El lado sarcástico y sin filtros de la emperatriz Carlota sigue vivo en Twitter

Un estudiante de actuación se hace pasar por la aristócrata en una cuenta de Twitter para reivindicar la reputación del personaje histórico

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Hace más de 150 años, en el Castillo de Chapultepec, ese que los capitalinos logran ver a lo lejos cuando no hay contingencia, vivieron los emperadores de México Maximiliano de Habsburgo y Carlota de Bélgica. Ambos gobernaron México de 1863 a 1867. El movimiento liberal-republicano, liderado por Benito Juárez, puso fin a su breve reinado. Juárez es sin duda un héroe nacional, pero la opinión general sobre los emperadores todavía es ambivalente. Ese no es el caso de Ismael Hernández, un estudiante de actuación y dramaturgia, que considera a Carlota su personaje histórico favorito. En su cuenta de Twitter @CarlotaEmperatr, con más 8.000 seguidores, no solo difunde datos sobre ella, también la ha revivido para hacerla opinar sobre la situación actual de la política y la sociedad mexicana.

Hernández, de 25 años, dice que su fascinación por Carlota inició hace una década cuando leyó por primera vez Noticias del Imperio, la multipremiada novela de Fernando del Paso sobre la vida de la aristócrata y su esposo en México. “Me enamoré totalmente del periodo del Segundo Imperio Mexicano en particular de Carlota”, cuenta a Verne vía telefónica. “Es la única mujer que ha gobernado México hasta ahora. A pesar de que su gobierno duró tres años, su legado cultural y político es muy fuerte. Mucha gente podría decir que ella y Maximiliano fueron unos invasores que nada tenían que hacer aquí. Puede que tengan razón, pero lo que admiro de Carlota es que reconoció las culturas indígenas, era defensora de las mujeres y fue una mexicana por elección. Podría durar horas hablando sobre ella”.

A través de la cuenta, creada en 2008 y retomada en 2014, Hernández intenta plasmar estas características de Carlota y de paso volverla una especie de correctora de nociones erróneas de la cultura e historia de México. “Mi propósito principal es hacer difusión histórica, creo que la gente que está a cargo de hacerlo en este país no hace un muy buen trabajo, si así fuera a todos nos encantaría la historia, porque es muy divertida. También creo que es importante desmitificar a algunos personajes. La historia no es de héroes y villanos, es de seres humanos imperfectos, como Benito Juárez, aunque me meto en muchos problemas cuando lo menciono en mis tuits”.

La Carlota de Twitter no solo da su opinión libre de filtros sobre la historia, también contribuye a las discusiones políticas y sociales en México. “La historia la ha pintado como una loca, lo cual creo que no es del todo cierto, pero Carlota sí era sarcástica y ácida, tenía una personalidad no muy simpática. Por eso sus tuits son irreverentes sin importar el tema o la persona de la que habla”, comenta Hernández. Sus comentarios no siempre son bien recibidos. “Debo admitir que en ocasiones utilizo la cuenta para hacer catarsis y a veces se me pasa la mano, lo curioso es que la gente de verdad cree que está conversando con Carlota, porque han escrito insultos como vieja loca, pinche o maldita”.

Hernández espera que los tuits de Carlota sean el primer paso para una reflexión sobre la historia nacional. “Los héroes de las estampitas no existen, todos los personajes de la historia tuvieron sus aciertos y sus errores. No existe la verdad histórica, pero al leer varias versiones y no solo quedarnos con la oficial o la popular, podemos entender mejor la situación del país y encontrar la solución a muchos de nuestros problemas”.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne