aquella publicación de Facebook destacaba que Lorena Ramírez había vencido "sin chaleco de hidratación, sin tenis, sin licras y mangas de compresión... Sin todos esos gadgets del runner de hoy. Sin andar publicando sus kilómetros".

El pasado fin de semana, volvió a despertarse la expectación en torno a Lorena Ramírez, porque tomaba la salida en el Ultramaratón de los Cañones, en Chihuahua, el mismo que ganó el año pasado. En la pasada edición, su hermana Juana ocupó la segunda plaza.

Finalmente, la corredora rarámuri no ha logrado revalidar su título en los Cañones, al atravesar la meta 55 segundos más tarde que la ganadora, Carmela Martínez. El tiempo de Lorena Ramírez fue 42 minutos peor que el año anterior, al completar los 100 kilómetros de la carrera en 13 horas y 26 minutos, según los registros compartidos desde la página de Facebook de la prueba.

Que su registro supere en 42 minutos al del año pasado no debería extrañarnos a la vista de la espectacular tromba de agua que caía a su llegada, según se aprecia en el vídeo de la entrada de las dos primeras atletas en la meta, compartido en la página de Facebook del ayuntamiento de Guachochi, escenario de la prueba:

Este breve vídeo capturado por una tuitera también muestra, según su información, el amenazante tiempo que había en la zona durante la disputa del ultramaratón:

Estas fotografías muestran el momento en que Carmela Martínez, la ganadora, atraviesa la línea de meta:

Y aquí, cuando lo hace Lorena Ramírez:

Como contamos en Verne a propósito de su victoria en en Tlatlauquitepec, la mayoría de los indios rarámuri viven en la Sierra Tarahumara (Chihuahua). Su resistencia física está grabada en su nombre. Rarámuri viene de las raíces rara, que significa pie, y muri, que significa correr. Es el pueblo de los "pies ligeros" o los "corredores a pie". El libro Nacidos para correr, de Christopher McDougall, popularizó su historia (y su técnica).

La trayectoria de Lorena Ramírez ya había comenzado antes de su participación en la carrera poblana. En 2016, por ejemplo, había quedado tercera en el Ultramaratón Caballo Blanco, que se disputa en el estado mexicano de Chihuahua. Carmela Martínez, la corredora que ha superado a Ramírez en la meta del Ultramaratón de los cañones, fue precisamente la vencedora en la última edición del Ultramaratón Caballo Blanco.

Pese a esa experiencia previa, la imagen de Lorena Ramírez alcanzó una dimensión global gracias a la foto de Tlatlauquitepec, que le valió ser invitada a participar en la Tenerife Bluetrail 2017, convirtiéndose en la primera corredora tarahumara que participaba en un ultramaratón europeo. Si bien en aquella ocasión abandonó la competición por un dolor de rodilla, en 2018 volvió a participar en la misma prueba y, esta vez sí, logró completar la distancia y ocupar el tercer puesto en su categoría. Otro dato que da cuenta de la dimensión global alcanzada por la atleta es que se convirtió en protagonista de un videoclip del cantautor Jorge Drexler.