Una gasolinera navarra y otros lugares donde ver el Muro de Berlín (que no son Berlín)

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

La caída del muro de Berlín dio para mucho. Y no en sentido metafórico: el muro medía unos 155 kilómetros en total y estaba formado por más de 40.000 bloques de hormigón de 1,2 metros de ancho y 3,6 metros de alto. Así que su demolición dejó muchos escombros y algunos de ellos viajaron por el mundo. 25 años después de aquel histórico 9 de noviembre de 1989, si Berlín te pilla muy lejos puedes acercarte a cualquiera de estos lugares - algunos muy raros - en los que también podrás encontrar un pedazo de historia.


1. Una estación de servicio de Navarra
Las gasolineras suelen ser lugares un poco hostiles. Pero si vas de Pamplona a San Sebastián (o viceversa) por la Ap-15, igual merece la pena parar en la estación de servicio de Zuasti, a la altura del kilómetro 102, donde hay un panel del Muro. Lleva allí desde 1991, pasando desapercibido para muchos de los conductores, y forma parte del Monumento a la Libertad que promovió el filósofo y antropólogo navarro José Antonio Jaúregui. A los pies del bloque de hormigón puede leerse una frase de Salvador de Madariaga: “El camino hacia la paz en Europa debe pavimentarse con piedras arrancadas al Muro de Berlín".

La fuente del Parque Berlín. Reuters

2. El baño de hombres de un casino de Las Vegas

El colegio está en la delegación Xochimilco.. Reuters
Algunos casinos tienen una reproducción de la Torre Eiffel, otros tienen un canal veneciano y el Main Street Station Casinotiene un trozo de Muro. Por alguna razón que se nos escapa, los dueños decidieron colocarlo en el baño de hombres, y sobre él se apoyan los urinarios.

3. Torrejón de Ardoz

Quien haya visitado alguna vez el Parque Europa de esta localidad madrileña sabe que es un lugar algo inquietante porque ¿quién quiere reunir copias a escala de algunos de los monumentos más conocidos del mundo? Pues parece que los torrejoneros. Entre los jardines del parque hay réplicas del Puente de Londres, de la Fontana de Trevi y de la Torre de Belém. Y un trozo del muro de Berlín, pero esto no es copia, sino original y fue cedido por el ayuntamiento de la capital alemana. Está situado frente a la reproducción de la Puerta de Brandenburgo.

4. En el jardín del Papa
Entre las obras que se pueden encontrar al pasear por los jardines Vaticanos está un trozo de muro que le regalaron al papa Juan Pablo II.

5. El parque de Berlín de Madrid
En la fuente principal de este lugar hay tres paneles del muro por los que el Ayuntamiento de Madrid pagó nueve millones de pesetas. Cuando los adquirieron, pareció que llevarlos a un parque con el nombre de la capital alemana - que había sido inaugurado dos décadas antes - era la mejor idea. Cuenta la leyenda que un empleado municipal intentó limpiarlas antes de la inauguración y casi se carga los graffitis originales.

6. Un colegio de México
El jardín del colegio alemán Alexander Von Humboldt de la capital mexicana también guarda un pedazo.

7. Una casa de Ibiza
Poco se sabe del propietario de esta casa, en cuyo interior hay un panel del muro, más allá de que es un empresario alemán. El fotógrafo Hartmut Jahn pudo entrar en su residencia ibicenca en 2009 cuando realizó una serie de fotos llamada Los nuevos dueños del Muro de Berlín.

8. En internet
Porque todo está en internet, si quieres llevarte un pedazo de historia a tu casa, hay gente que lo vende online. Desde los 100 euros a más de 1.000.


9. En casa de tus padres
La próxima vez que vayas a la casa en la que creciste, rebusca entre las cosas viejas. El muro de Berlín llegó a miles de hogares españoles en pedacitos que se regalaron con las revistas Superpop y Tribuna. Vamos,que si ahora regalan un llavero de One Direction, entonces lo guay era tener un trozo de muro de Berlín. Y auténtico, además. En un reportaje de 2009 de El País, el periodista Manuel Romero cuenta cómo recibió el encargo de hacerse con cuatro paneles del muro, que se convirtieron en 200.000 trocitos acompañados de su certificado de originalidad. El número de la revista Tribuna que los regalaba costaba 300 pesetas. 

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verneelpais!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Lo más visto en Verne