Cómo sobrevivimos a nuestra infancia: el eterno viral

El texto que reivindica la niñez antes de internet, muy de powerpoint en los 90, sigue vivo con distintas variaciones regionales

Se jugaba más en la calle, mandaba la imaginación, había mayor sensación de libertad... Lee el texto completo al final del artículo

  • Comentar
  • Imprimir
Una versión en vídeo de una presentación en diapositivas del famoso meme 'Cómo sobrevivimos a nuestra infancia'

A la pregunta "cómo sobrevivimos a" Google.es nos sugiere opciones con miles de resultados como estas:

Cómo **** sobrevivimos a nuestra infancia es uno de esos memes -ideas contagiosas que saltan de persona a persona- que nunca muere y que ha sabido adaptarse a nuevos formatos. Fue muy popular como PowerPoint en cadenas de correo electrónico hace años, pero ha sabido mutar y está presente en redes sociales  y vídeos de YouTube

Este texto de apego por la infancia no es patrimonio exclusivo de hispanohablantes [el meme en inglés, en alemán, en francés...]  y tiene multitud de variaciones, con matices generacionales y geográficos. En español también se aprecian variaciones, como, por ejemplo, este adaptado para México, este a Puerto Rico, este compartido desde Paraguay o este otro expresamente dirigido a los nacidos en los 80 en España y con mayor contenido político (nótese el 'recién recibido por correo electrónico', una especie de 'retuit' en aquella época).

Unos se dirigen a chavales de los que crecieron en los 70 o los 80, a los que lo hicieron en los 60 o los que se van hasta los 30 y 40.  Incluso para los nacidos en los 90, que parece que los más jóvenes millenials ya se van poniendo nostálgicos, aunque lo de la lista ya les pille por los pelos.

La nostalgia es tendencia en internet: el ejemplo más emblemático en España es del exitoso blog Yo fui a EGB. Contribuye a ello el placer de recordar detalles de la infancia unido al gusto por compartir en internet aquellos contenidos que nos emocionan.

Si algo tienen en común las distintas versiones de este listado es el de reivindicar la infancia antes de internet y de los teléfonos móviles. Una enumeración que busca crear nostalgia y cierto orgullo en el lector, haciéndole participe de lo que se presenta como una generación única y especial.

Un texto con el que quizás, de cuando a cuando, te sigues encontrando porque alguno de tus contactos lo descubre o lo vuelve a compartir. Esta es una de las versiones:

 

Cómo sobrevivimos a nuestra infancia

1.- De niños íbamos en coches que no tenían cinturones de seguridad, ni airbag, ni sillitas... Podíamos ir en el suelo de la parte de atrás de una furgoneta, era un paseo especial y todavía lo recordamos.

2.- Nuestras cunas estaban pintadas con brillantes colores de pintura a base de plomo.

3.- No teníamos tapas con seguro para niños en los botes de medicina, ni en los enchufes, ni en las puertas...

4.- Cuando montábamos bicicleta no usábamos casco, rodilleras ni coderas. Y era mejor cuando convertías tu bici en una moto con un palo o cartón en la rueda trasera.

5.- Bebíamos agua de la manguera del jardín o de donde la encontráramos, siempre y cuando nos quitara la sed, y no de una botella de agua mineral.

6.- Gastábamos horas y horas construyéndonos carritos de chatarra y los que tenían la fortuna de tener calles inclinadas se tiraban ladera abajo y en la mitad se acordaban que no tenían frenos. Después de varios choques o caídas aprendimos a resolver el problema. Sí, nosotros chocábamos con matorrales, ¡no con coches!

7.- Salíamos a jugar con la única condición de regresar antes del anochecer.

8.- Cuando el colegio duraba hasta el mediodía, llegábamos a comer después de saborear nuestra golosinas. No teníamos móviles, así que nadie podía localizarnos. ¡¡¡Impensable!!!

9.- Nos cortábamos, nos rompíamos un hueso, perdíamos un diente, pero nunca hubo una demanda por estos accidentes. Nadie tenía la culpa más que nosotros mismos.

10.- Comíamos bollos, magdalenas, pan y mantecados, tomábamos bebidas con azúcar y nunca teníamos exceso de peso porque siempre estábamos fuera, jugando y corriendo.

11.- Compartíamos una bebida entre cuatro, juntando el dinero de nuestras pagas y tomando todos de la misma lata y nadie se moría por esto.

12.- No teníamos Playstations, Nintendo 64, X boxes, Juegos de vídeo , 99 canales de televisión en cable, cámaras de vídeo, sonido surround, teléfonos móviles, ordenadores, chats en Internet... Sino que TENÍAMOS AMIGOS.

13.- Salíamos, nos subíamos en la bicicleta o caminábamos hasta la casa del amigo, tocábamos el timbre o gritábamos o sencillamente entrábamos sin tocar, y allí estaba y salíamos a jugar. ¡Ahí, afuera! ¡En el mundo cruel ¡Sin un guardián!

14.- Hacíamos juegos con chapas, jugábamos al pañuelo, a policías y ladrones, al escondite, al tú la llevas, a la comba o la goma... Y en algún equipo que se formaba para jugar un partido no todos llegaban a ser elegidos y no había desencanto llevado a trauma.

15.- Algunos estudiantes no eran tan brillantes como otros y cuando suspendían un año lo repetían. Nadie iba al psicólogo, al psicopedagogo, nadie tenía ni problemas de atención ni hiperactividad, simplemente repetía y tenía una segunda oportunidad.

16.- Teníamos libertad , fracasos , éxitos , responsabilidades ...y aprendimos a manejarlos.

La gran pregunta es ¿cómo hicimos para sobrevivir? ¿Eres tú uno de esa generación? Si lo eres regálate un segundo de reflexión y envíale a tus amigos este mensaje. Quizás todos se olviden un rato de sus agitadas vidas y vuelvan por un segundo a ser como éramos antes.

Seguro dirán que éramos unos aburridos pero..... ¡Seguro que eramos felices!

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne