Viaje al Sídney equivocado: este holandés terminó en Canadá en vez de en Australia

No se dió cuenta de por qué su billete de avión era tan barato hasta que aterrizó

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
Foto de Milan Schipper publicada en su campaña de recaudación de fondos para volver a comprar un billete a Sidney. Esta vez, al australiano.
Foto de Milan Schipper publicada en su campaña de recaudación de fondos para volver a comprar un billete a Sidney. Esta vez, al australiano.

Milan Schipper es un joven holandés de 18 años que pretendía pasar sus vacaciones en Sídney, Australia. En vez de aterrizar en un lugar con playa y clima cálido, terminó en el hemisferio contrario y a bajo cero: se equivocó al comprar los billetes y fue a Sídney, Canadá.

El joven encontró un vuelo para el pasado mes de marzo que le pareció una ganga: "Cada viaje que veía a Australia costaba sobre 1.000 euros", explica Schipper a la radio canadiense CBC. "Pero luego encontré un viaje a Sídney que valía 800 euros, así que dije 'bien, compremos ese". La diferencia de precio se debía a que los vuelos no iban al mismo Sídney. Ambos se encuentran a 17.000 kilómetros de distancia.

Schipper no se percató de su error hasta que no estuvo en suelo canadiense. Realizó un trasbordo en Toronto y fue al cambiar de avión cuando comenzó a sospechar que algo no iba bien. "Vi el avión y era muy pequeño, y pensé '¿esto va a llegar a Australia?", explica. "Después, revisé la pantalla en el asiento frente a mí, comprobé el plan de vuelo y vi que solo iba hacia la derecha y no a la izquierda. En ese momento me di cuenta de que había otra Sídney".

El sidney australiano y el canadiense se encuentran a más de 17.000 kilómetros de distancia

El holandés aterrizó en el aeropuerto de Sídney, Nueva Escocia, una ciudad de 31.000 habitantes con temperaturas bajo cero en esta época del año. Él llevaba ropa para una zona mucho más cálida, aunque no tuvo que permanecer demasiado tiempo en aquella región. "Hablé con uno de los empleados y me ayudó muchísimo, así que pude volver a Toronto", explica. "Solo estuve en Sídney cinco horas".

Tras regresar a Toronto, Schipper cogió un vuelo de nuevo a Ámsterdam, donde lo recogió su padre. "Estaba muy apenado por lo que me había pasado", cuenta. Según el diario británico The Guardian, los billetes de regreso le costaron otros 1.500 euros. Todo comenzó por querer ahorrar 200.

Schipper no está solo

Schipper no ha sido el primer viajero en confundirse de Sídney a la hora de viajar: en 2002 le ocurrió a una pareja de adolescentes británicas, en 2008 a una mujer argentina, en 2009 a un anciano holandés y su nieto y en 2010 a una pareja italiana. Es más, según ha contado el joven, coincidió en Sidney con una viajera estadounidense a la que le había ocurrido lo mismo que a él.

Un viajero británico también sufrió un fallo similar cuando quiso volar a Manchester (Inglaterra) desde Los Ángeles en 2006. En vez de eso, voló a Manchester, en el estado de Nuevo Hampshire, Estados Unidos.

Días después de su errático viaje, Schipper comenzó una campaña de recaudación de fondos para poder pagarse un nuevo viaje, aunque no será necesaria: según ha contado en la radio canadiense, una compañía aérea le ha ofrecido un viaje al Sidney australiano, aunque ahora duda. "No estoy seguro de querer viajar de nuevo", reconoce.

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verneelpais!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne