Lo que podemos aprender de un festival de youtubers

16.000 personas se reunieron en Bogotá para ver a sus youtubers favoritos

  • Comentar
  • Imprimir

El Club Media Fest saca a los youtubers hispanohablantes de sus cuartos y los pone frente a sus millones de seguidores desde 2015. Una treintena de videocreadores de América Latina y de España, con ElRubius como cabeza de cartel, se reunieron este fin de semana en Bogotá para celebrar la cuarta edición de este encuentro. Durante dos días, 16.000 personas escucharon a sus ídolos en mesas redondas, les vieron recrear sobre un escenario los vídeos que graban en sus casas y unos pocos afortunados consiguieron abrazarlos en los denominados meets and greets, encuentros personales de unos pocos minutos. [En el vídeo puedes ver nuestra cobertura en Snapchat, en nuestro canal ]

Verne compartió el fin de semana con ellos y aunque no conseguimos hablar con ElRubius, que sigue un poco enfadado con la prensa, desciframos algunas de las claves de este fenómeno.

- El público: De los 16.000 asistentes, la mayoría eran jóvenes de entre 13 y 20 años. Mitad chicos y mitad chicas. “Mi audiencia es mixta”, explicó la youtuber española Yellow Mellow (más de un millón de suscriptores) durante la charla Chicas en YouTube. Excepto en los canales especializados en moda y belleza, los seguidores no se diferencian por el sexo.

- El vocabulario: Perú, México, Argentina, Colombia, España y el Salvador son algunos de los países que han estado representados en este encuentro a través de los videocreadores invitados. Ninguno cambió su acento ni su vocabulario. Sobre el escenario se escuchó a la española Elvisa (más de medio millón de suscriptores) decir “qué guay”, al mexicano Werevertumorro (más de 11 millones de suscriptores) referirse al público con la palabra “güey” o a Luzu (más de cuatro millones solo en uno de sus canales) decir “tío, qué pasa”. “Jamás he visto que ElRubius intente neutralizar su lenguaje”, dice José Luis Massa, responsable de este encuentro. “Algo que sí sucede muchas veces en la televisión”. Sea cual sea la temática a la que se dediquen los youtubers, los asuntos que tratan comparten códigos comunes para un chico de Quito y otro de Barcelona.

- Los padres: Muchos menores iban acompañados de sus padres. Era habitual ver ciertas caras de extrañeza cuando acudían a las charlas de los youtubers, de sorpresa cuando los veían aparecer en el escenario y de resignación cuando escuchaban a sus proles chillar con cada movimiento de sus ídolos. Pero también estaban los padres que intentaban entender por qué sus hijos se encierran en la habitación a ver vídeos en internet de no más de 10 minutos.

“Me llamo Isabel y soy psicóloga en Barranquilla. Me gustaría que me explicaran en qué consiste su trabajo para que los padres dejemos de satanizarlo”. La pregunta la lanzó durante uno de los encuentros con varios youtubers latinoamericanos. “Mi mamá tampoco lo entendía, al principio le costó apoyarme”, le contestó el chileno Xoda (más de un millón de seguidores). “Mi padre me enseñó que para poder jugar a videojuegos, primero tenía que estudiar”, dijo el gamer salvadoreño Fernanfloo (más de 10 millones de suscriptores). “Mis padres llamaban a la puerta para preguntarme si me encontraba bien porque cuando grababa gritaba y hacía unos ruidos muy raros”, comentó ElRubius (más de 17 millones de seguidores). “Todos en mi familia son médicos menos yo”, recordó Luzu, “nadie entendía lo que hacía hasta que se han dado cuenta de que ahora tengo un trabajo que me encanta y del que puedo vivir”.

Elrubius y Mangel sobre el escenario

- Un hobby o un trabajo: En ningún momento se ha hablado de sueldos en el Club Media Fest, pero todos los youtubers han confesado que se dedican exclusivamente a crear vídeos en internet. “Puedo dedicar más de dos días a grabar, editar y producir un vídeo”, explicó el peruano Mox, autor del Whatdafaqshow con más de cuatro millones seguidores. Algunos, como Luzu, comienzan a aliarse con grandes productoras como Disney para crear la serie animada Las aventuras de Luzu & Manolo para YouTube.

- Los haters: No hay ni un solo youtuber que no haya sufrido críticas en los comentarios de sus vídeos o a través de sus perfiles en las redes sociales. Los denominados haters forman parte de la exposición pública que implica tener plataformas con millones de seguidores. “Afectan, sobre todo si tienes un mal día e insultan la parte técnica de tu trabajo”, dijo ElRubius, quien tuvo que mudarse a las afueras de Madrid por la persecución de los fans. “Recuerdo que una vez de la presión, se me empezó a paralizar media cara”, contó la colombiana Martina La Peligrosa. “Si tienes haters es porque algo estás haciendo bien”, comentó Mox en tono de humor. “Por suerte, luego llegas a encuentros como este y solo recibes buenas palabras”, dijo Elvisa.

- Las consecuencias de ser un personaje público: “Tengo dos estrategias. La primera es planear algunos planes a lugares donde sé que no me voy a encontrar con mucha gente, como cuando voy al cine entre semana. La segunda es arriesgarme a salir a sitios con muchas personas y cargar con las consecuencias”, argumentó el youtuber y músico argentino Vedito (más de 200.000 suscriptores), “lo importante es que si alguien viene de malas maneras es afrontarlo siempre con educación”.

- La responsabilidad de ser youtuber: Muchos de los jóvenes que participaban en las charlas con sus preguntas y comentarios les recordaron a sus ídolos que no solo se ríen con sus vídeos, sino que son una influencia esencial en sus vidas. “Somos un ejemplo para bien o para mal”, opinó Luzu. “Siempre nos pensamos mucho qué vamos a grabar y cómo”, le acompañó ElRubius durante el encuentro que compartieron los dos youtubers españoles que congregó a 1.000 personas. “Un gran poder requiere una gran responsabilidad”, resumieron los integrantes del colectivo colombiano Internautismo Crónico (más de medio millones de seguidores).

La youtuber y cantante colombiana Martina La Peligrosa

- ¿Se liga siendo youtuber? Una de las frases que más veces repitió Mox fue: “¿Dónde están las flacas ricas”, refiriéndose al público femenino. Aunque no sabemos si una de esas flacas acabó sucumbiendo a sus encantos, muchos otros, como el español Perxitaa (más de un millón de suscriptores) confesaron que no les da tiempo a ligar porque pasan demasiado tiempo encerrados en sus habitaciones.

- ¿Los youtubers se llevan bien entre ellos? Todos dicen que sí. Y todos cuentan anécdotas de la convivencia en los hoteles para reforzar sus historias. “Pasa como con el dinero: los que más tienen no se quieren juntar con los que menos. Hasta ahí puedo decir”, dijo el argentino Orni, presentador del Club Media Fest, delante de unos pocos periodistas, lejos de los flashes.

- ¿Qué hace un youtuber subido en un escenario? Lo mismo que hace en su cuarto. Una parte del Club Media Fest se dedica a los shows de los artistas. Desde las 11 de la mañana a las 20 de la noche, uno tras otro van pasando por la tarima recreando las situaciones que graban en sus cuartos. Los espectáculos no pasan de los 20 minutos. Elvisa baila, Yellow Mellow interpreta su primer single Phantom Limb, Luzu juega a las preguntas y ElRubius se une a Mangel para hacer un challenge de huevos. Y el público grita, ríe, canta y llora como si estuvieran en su casa. “30.000 personas en YouTube no es nada, en directo, sin embargo, es una locura”, confesó Xoda. “Te entra un miedo en el corazón que no tienes cuando consigues 100.000 visionados”.

El salvadoreño Fernanfloo (en el centro) tiene más de 10 millones de seguidores

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne