Snopes, Factcheck y Politifact, las webs que ayudarán a Facebook a detectar noticias falsas

La red social ha puesto en marcha una iniciativa para evitar la difusión de bulos

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
Mark Zuckerberg en Barcelona, el pasado mes de febrero
Mark Zuckerberg en Barcelona, el pasado mes de febrero.

Facebook se ha asociado con medios especializados en la confirmación de noticias para evitar la presencia de bulos en la red social. El proceso seguirá dos pasos, como explica Wired: por un lado, los usuarios podrán marcar las noticias como falsas para que un equipo de Facebook revise si estas publicaciones proceden de medios reales o de webs que intentan dar la impresión de serlo (por ejemplo, bbc.co en lugar de bbc.com).

En caso de que la noticia proceda de un medio real, pero el contenido se haya puesto en duda, Facebook remitirá la información a medios que comprobarán si se trata o no de una noticia falsa. En caso de que al menos dos de estos medios duden de la veracidad de la información, las historias aparecerán marcadas como “cuestionadas”. Se podrán seguir compartiendo, pero tendrán una menor presencia en la página principal de cada usuario.

De momento la empresa se ha asociado con cinco medios, todos miembros de la Poynter’s International Fact Checking Network. Se trata de Snopes, Factcheck.org y Politifact, además de ABC News y la agencia de noticias AP. No se descarta incorporar más medios al proyecto, lo que además permitiría corroborar noticias publicadas en otros idiomas, aparte del inglés. Hablamos de los tres primeros, no tan conocidos, y de la red Poynter.

El código ético de Poynter

Poynter es una asociación creada en septiembre de 2015 que agrupa a entidades que se dedican a contrastar la veracidad de noticias y declaraciones. Cuenta con un código de principios al que se adhieren sus miembros. Este código incluye el compromiso de transparencia en las fuentes, la metodología y la organización, además de la aplicación de estas comprobaciones con independencia del sesgo ideológico del protagonista o de la publicación.

Más de 40 medios de todo el mundo han firmado ya este código. Aparte de los ya mencionados encontramos cabeceras como el Observador de Portugal, Full Fact del Reino Unido, las agencias brasileñas Lupa y Truco, y El Objetivo de La Sexta.

Snopes, desmintiendo bulos desde 1995

La portada de Snopes

Snopes lleva investigando bulos y leyendas urbanas desde 1995, cuando David Mikkelson abrió la página. Desde entonces se han convertido en una referencia, hasta el punto de que, cuando saltó la polémica acerca de si los bulos habían influido en las elecciones estadounidenses, la revista The Atlantic ya se preguntó si Facebook debería comprar Snopes. A esto aún no han llegado.

Snopes contaba en 2015 con unos 15 empleados, tal y como explicaba su fundador en una entrevista publicada en el Washington Post. También explicó que Facebook ya usaba sus desmenidos “para determinar a quién no debería dar mucho alcance orgánico”. Y añadía que los rumores tienen éxito porque “se refieren a algo que la gente ya cree o confirman algo que la gente quiere creer”.

Barbara Binowski, responsable de contenidos de Snopes, afirmó en la web Backchannel que “la mayoría de las noticias falsas son increíblemente fáciles de desmentir porque, obviamente, son basura”. Es mucho más difícil corregir información errónea de medios tradicionales.

Ahora mismo, Snopes recoge en su web algunas noticias difundidas recientemente y puestas en duda: Fisher Price ha sacado un set de juego para niños que es una barra de bar (falso), Trump ha dicho que recortará la Seguridad Social estadounidense (falso, de momento), una mujer sin techo ha podido vivir gratis durante ocho años en la Trump Tower (falso) y un niño enfermo murió en los brazos de un hombre vestido de Papa Noel (sin pruebas).

Politifact, una web ganadora del Pulitzer

Politifact es una web fundada en 2007 y propiedad del diario de Florida Tampa Bay Times. Se dedica a confirmar la veracidad de las afirmaciones de políticos y analistas, midiéndolas con su Truth-O-Meter (algo así como un "verdadómetro").

También elige una “mentira del año”. La de 2016 es, precisamente, el conjunto de noticias falsas que han llevado a Facebook a tomar medidas (ejemplo: Hillary Clinton está implicada en una red de pederastia cuyo centro estaba en una pizzería). En 2015 ganó la campaña electoral de Donald Trump y en 2014, las exageraciones sobre el ébola.

Politifact se llevó un Premio Pulitzer en 2009 por su cobertura de la campaña presidencial de 2008, en la que analizó más de 750 declaraciones políticas. La web cuenta con diez empleados, dirigidos por Angie Drobnic Holan.

En su portada nos encontramos con el desmentido de un tuit de Donald Trump y la confirmación (parcial) de otras declaraciones del presidente electo sobre los elevados impuestos a empresas en Estados Unidos. La web también incluye históricos de veracidad: según Politifact, el 69% de las afirmaciones de Trump examinadas son falsas en su mayor parte, totalmente falsas o, directamente, embustes ridículos. Por comparar, en el caso de Clinton el porcentaje es del 26%.

Factcheck.org, de comprobar campañas en televisión a seguir las redes sociales

Factcheck.org es un proyecto del centro de estudios Annenberg de la Universidad de Pensilvania. Desde 2003, la web intenta confirmar la veracidad de las declaraciones de líderes políticos, prestando especial atención a las campañas electorales. Asimismo, desmiente noticias que se han hecho virales, como por ejemplo que Clinton solo ganó en 57 de los 3.141 condados (ganó en al menos 487). En la portada de FactCheck.org también encontramos un artículo sobre las exageraciones de Trump y otro dedicado a las mentiras en torno al fracking.

Este medio cuenta con 8 personas. El director de la web, Eugene Kiely, ha asegurado que “están encantados de trabajar con Facebook para ayudar a combatir las noticias falsas en la medida que podamos”, para luego recordar que “contamos con recursos limitados y nuestro objetivo principal es corroborar las afirmaciones hechas por políticos”.

La editora, Lori Robertson, explicaba en una entrevista reciente a la cadena de televisión CBC que no es tan fácil cambiar la opinión de nadie, incluso aunque se le presenten hechos contrastados: “Depende de si las opiniones de esas personas están muy arraigadas”. Cabe recordar que en 2015 el 29% de los estadounidenses (y el 43% de los republicanos) seguía pensando que Obama es musulmán.

Robertson añadió que “antes nos centrábamos en los anuncios televisivos, pero hemos ido ampliando nuestro alcance y ahora hablamos también de lo que se dice en mítines, tuits, publicaciones de Facebook…”. Eso sí, no cree que vivamos en la era de la posverdad: "El incremento de visitas a nuestra web demuestra que mucha gente sigue preocupándose por lo que es cierto”.

¿Quién hace fact check a los fact-checkers?

Estos medios también están sujetos a crítica. Son muchos, sobre todo desde cabeceras conservadoras, quienes les acusan de tener sus propios sesgos. Es decir, no es que Trump mienta más que Clinton, lo que ocurre es que Politifact investiga más a la derecha.

Es difícilmente discutible que todos tenemos sesgos. Incluso la mera selección de qué noticias o declaraciones se quieren confirmar y cuáles no puede estar influida por estas preferencias. Pero también es fácil aceptar que estos fact-checkers hacen su trabajo de forma honesta: basta con mirar su archivo para corroborar que, como mínimo, tienen la intención de tratar todos los temas sin partidismos.

Por ejemplo y siguiendo con Politifact, podemos mencionar su Obameter, que evalúa si el actual presidente estadounidense ha cumplido las 510 promesas que hizo durante la campaña electoral de 2012. Lleva un 47% de promesas cumplidas y otro 27% de proyectos parcialmente logrados.

Y lo que es más importante: además de su voluntad de mantenerse al margen de partidismos, estos medios explican sus métodos y citan fuentes, por lo que el lector tiene al menos la posibilidad de comprobar si es cierto que una noticia es falsa. Las webs hiperpartidistas o de bulos no pueden decir lo mismo.

De hecho, nada más publicarse el acuerdo, la web nacionalista y racista Breitbart ha publicado artículos intentando descalificar el trabajo de estos medios. Por ejemplo, asegura en su portada que "Facebook ha contratado a fact-checkers de izquierdas como policía del pensamiento". Teniendo en cuenta los contenidos de esta web, no es de extrañar que estén preocupados.

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verneelpais!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne