El atentado de Charlie Hebdo resucita el bulo de los cristianos quemados vivos en Nigeria

La tragedia es verdadera (a medias) pero la foto, falsa

  • Comentar
  • Imprimir

El ataque a la revista Charlie Hebdo en París dejaba en evidencia la capacidad de reacción de la comunidad internacional ante una tragedia dependiendo del lugar en el que esta se produzca. ¿Por qué los 17 muertos de Francia parecían doler más que los miles que ha dejado el conflicto en Nigeria en pocas semanas?, se preguntaban muchos después de que hasta la noticia de la utilización de una “niña bomba” para atentar en un mercado en una localidad de Borno quedara eclipsada por los sucesos en Francia.

Paradójicamente, ha sido este debate el que ha permitido que el conflicto que se vive en el país africano, permanentemente al borde de una guerra civil y azotado por la violencia de la secta radical islamista Boko Haram, concentre una atención mediática que hasta ahora le había sido negada. En apenas 24 horas, una campaña de Avaaz (plataforma online de movilización ciudadana) ha recogido casi 900.000 firmas para lograr una respuesta de la comunidad internacional y el Consejo de Seguridad ha aprobado un texto condenatorio este mismo lunes.

El debate global sobre Nigeria está más candente que nunca, tal y como muestran las más de 470.000 menciones en Twitter que ha acaparado el país africano en tan sólo una semana según la herramienta de análisis Topsy, la mayor parte haciendo alusión a la oleada de violencia.

Entre todas las informaciones, artículos y documentos que se han compartido, hay una imagen especialmente comentada y compartida que hablaría por sí misma de la crueldad y la barbarie que se está viviendo en el norte de Nigeria a manos de los sádicos islamistas. La fotografía, de una crudeza inusitada, muestra decenas de cuerpos calcinados tendidos sobre el suelo después de haber sido supuestamente “quemados vivos”, una atrocidad para la que el calificativo de “holocausto monstruoso” como miles de internautas indignados están denunciando, se quedaría corto.

Hace unos días, la foto comenzó a prender la red a través de tuits y retuits indignados en varios idiomas impulsados con la ayuda de algunos tuiteros influyentes, pero en España es la web no oficial PabloIglesiasPodemos.es quien ha conseguido viralizarla a través un post en el que se denuncia que mientras los medios estaban “ocupados “ con el atentado de Charlie Hebdo, las dos mil personas “quemadas vivas” en Nigeria habían pasado “inadvertidas”. En pocos días, el post ha sido compartido cerca de 73.000 veces en Facebook y más de 600 en Twitter

¿El problema? Que la noticia es falsa. En realidad, no es cierto -o no se puede demostrar- que 2.000 personas fueran “quemadas vivas” en el país africano. Pero sobre todo, esa imagen no se corresponde con un presunto crimen de lesa humanidad perpetrado por ningún grupo extremista nigeriano, sino que fue tomada tras un terrible accidente que tuvo lugar en la República Democrática del Congo unos años antes.

La verdad detrás de esta foto la contaba la agencia de noticias Reuters en su momento: un camión cisterna cargado de combustible estalló cerca de un lugar en el que decenas de personas se habían concentrado para ver un partido del Mundial de Sudáfrica el 3 de julio de 2010, desatando la tragedia. Algo menos explícitos, estos vídeos de Reuters, Russia Today y CNN permiten apreciar los dolorosos momentos en los que fue tomada la imagen.

Una rápida búsqueda en Google muestra cómo, desde entonces, la instantánea ha aparecido intermitente en blogs y publicaciones en redes atribuyéndola a atroces crímenes cometidos en Nigeria. Curiosamente, la mayor parte de las denuncias que usan esta imagen hacen referencia a la persecución a la que viven sometidos los cristianos en un país gobernado desde hace años por la sharia.

El bulo ha sido desmentido en repetidas ocasiones, aunque con mucha menos repercusión. La periodista experta en información sobre el continente africano, Rosa Moro, fue una de las que lo cuestionó durante uno de sus picos mediáticos en 2012. En su blog, África en Mente, se pregunta si el fin de reproducir este tipo de informaciones “es solo denigrar el Islam”.

Moro explica que la imagen ya había sido usada en abril de 2011 por varios medios del África Occidental hablando de una supuesta masacre contra cristianos ocurrida en Duékoué, Costa de Marfil. “Nunca hacemos caso a los medios africanos, salvo que reproduzcan las mentiras que nos gustan”, escribía en su blog.

Sin embargo, el rastro de esta leyenda urbana apunta a España como uno de los focos de su viralidad. Tal y como explica la web Hoax Slayer, la imagen fue reproducida hasta la saciedad después de que comenzara a circular una carta falsa del misionero Juan Carlos Martos, en la que vuelve a denunciar los supuestos crímenes de odio religioso. El eco mediático fue tal que la orden de los claretianos se vio obligada a desmentir la autoría de la carta.

Pero el bulo se resiste a morir. Parte de la culpa reside en la complejidad de entender un conflicto enquistado desde hace décadas en Nigeria, que ha dejado miles de víctimas, la primera, la información. Esta dificultad para acceder a indagaciones que lleven a una información veraz ha provocado que ni siquiera se pueda hablar de una cifra oficial de muertos.

Según la BBC, en los últimos ataques perpetrados en Baga, cerca de la frontera del Chad, donde la violencia se ha manifestado más violentamente en las últimas semanas, muchos de los ataques solo se conocen a través de vagas manifestaciones en las redes sociales: “en Baga se escuchan tiros”. Y luego está el silencio institucional en un país cuyas autoridades ofrecen la información con cuentagotas y que tiene las elecciones a la vuelta de la esquina.

Los que sí se han atrevido a dar cifras son Amnistía Internacional, que fueron los primeros en hablar de 2.000 muertos en lo que va de año. La organización se valió de la interpretación de unas imágenes satelitales de la zona que muestran zonas completamente arrasadas después de la última oleada de violencia nada más comenzar 2015. En las imagenes se aprecian aldeas enteras arrasadas después de que se hubieran incendiado la mayor parte de sus casas -lo que explicaría el rumor de las personas quemadas vivas– pero Amnistía reconoce que es muy difícil dar información veraz en un lugar del que hasta el ejército nigeriano ha huído y donde los testimonios se contradicen continuamente.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Archivado en:

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne