Cuando Pedro Duque rebatió el bulo del boli de la NASA y el lápiz ruso en el espacio

Hasta 2003, el astronauta también creía que no podía usar en órbita bolígrafos normales

  • Comentar
  • Imprimir

La primera vez que Pedro Duque fue al espacio fue en 1998. La segunda, en 2003. El que es desde este miércoles el nuevo ministro de Ciencia, Innovación y Universidades en el Gobierno de Pedro Sánchez desmintió en 2003 un clásico de los bulos que no deja de resucitar cada cierto tiempo.

 La leyenda urbana dice algo así:

Cuando la NASA empezó a enviar astronautas al espacio, se dio cuenta de que los bolígrafos no funcionaban en ausencia de gravedad.

Tras invertir varios millones de euros y dos años de pruebas, la agencia espacial desarrolló un boli que podía escribir en el espacio, bocabajo, en casi cualquier superficie y a temperaturas que iban de los -80 a los 65 grados Celsius.

Cuando se enfrentaron al mismo problema, los rusos usaron un lápiz.

Snopes, una web especializada en desmentir historias falsas, recuerda que esta teoría se comparte a través de redes sociales y del correo electrónico y que incluso apareció en un capítulo del drama político El Ala Oeste de la Casa Blanca.

El AG7 de Fisher, el bolígrafo de los astronautas. Cpg100 / Wikipedia

Este falso relato asegura que, mientras otros países gastaban un dineral en bolígrafos especiales, los rusos usaban un lápiz normal y corriente. En realidad, la Unión Soviética también invertía en los años 60 en los distintos modelos de lápices y bolígrafos diseñados de forma expresa para usar en órbita, como explicábamos en Verne en 2016

Imagen publicada en el bog de Duque

La parte de este mito que se ha dado como cierta incluso en la propia Agencia Espacial Europea (ESA) es que los astronautas no podían usar bolígrafos normales y corrientes en ausencia de gravedad. Pedro Duque se encargó de desmentirlo en 2003, en su blog publicado en la web de la organización.

Lo hizo una vez que descubrió por experiencia propia que esa idea era falsa. Por lo que cuenta en su escrito, los rusos dejaron en algún momento de usar esos bolígrafos especiales para recurrir a los de toda la vida, algo más baratos, pero en ningún caso usaban lápices ni ahorraban millones de euros con respecto a otros países.

 

Estoy escribiendo estas notas en [la nave espacial] Soyuz con un boli barato. ¿Por qué tiene eso importancia? Resulta que llevo 17 años trabajando en programas espaciales, 11 como astronauta, y siempre he creído, porque así me lo han explicado, que los bolígrafos normales no escriben en el espacio.

La tinta no cae, decían. Escribe un momento bocabajo con un boli y verás como tengo razón, decían.

En mi primer vuelo, como todos los astronautas del Shuttle, yo llevé un boli muy caro de esos que tienen el cartucho de tinta a presión. Sin embargo, el otro día estaba con mi instructor de Soyuz y vi que estaba preparando los libros para el vuelo, y estaba poniéndonos un boli con un cordel para escribir una vez en órbita. Ante mi asombro, me dijo que los rusos siempre han usado bolis en el espacio.

Yo también metí uno nuestro, de propaganda de la Agencia Europea del Espacio (no vaya a ser que los bolis rusos sean especiales) y aquí estoy, no deja de funcionar y ni escupe ni nada. A veces prever demasiado las cosas impide hacer intentos y por lo tanto las cosas se construyen más complicadas.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Archivado en:

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne