Una mujer con su hijo en brazos se defiende de un atraco en Francia

La madre es propietaria del establecimiento, cuyas cámaras de seguridad grabaron los hechos

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Viernes 22 de abril, 22:30 de la noche. Todo transcurre con normalidad en Le Bocage Normand, un bar de la pequeña localidad francesa de Champ-du-Boult. Hasta que un atracador irrumpe en escena armado con una pistola. Nathalie Leclerc-Pelan, propietaria del establecimiento, lleva a su hijo en brazos pero, lejos de asustarse de la situación, pasa por delante del ladrón, deja al niño y se encara con el delincuente.

A pesar de que el atracador encañona a la propietaria y le da la mochila para que la llene con el contenido de la caja, esta la utiliza la bolsa para atacar al delincuente. En ese momento, algunos de los parroquianos entran en acción lanzando taburetes contra el ladrón, hasta que este se da a la fuga con las manos vacías y sin recuperar ni la mochila.

El vídeo de la hazaña de Leclerc-Pelan, grabado por las cámaras del establecimiento, ha superado las 900.000 visitas en menos de una semana tras ser publicado en YouTube por el diario galo Normandie-Actu. Otros medios internacionales como Le Figaro, Huffington Post o Daily Mail también han recogido la gesta de la propietaria.

Según explicó la regente del local a Normandie-Actu, su reacción fue tan temeraria porque pensaba que se trataba de una broma: "Estaba intentando hacer que el bebé eructara cuando escuché ¡la caja! ¡Esto es un atraco!", explica al diario. "Pensé que se trataba de una broma de un cliente, pero me pareció de muy mal gusto, teniendo a un bebé en brazos".

Leclerc-Pelan reconoce en el diario galo que actuó "por instinto", aunque convencida de que era broma. "Me dije que era imposible que encañonara a un bebé, tenía que ser broma". No lo era, aunque la pistola del atracador no entrañaba demasiado peligro: tras darse a la fuga, el ladrón regresó a la plaza del pueblo y fue detenido. La policía descubrió que la pistola era de fogueo.

El delincuente, de tan solo 21 años, había sido expulsado de su FJT (residencias francesas para menores de 30 años que intentan insertarse en el mercado laboral) tras una pelea, y se encontraba en la calle y en paro. Según cuenta Figaro, a pesar de que el arma era de fogueo, el joven reconoció que si hubiera visto antes al bebé, no hubiera intentando realizar el robo.

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verne!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Archivado en:

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne