¿Me lo dices o me lo dibujas?

Hablamos con la artista Libby Vander Ploeg, autora de multitud de ilustraciones feministas

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
Ilustración: Anabel Bueno. La de la imagen es  Alice Bradley Sheldon, que firmó sus libros con el pseudónimo James Tiptree JR.
Ilustración: Anabel Bueno. La de la imagen es Alice Bradley Sheldon, que firmó sus libros con el pseudónimo James Tiptree JR.

Si "sororidad" te parece una palabra complicada o no acabas de entenderla, este gif es una de las mejores explicaciones (además de este vídeo de Alicia Murillo):

Esta ilustración tan bonita es obra de la artista y diseñadora estadounidense Libby Vander Ploeg. Seguro que te has cruzado en redes sociales con algunos de sus dibujos, que se comparten para ilustrar temas sobre feminismo y género. Hemos charlado con ella para que nos cuente cómo habla de feminismo a través de sus gifs.

"Creo que parte de mi trabajo es claramente feminista y que otros dibujos son más ambiguos. Pero no intento esconder mi punto de vista, así que incluso en mi trabajo más neutro es posible que un toque de feminismo salga a la superficie".

Libby Vander Ploeg cuenta cómo empezó a tratar este tema en su trabajo. "Hace un tiempo, hice una serie de pinturas sobre la vida de mi abuela Bette, de 95 años, centrándome en sus historias de cómo fue crecer en los años 30 y 40, ser ama de casa en los 50 y algunas de las dificultades a las que se enfrentó por el camino. Cuanto más aprendía de su vida, aparentemente ordinaria, más me daba cuenta de lo extraordinaria que era. No elegí convertirme en ama de casa y madre, como mi abuela, pero tuve la oportunidad y los ánimos para elegir el camino que yo quise. Pensé en lo mucho que daba por sentado y creo que eso me abrió los ojos a las desigualdades a las que todavía se enfrentan hoy las mujeres".

"Poco después de esta serie, empecé a reunirme con un grupo de apoyo de mujeres una vez al mes, que me inspiró a crear el gif, ahora viral, de las mujeres ayudándose a levantarse", nos dice. El mismo que venía al principio de esta carta. Aunque ese sea el más famoso, tiene muchos más así de bonitos (y feministas).

 ESTOS DÍAS, ME HA GUSTADO MUCHO LEER

1. Aunque parezca imposible, hasta 1978 se celebraron juicios por adulterio en España (Suplemento V, de Vocento). Este genial reportaje Las últimas adúlteras en el que recuerdan el caso de Inmaculada Benito. ”Si vamos a un juicio normal, estás condenada. Pero si lo convertimos en un juicio político, tienes una posibilidad”, le dijo su abogada. Y así fue.

2. Basta ya de señores hablando en los debates (La Vanguardia): ¿Otra mesa redonda donde solo hay hombres encorbatados? ¿Otro panel en el que no se ha invitado a ninguna experta? Este artículo habla sobre cómo es intolerable que existan eventos en los que solo intervienen hombres. No se trata solo de que nos interrumpan, o de que nos expliquen cuestiones de las que sabemos más que ellos. ¡Es que no nos invitan! Nosotras también tenemos mucho que decir, a pesar de estos (desoladores) números:

“Bruselas es la capital europea de las conferencias. En los 299 debates celebrados en la ciudad por instituciones y organismos privados en junio del 2016, solo 506 participantes eran mujeres, frente a unos mil hombres, según datos recopilados por EU Panel Watch. Un 21% tenía solo ponentes masculinos. Los foros con igual número de hombres que de mujeres fueron solo el 34%”.

Un gif de Libby Vander Ploeg para cada ocasión.

3. En el colegio, en casa, por parte de la familia, por estar gordas, por ser flacas o por ser absolutamente normales. Las mujeres reciben mensajes sobre su físico desde muy pequeñas. Hemos pedido a algunas que nos cuenten cuál es el primer recuerdo que tienen sobre la presión social sobre el peso. Las respuestas son duras y preocupantes: muchas hablan de cuando tenían menos de 10 años y de comentarios que venían principalmente del entorno familiar. Como este:

Tenía como 6 años, y estaba comprando ropa en Zara con mi madre. Yo era una niña redondita, como tantas otras a esa edad. Me probé algo, no recuerdo qué, y mi madre, frustradísima, me dijo indignada: "¡Vaya barriga, no te vale nada, así no se puede comprar ropa!". Mi madre seguro que no se acuerda, pero yo me sentí fatal. A mis 33 años, jamás me he sentido cómoda con mi cuerpo. Nunca. Ni un solo día".

4. Las tallas de la ropa de mujer no tienen ningún sentido (Vox, en inglés): Este vídeo muestra la arbitrariedad de las tallas en la ropa de mujer. Partiendo de que los modelos que se usaron para crear las tallas fueron escogidos hace décadas. En España, aquella propuesta de unificar las tallas nunca se llevó a cabo. Así que nada de frustrarse cuando una va de compras: “Son solo números random, no significan nada”. El testimonio de Eva María Pérez Llano también sirve para entender muchas cosas del mundo de la moda: "¿Y tú quién eres? ¿La maquilladora?": lo que tengo que aguantar como modelo de tallas grandes.

5. Esta historia de amor no es imposible (Eldiario.es / Pikara): Si has seguido atentamente las elecciones francesas, sabrás que la esposa de Emmanuel Macron es 24 años mayor que él. Si no te interesa la política francesa, seguro que también lo sabes. Partiendo de este ejemplo, el artículo habla sobre cómo la sociedad sigue sospechando e incluso penalizando las relaciones en las que ellas son las mayores en la relación. Porque, en esos casos “hay un esquema de poder que se tambalea y el mundo reacciona en busca de respuestas y lleno de sospechas”.

6. Lo mejor de "lo del tranvía" son todas las respuestas que han aparecido después. Entre ellas, este cartel con un mensaje a los Queridos chicos del tranvía (y del tren, del metro, del bus...).

UNA FRASE QUE PUEDES TUITEAR

"No deseo que las mujeres tengan poder sobre los hombres, sino sobre sí mismas", Mary Wollstonecraft.

(Escritora y filósofa inglesa. Pionera del feminismo, con su Vindicación de los derechos de la mujer, de 1792)

ESTO HAY QUE VERLO

Verlo, leerlo y compartirlo. Y verlo otra vez. El vídeo de Alicia Ródenas, estudiante de 17 años de un instituto de Albacete, ha dado la vuelta al mundo este mes. Basado en el texto de Ro de la Torre ¡Qué niña tan bonita!, la versión en vídeo de los 100 comentarios machistas que todas las mujeres reciben pone los pelos de punta.

Selección del contenido y redacción de la carta: Mari Luz Peinado @mluzpeinado

************

El primer domingo de cada mes La Carta de Verne será una carta feminista. En Verne queremos seguir descubriéndote lo mejor de internet, los artículos que te has perdido, las páginas que te darán grandes momentos de felicidad, pero agrupados por temas. Dentro de nuestras cartas temáticas también las habrá centradas en personajes interesantes, otras solo con imágenes que da gustito ver y también dedicadas al humor (esas llegan el tercer domingo de mes).

Si te ha gustado nuestra newsletter, reenvíasela a alguien. Si no te ha llegado a tu correo pero quieres que te enviemos nuestras cartas los domingos, suscríbete. Y si quieres llamarnos feminazis, pincha aquí.

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verne!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne