Por qué "no" significa "no" explicado con una taza de té

Un vídeo viral llama la atención sobre el abuso usando dibujos animados

  • Comentar
  • Imprimir

Parece fácil de entender: sí significa sí; no significa no; y a veces se puede cambiar de opinión. Pues no es tan sencillo para algunos. Rockstar Dinosaur Pirate Princess, una  bloguera británica, ha colaborado con la productora Blue Seat Studios para intentar explicar de una vez por todas la necesidad de consentimiento previo a tener relaciones sexuales. Para evitar malentendidos han recurrido a una sencilla metáfora y dibujos animados. Té y consentimiento es el vídeo que desde el pasado 30 abril explica una vez más por qué no hay que obligar a hombres y mujeres a tener sexo si no quieren recurriendo a la preparación de un té.

La premisa es sencilla: prepara una taza, si tu acompañante dice sí, ofrécesela. Si dice no, no le obligues. Si primero aceptó, pero luego dudó, no le fuerces. Si por la noche quería y por la mañana ya no, no insistas. Si está inconsciente, ni lo intentes. Si en un momento de consciencia afirmó y luego se desmayó, no sigas. Por pueril que parezca la metáfora, si a nadie se le ocurriría forzar a otra persona a beber cuando no quiere o no puede, ¿por qué resulta tan complicado trasladarlo al sexo? "Esta simple explicación", como los propios autores reconocen, dura algo más de dos minutos y su primera versión en inglés, publicada en la plataforma Vimeo, acumula más de 2.500.000 de reproducciones. El vídeo ha llegado a España después de que el 12 de mayo se subtitulara al castellano en YouTube y ya ha conseguido más de 50.000 visionados.

La idea surgió en marzo, cuando Rockstar Dinosaur Pirate Princess publicó un post en su blog en el que no solo hablaba de preparar té, además aprovechaba el debate generado por el estreno de 50 sombras de Grey, el sadomasoquismo y el consentimiento para contextualizar cuál es la situación en Gran Bretaña. La bloguera cuenta cómo en las universidad inglesas se están regulando estas situaciones, explica un caso de abuso sexual que creó jurisprudencia en su país y llama la atención sobre otros sucesos de este tipo: el político progresista que defendió a Julian Assange ante las acusaciones de violación asegurando que no era abuso si se estaba en mitad de juegos sexuales. El post se compartió más de 3.000 veces en Twitter y 10.000 en Facebook antes de que la bloguera, ante su éxito, decidiera convertir la analogía entre el té y el consentimiento en un vídeo.

Después fue recogido por distintos medios, entre ellos, la edición estadounidense de The Huffington Post. En Estados Unidos, las mujeres entre 18 y 24 años son las más susceptibles a sufrir violencia sexual, según un informe del departamento de Justicia que recoge el diario. La mayoría de estos abusos los cometen hombres que conocen y en el caso de las estudiantes universitarias, estos acosos no se comunican o no se investigan como le sucedió a una alumna de Columbia, en Nueva York. Emma Sulkowicz decidió cargar con el colchón donde un compañero la violó allá donde tuviera que ir para llamar la atención de la institución y que su agresor fuera expulsado.

En España el acoso sexual está tipificado como delito. La mayor encuesta a nivel mundial sobre violencia de género elaborada en 2014 por la Agencia de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea reveló que el 22% de las españolas que participaron en el informe confesó haber sufrido violencia física o sexual.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne