Inventos que cambiaron nuestras vacaciones: la tienda de campaña que se monta sola

Se monta en dos segundos, se desmonta en un millón de años

  • Comentar
  • Imprimir

Imagina que llegas a un festival y tienes que buscar a tus amigos en el camping. Te mandan un WhatsApp: "Estamos en una Quechua de las que se montan solas". Suerte:

Nadie te culpará si acabas en una tienda que no es la tuya. Patrick Forget (Alamy)

Desde hace años, tanto en los lugares de acampada como en los campings de festivales hay un tipo de tienda de campaña que abunda más que el resto: los iglús de montaje rápido. Son las que se sacan de la funda, se lanzan... Y solo quedaría fijarla al suelo para intentar que no pasen cosas como esta:

Estas tiendas se popularizaron a partir de 2005, cuando Decathlon lanzó su sistema 2'' (Dos segundos). Se basa en una estructura de varillas flexibles que permite plegar la tienda y almacenarla sin desmontarla. Cuando se saca de la bolsa, las varillas vuelven a su posición original y la tienda queda instalada. "El concepto tuvo muy buena acogida por los usuarios por su rapidez y sencillez", explican desde Decathlon a Verne.

Su proceso de creación comenzó dos años antes. Abderrahman El Elaammari, uno de los encargados de prototipos de Quechua (la marca de trekking y naturaleza de Decathlon), contaba en una entrevista al diario francés Liberation que su jefe de producto le dijo: "Quiero una tienda que, cuando la abramos, la gente diga guau". En la página oficial de la marca explican que este encargo llegó después de que un usuario de pruebas contara que soñaba con una tienda que se montara sola. El Elaammari, nacido en Marruecos, reconoce que cuando le llegó el encargo pensó: "Qué niños mimados, estos europeos, lo quieren todo en el momento".

Antes de que El Elaammari y sus compañeros se pusieran a trabajar en esta tienda de campaña, ya existían patentes de tiendas automontables, conocidas como tiendas pop up. Decathlon, por ejemplo, se inspira en una invención estadounidense registrada en 1995, cuya estructura resultará muy similar a los usuarios de Quechua:

pulsa en la foto
Ilustraciones de la patente de tienda automontable de los estadounidenses Daniel P. Hazinski y Sidney Samole, registrada en 1995. Haz clic en la imagen para ir al registro de la patente

El problema es que estas tiendas solo tenían una capa. "No tenían una cámara interior y, por tanto, no tenían transpiración, eran sofocante", explicaba El Elaammari. Añadieron una habitación interna separada del aislante exterior y el sistema de doblaje en ocho para almacenarla en su característica funda redonda, que la marca también tiene patentado.

pulsa en la foto
Ilustraciones de la patente del sistema de doblaje de Quechua. Haz clic en la imagen para ir al registro de la patente

En marzo de 2005 lanzaron la tienda al mercado. Decathlon no ha facilitado a Verne datos sobre las ventas de estas tiendas, pero Liberation habla de que fue todo un éxito. "Tuvimos que lanzar nuevos modelos y colores para que la gente pudiera diferenciarlos", contaba El Elaammari.

Los iglús de montaje rápido son, por lo general, lo que se conoce como tiendas de dos estaciones: tiendas muy ligeras pensadas para utilizar solo en primavera y verano, por lo que no resisten especialmente bien la lluvia, el viento y el frío. Lo compensan con su peso reducido (los modelos de Quechua no necesitan picas para el montaje, solo para fijar la tienda en caso de viento) y su precio contenido, de cerca de 40 euros por una tienda para dos personas.

Eso sí, los "dos segundos" que se tarda en montarla se compensan con el rato largo que los menos habilidosos tienen que dedicar a cerrarla y guardarla. Hay más de un centenar de tutoriales en YouTube explicando cómo se hace, pero a muchos se le resiste.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne