Contenido Patrocinado

Cosas que pasan cuando cocinas en tu primera cita

Pon un mantel sin migas, anda

  • Comentar
  • Imprimir

Las primeras impresiones al conocer a alguien se producen rapidísimo. Tu cerebro solo necesita dos décimas de segundo, según los experimentos de John Bargh en Yale, para determinar si esa persona te convence o si, por el contrario, no te da muy buena espina. En las primeras citas, esas impresiones son fundamentales. Así que es importante que elijas un sitio neutral, donde los dos os vayáis a sentir cómodos.

¡¿Cómo?! ¡¡¡¿Que has propuesto hacerle la cena en la primera cita?!!! Bueno, no es exactamente neutral y puede no resultar cómodo. Si no tenéis feeling, no puedes marcharte a la primera caña... Si se trata de dártelas de cocinitas, apunta cómo mandar señales. Y te va ir mejor si haces caso al Cocinero del cariño, Jorge Brazález (MasterChef 5).

La puesta en escena

A última hora vas a estar corriendo: ¡Algún mantel tienes que tener por casa! Si no lo encuentras mira en TODOS los cajones, al fondo. O salvamanteles: lo que sea, pero que sea zona libre de migas. Y recuerda: vino en copa de vino queda mejor que vino en vasos que compras cuando vas a una tienda de muebles a comer perritos calientes por un euro.

Sí, sí, y el detallito. Al menos lo típico...

Vamos con el tema “¿Quieres algo de beber mientras preparo la cena?”

Claro que va a querer algo. A las copas de vino monas le iría genial un vino que tenías reservado para esa ocasión especial que nunca termina de llegar:

Peeeeeeero también le puedes ofrecer un vasito de tinto de verano del súper que lleva en tu nevera abierto una semana.

Venga. Como hemos visto en los programas de la tele, con el entrante creas expectativas. Así que mejor ser realista.

Unos canapés de esos muy originales copiados de Pinterest, lo suficientemente bien colocados para que valgan para Instagram, y mezclando sabores. Esto es básico y funciona: brochetas de dados de queso o queso fresco con aceitunas o uvas. Y es IMPOSIBLE que te salgan mal.

Si quieres de otro tipo, basta con que abras el bote de encurtidos de los que todos tenemos en casa y le ofrezcas un cocktail que ni el mejor Bloody Mary de la ciudad.

El plato principal: ¿ligero o pesado? Elegir qué cocinar de plato principal es una decisión delicada. Una digestión pesada puede arruinar hasta la mejor noche si estás más pendiente del dolor de tripa que tienes que de lo que te está contando tu acompañante. Puedes optar por una pasta ligera, con un preparado previo de tomates, ajetes y queso de cabra al que añadirás una pizca de cayena para darle el toque picante a la noche.

También puedes recurrir a una tosta de morcilla con piñones. Ya sabes que no es el alimento más digestivo y que quizá, de postre, tu acompañante necesite una infusión y reposar la cena. Así no piensa en otra cosa,

Y de postre…

Toda cena romántica debe tener un punto afrodisiaco. En este caso disfrutaréis de las últimas fresas de la temporada. El modo de preparar este manjar dirá mucho de tu interés. Si tu cita te ha conquistado y te gustaría verla de nuevo, prepara una fondue de fresas y chocolate, dos alimentos afrodisíacos en un único postre.

Si llevas mirando el reloj un buen rato, saca las frescas tal cual, espera a que tu acompañante finja algún imprevisto para tener que irse o… siempre puedes recurrir a lo mal que te ha sentado la tosta de morcilla que tú mismo has preparado.

Pasta del amor para triunfar en la primera cita

Preparación: 20 minutos
Comensales: 2
Ingredientes

Espaguetis para dos, unos 200 gramos
Dátiles al gusto
Tomates cherry
Un manojo de ajetes o ajos tiernos
Un poco de cayena
Una tarrina pequeña de queso de Cabra (72 gramos)
Aceite
Queso parmesano

Elaboración

Se llama así porque el ajete y la guindilla le dan un toque picantito a la cena (ojo, un toque picante literal). El calorcito, las hormonas y el ambiente tendrán que hacer el resto. No prometemos nada.
Dora los ajetes en una sartén con aceite abundante a fuego medio y cuando se hayan hecho un poco, añade dos guindillas cayenas (de las de bote que están secas) y remueve con cuidado de no romperlas porque si se rompen y salen las semillas…picarán más y puede que veáis las estrellas juntos.
Mientras se hace esto ve picando muy finos, unos 3-4 dátiles, y añádelos a la sartén cuando los ajetes y la guindilla estén bien dorados.
Cuando esté lista esa salsita, ralla un poco de queso parmesano y resérvalo, porque nos hará falta para terminar el plato.
Cuece la pasta cuando esté la salsa hecha según las indicaciones del fabricante. siempre es así. La salsa es la que espera, la pasta nunca espera.
Cuando la pasta esté lista pásala directamente con una cucharada a la sartén, sin escurrirlo demasiado porque te interesa ese agüita de la cocción.
Se llama así porque el ajete y la guindilla le dan un toque picantito a la cena (ojo, un toque picante literal). El calorcito, las hormonas y el ambiente tendrán que hacer el resto. No prometemos nada.
Dora los ajetes en una sartén con aceite abundante a fuego medio y cuando se hayan hecho un poco, añade dos guindillas cayenas (de las de bote que están secas) y remueve con cuidado de no romperlas porque si se rompen y salen las semillas…picarán más y puede que veáis las estrellas juntos.
Mientras se hace esto ve picando muy finos, unos 3 ó 4 dátiles, y añádelos a la sartén cuando los ajetes y la guindilla estén bien dorados.
Cuando esté lista esa salsita, ralla un poco de queso parmesano y resérvalo, porque nos hará falta para terminar el plato.
Cuece la pasta cuando esté la salsa hecha según las indicaciones del fabricante. siempre es así. La salsa es la que espera, la pasta nunca espera.
Cuando la pasta esté lista pásala directamente con una cucharada a la sartén, sin escurrirlo demasiado porque te interesa ese agüita de la cocción.
Y ya cuando esté en la sartén añade el queso de cabra en taquitos y dos puñados de tomates cherry partidos por la mitad.
Ve añadiendo el queso parmesano para que se funda sin parar de remover, hasta que esté bien impregnado todo.
Esta y otras recetas, en la web elcocinerodelcariño.com

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne