Mi trabajo es ver 'Gran Hermano' y contar lo que pasa

Hablamos con los "minutadores" del programa, cuyo trabajo consiste en comentar lo que ocurre en la casa, minuto a minuto, durante toda la jornada

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

“No duermo más de tres horas seguidas al día mientras dura Gran Hermano”. Quien enuncia esta sorprendente frase es David Cano, conocido en internet como El Gato Encerrado, creador del blog del mismo nombre que lleva trece años analizando minuciosamente cada edición del reality estrella de nuestro país. Y varios meses al año durante más de una década son muchas horas de sueño perdidas –o invertidas- por una creación televisiva. Claro que Gran Hermano, para muchos, va más allá de ser un simple programa de televisión.

Cuando se estrenó el formato pionero de la telerrealidad en España en abril del año 2000, internet estaba lejos del alcance masivo que tiene ahora y las redes sociales solo existían en estado embrionario en el IRC. Pero muy pronto el carácter social del programa –era algo nacido para ser discutido y analizado en grupo– hizo que se generasen en torno a él comunidades de seguidores y aficionados que lo comentaban en foros, canales de chat e incipientes blogs, antecedentes del actual uso generalizado de Twitter como complemento a las galas y mesa camilla virtual en el que comentar hasta el último de sus detalles.

El programa y la cadena que lo emite, Telecinco, no permanecen ajenos a esto, sino que lo fomentan a través de su web, donde durante los meses en emisión el programa ocupa un lugar destacado que llega a sumar cerca de 430.000 navegadores únicos a diario desde su estreno hasta el 9 de diciembre, en datos que facilita a Verne Mediaset España.

Aunque la presencia del programa en la parrilla de Telecinco no es nada escasa, los seguidores del programa quieren más. Las galas y programas colgados en la web de Telecinco acumulan 17 millones de reproducciones, el canal 24 horas de Gran Hermano logra más de 350.000 conexiones de promedio diario y los espectadores buscan no sólo información actualizada las 24 horas, sino también opinión y análisis. Y es ahí donde entran blogs como el del Gato Encerrado.

Los orígenes del minutado

“Empecé en abril del 2002”, nos cuenta por mail David Cano. “Me pasé toda la gala de presentación de GH 3 comentando por SMS con un amigo. Nos hubiera salido mas barato que uno de los dos cogiera un taxi y se fuera a casa del otro. A los pocos días mi amigo me mandó un mail con sus primeras impresiones sobre los concursantes y a vuelta de correo yo hice lo mismo. Al releer los dos pensé que debía hacer algo con eso; consulté a mi amigo y abrí El Gato encerrado, un blog que había concebido para hablar de las cosas que me interesan, aunque al final lo inicié con Gran Hermano y así ha sido para siempre”.

El blog del Gato Encerrado en sus inicios, antes de mudarse a Telecinco.es

“En diciembre de 2007, justo antes de terminar GH 9, me llamó Ana Bueno, directora de contenidos multimedia de Mediaset (entonces solo Telecinco). Había comenzado a trabajar poco antes el nuevo equipo de la web y venían con ganas de hacer las cosas bien", explica Cano. "Ana me comentó las intenciones que tenían y quedamos en comenzar a colaborar en GH 10, edición para la que aún quedaban muchos meses. Para que luego digan que en España no se planifica".

Según recuerda Cano, "antes del otoño siguiente hicimos alguna cosa con Operación Triunfo, aunque fue en GH 10 cuando migramos el blog de mi página personal hasta la web de Telecinco. Entre las cosas que sugerí entonces fue que se hiciera en la web un live update o minutado, pero nunca imaginé que esta idea en concreto se fuera a realizar. Hoy es un contenido exitoso y diría que imprescindible para los seguidores del programa.”

“La primera edición que minutamos fue GH 10, que empezó en 2008”, explica por correo Tomás Blanco, uno de los encargados de esta tarea. “Me lo ofreció Nuria Labari (directora de Estrategia Digital de Mega Media), que me conocía a través de la Escuela Contemporánea de Humanidades, donde soy profesor. Tuvo la idea del minutado viendo La vida de los otros (la película sobre un espía de la Stasi que vigila a una pareja sospechosa) y ésa era la idea original: un informe de espía. Neutro, conciso. Alemán".

Tomás Blanco reconoce que "hubo un momento que parecía imposible que fuese a durar: un blog que mantiene a 5 minutantes, que no leen ni sus familias... Supongo que por la falta de repercusión fuimos dejando el tono Stasi y, poco a poco, los minutados se volvieron más delirantes y personales y empezaron a mencionarnos, o a copiar trozos de nuestros textos en blogs paralelos, a hablar de nosotros en foros del concurso, hasta Mercedes Milá mencionaba nuestras ocurrencias en las galas… y empezó a funcionar muy bien".

Como explica Tomás, el minutado es un contenido dentro de la web de Telecinco en el que se cubren casi 24 horas de la casa (solo las horas alta madrugada, cuando los concursantes duermen, quedan sin narrar). La jornada del minutador es sencilla de explicar pero laboriosa: consiste en conectarse a la emisión en directo que emite la web de Telecinco por Mitele y contar lo que está pasando. Eso durante ocho horas. Lo que podría parecer a priori una tediosa descripción de la nada cotidiana, se ha convertido en un producto con entidad propia que consigue 880.000 navegadores únicos mensuales de media, con miles de comentarios acumulados por entrada e incluso fans de algún minutador en concreto.

Uno de los más veteranos es José Viruete, alma mater de Viruete.com, uno de los almacenes de erudición pop más veteranos de internet en español: “Empecé allá por 2009, con GH 11, la edición de Arturo e Indhira. Yo ya había colaborado con la gente de Telecinco durante Operación Triunfo haciendo podcasts. El minutado tuvo alguna baja, algo que suele pasar cada año, y pensaron en mí. Era seguidor del programa de antes y lo he gozado. Además tuve suerte de debutar en una de las mejores ediciones.”

Así transcurre la jornada laboral de un minutador de Gran Hermano.

No todos los minutadores son entusiastas del programa. El músico Fran Fernández, Francisco Nixon, trabajó unos meses como minutador en 2009, durante el Gran Hermano 11, y nos cuenta su experiencia alejada de cualquier fanatismo: “Ni les cogía cariño ni les tenía manía, simplemente intentaba hacer mi trabajo lo mejor posible y después seguía con mi vida. En lo que a mí respecta, el componente emocional era inexistente. Es una de esas cosas que haces por dinero. Lo mismo que los concursantes, supongo”.

“Es un curro duro pero gratificante también”, cuenta Tomás. “Es duro porque son 8 horas seguidas prestando atención. Prestando atención en serio. No tienes 45 minutos para comer. Sabes que sólo la gente que está leyendo mientras escribes no cabe en el Bernabéu, además, casi todos lo están viendo, igual que tú, y no siempre les parece que estás contando lo que a ellos les parece que está pasando, y los comentarios están abiertos y son anónimos".

Continúa Viruete: “Hay muchos momentos muertos, o en los que les ves jugar al billar o cocinar. Pero también escuchas muchas conversaciones interesantes y divertidas. A veces hasta dan ganas de terciar, si es de un tema que te interesa: a mí me pasa cuando hablan de cine, de dibujos animados y cosas así. Y a día de hoy, sigue sucediendo que se cortan algunos momentos cumbre para guardarlos a las galas y que el espectador vea la escena en su contexto".

“La parte buena es que la mayoría de la gente se lo pasa bien y te das cuenta en directo”, prosigue Tomás. “La gente retuitea textos tuyos. Te lo dicen en los comentarios: les encantas, se parten contigo, te adoran. Muchísimas personas que no conoces de nada te dan las gracias porque tenían el día regulero y les has puesto de buen humor. Te hacen un club de fans, flipa. Hay gente que se levanta los fines de semana a las 9 de la mañana sólo para leerte. Todo en directo. Y claro, esto al ego de uno le sienta fenomenal”.

Ese es el caso de Tomás, cuyas referencias a figuras filosóficas y a técnicas narrativas que se desgranan en universidades consiguió pronto una nutrida legión de seguidores. Además de minutar varias ediciones, ha elaborado crónicas de las galas para la misma web y mantenido un videoblog, GH talks, durante Gran Hermano 15, que se desmarcaba del tipo de contenido habitual que se crea sobre el programa, tanto en la temática como en el formato. Ahí, analizaba las relaciones de los habitantes de la casa en términos que no desentonarían en un ambiente académico.

Con todo, el “opinador” de mayor influencia probablemente sea, con 1,1 millones de navegadores únicos de promedio mensual, el Gato Encerrado, David Cano, una referencia tan importante como los participantes del debate de los domingos o los tuiteros con más seguidores: “En ocasiones el blog hace datos en torno al medio millón de usuarios únicos en un día, que me sigue pareciendo una barbaridad".

Una experiencia transmedia

A pesar de las cifras que obtiene El Gato Encerrado su  página, considera que la fuerza de sus opiniones es "una nimiedad al lado de que pueden llegar a tener las comunidades de seguidores. Desde mucho antes de aparecer las redes sociales Gran Hermano estuvo muy ligado a internet. En definitiva, el programa es hijo de una webcam y siempre se planteó como una experiencia”.

La finalista Niedzela en una entrada del Gato encerrado.

En este sentido, la app de Gran Hermano, lanzada por la cadena, es con 2,6 millones de descargas la app más descargada de un programa de televisión. “Además de ofrecer todo el contenido del reality, permite a los espectadores interactuar en las galas y los debates, recibir contenido exclusivo en su teléfono o tablet y tomar decisiones vinculantes que influyen en el desarrollo del concurso”, nos cuentan desde Mediaset.

Además, cada gala genera una media de 285.000 comentarios en Twitter, aunque Gran Hermano tiene vida las 24 horas del día todos los días de la semana. Esta edición acumula ya más de 14 millones de comentarios en redes sociales, es trending topic a diario y, sin contar la política durante estas últimas semanas de campaña electoral, es el contenido televisivo más comentado semanalmente en Twitter.

Fuente: kantarmedia.com

¿Cómo influyen las comunidades de seguidores en twitter o en blogs como el del Gato en el desarrollo del concurso? “GH 10 supuso un punto de inflexión”, rememora David. “En la tercera expulsión, Iván Madrazo era quien más votos para ser expulsado había estado teniendo durante toda la semana. La comunidad en torno a El Gato encerrado comenzó a organizarse para hacer quedadas de votos a horas determinadas el día antes de la gala. El programa hizo un solo guion con la expulsión de Iván. No prepararon ni un solo vídeo sobre esa otra concursante. El mismo día de la gala, en la quedada de las ocho de la tarde, los votos dieron la vuelta y se salvó Iván. Fue una gala complicada y el equipo debió odiar ese día al Gato y sus seguidores por ponerles más dificultad a su trabajo. Al final, Madrazo se terminaría convirtiendo en ganador.”

Por supuesto, este éxito e influencia ha venido acompañado de algún que otro contratiempo cuando su visión de un concursante no es positiva. “Algunos concursantes protestan o lo hacen sus familiares antes de ser expulsados. No miento si digo que les entiendo perfectamente. A mí me sentaría a cuerno quemado que alguien me criticase en público. Y entiendo más aún a los familiares, solo que algunos deberían asumir que esto es así. Gran Hermano se gana si se conquista a la audiencia. E igual que un concursante puede ser querido otro puede ser odiado".

Mientras el Gato se lee precisamente por ser subjetivo, a los minutadores se les pide cierta objetividad y neutralidad en sus descripciones, algo que puede ser complicado tras pasar largas jornadas durante meses en su compañía virtual. “Es muy difícil no empatizar con los concursantes, y siempre hay gente que te cae mejor y peor”, nos explica Viruete. “Aunque también te digo que al verles tantísimas horas ves lo bueno y lo malo de casi todos. Yo les cojo cariño al 95% de ellos”.

Tras un mínimo de tres meses de inmersión en la vida de la casa, resulta inevitable preguntarse si los que trabajan comentando el programa lo echan de menos tras su final. “Siento sensación de vacío, hasta el punto de que a veces abro el 24 horas al día siguiente, y tardo en darme cuenta de que ya no hay vida en esa casa”, responde David. “Pero también es una liberación. Muchos años son seis meses seguidos (pasa cuando hay edición normal y VIP, por ejemplo) y después de eso necesito desconectar”.

Aritz y Han, en una captura de pantalla del 24 horas para el minutado

Ingredientes para un buen Gran Hermano

¿Qué convierte una edición de Gran Hermano en mejor que otra, según los minutadores? Tomás es conciso: “Como en cualquier narración: los personajes y el conflicto”. “Que nos haga sentir, que riamos mucho, que nos entretenga”, responde David. “El espectador de Gran Hermano parece a veces muy exigente, como que no nos conformamos con nada. Pero en realidad es todo lo contrario. Con poco somos felices.”

Con sorpresas de última hora y pese a las preferencias de algunos, el ganador de esta edición estará entre Aritz, Sofía y Niedzela. Lo único garantizado es que la gala final volverá a tener no sólo un alto índice de audiencia, sino que también arrasará en Twitter y demás redes, de forma inexplicable para los que permanecen ajenos a este huracán televisivo y transmedia que se alarga durante más de tres meses, año tras año.

Para otros, como David Cano, es normal que sea así: “Vería Gran Hermano aunque no escribiera sobre el programa. De hecho, durante siete ediciones no tuve ningún beneficio por hacerlo. No sé si soy capaz de describir la satisfacción que produce vivir la vida de otras personas que de forma generosa se exponen a ello durante meses, perdiendo casi toda su intimidad. Supongo que es una experiencia tan complicada de transmitir a quien no la comparte como la del escalador, el aficionado a la papiroflexia o la de un experto en el cuidado de los bonsáis. Lo que identifica esta experiencia y su diferencia con otras es que aquí la materia prima son seres humanos. Meterse en su piel, compartir sus vivencias y analizar sus comportamientos se convierte en algo único”.

La finalista Sofía en un momento del programa Límite 48 horas colgado en la web

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verneelpais!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Archivado en:

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne