Los 'timelapses' son las nuevas postales

Distintas ciudades como Barcelona recurren a esta técnica fotográfica para promocionar el turismo

Islandia es uno de los países que más fotógrafos atrae por sus paisajes

  • Comentar
  • Imprimir

Desde hace unos días vuelve a circular un vídeo sobre Dubai realizado por Rob Whitworth, especialista en la grabación de complejos timelapses y creador de una variante de esta técnica fotográfica llamada flow motion. Ya no solo consigue mostrar el movimiento que para el ojo humano puede ser imperceptible, ahora logra que la cámara se mueva como si hubiese sido montada sobre una montaña rusa.

Ese recorrido audiovisual por la ciudad del emirato árabe lleva ya casi dos millones de visualizaciones desde que se difundió hace poco más de una semana, lo que demuestra el interés que producen estas frenéticas secuencias fotográficas en forma de vídeo. Su éxito se explica en parte porque cada vez son más los que crean sus propios timelapses caseros. Para cocinarlos basta con la ayuda de un teléfono móvil, un trípode, una buena idea y bastante paciencia para lograr experimentos espectaculares.

"Eso sólo se puede hacer si te pagan", explica a Verne Enrique Pacheco, un timelapser profesional que comparte sus conocimientos en los talleres que organiza. “Es un encargo de Dubai, ha estado filmando tres meses allí. Además, ha podido acceder a sitios que no hubiese sido posible si no se tratase de un encargo”. El experto recuerda el timelapse que Whitworth realizó en la hermética Corea del Norte. En los créditos del vídeo aparece como cliente una agencia especializada en viajes al país asiático. Otro cliente de este fotógrafo fue la Agencia Catalana de Turismo, que le encargó uno de sus flow motions para promocionar Barcelona.

Pero si hay un lugar al que acuden en peregrinación muchos timelapsers, por interés o por amor al arte, es Islandia. De hecho, Pacheco realizó numerosos talleres en el país. Aunque confiesa que no va a repetir la experiencia: “He estado tres años viviendo allí y no voy a ir más. Aquello es como una romería de fotógrafos. Algunos han ido a rodar exactamente a los mismos sitios a los que yo iba y además me han copiado los talleres”.

Ya sea por encargo o simplemente por afición, "las localizaciones naturales o urbanísticas más espectaculares son las que más expertos atraen", apunta. "Islandia por paisajes y fenómenos como las auroras boreales es una ubicación muy importante, Dubai y Chicago por sus skylines, Los Angeles y en la zona de Utah y Colorado. El parque de Yosemite es uno de los lugares en los que se hacen más timelapses del país”.

Pacheco ha impartido recientemente un taller en España, aunque cree que los parajes naturales aquí no son demasiado atractivos para desarrollar esta técnica: “Puedes encontrar una cascada, pero no es nada si la comparas con una de Islandia. Las Bardenas Reales es un sitio interesante, pero al lado del cañón del Colorado no lo es tanto. Personalmente prefiero irme a otros sitios a grabar. Entre otras cosas porque aquí no es fácil vender este tipo de material audiovisual”.

También en ingeniería y arquitectura los timelapses permiten observar si una obra avanza a buen ritmo. Luis Caldevilla, uno de los mayores expertos de España en esa técnica audiovisual, está documentando en la web seguimientodeobras.com la construcción del nuevo puente sobre la bahía de Cádiz. Aunque si hay un clásico en este subgénero es el vídeo viral que muestra la edificación en sólo dos días de un hotel de 15 plantas.

Acelerar el paso del tiempo también es útil si se persiguen fines científicos, como mostrar la vida en una colonia de hormigas dentro de un viejo escáner a lo largo de cinco años o ver la actividad del Sol a un ritmo de 52 minutos por segundo con imágenes de una web de la NASA ensambladas pacientemente, como si de un rompecabezas se tratase.

Pero más allá de la rentabilidad de este negocio, existe una batalla interna entre los denonimados timelapsers por lograr batir algún record. Bien sea por la resolución con la que han disparado las fotos, en este realizado en Río de Janeiro su autor creó la secuencia usando una cámara de 80 megapíxeles, o por la cantidad de equipo utilizado, seis cámaras GoPro se emplearon para lograr captar una panorámica de 360 grados.

También abundan los vídeos que captan fenómenos metereológicos. Más de cinco millones de visualizaciones ha conseguido el que muestra cómo azotó el huracán Sandy Nueva York. Aunque otros prefieren captar la evolución de un tornado en Kansas a escasa distancia.

Y luego están los que prefieren apuntar su cámara hacia las estrellas. Animar fotos nocturnas suele deparar secuencias asombrosas. Este de auroras boreales en Islandia realizado por Enrique Pacheco es un buen ejemplo. Aunque más increíble resulta mirar la Tierra desde el cielo, como sucede en el conocido vídeo captado por los astronautas desde la Espacial Internacional. Con 15 millones de visualizaciones es uno de los más populares en YouTube.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne