La historia de Peter o por qué tener un cerdo vietnamita en un piso no es buena idea

Los dueños tuvieron que darlo en adopción por las quejas de los vecinos

  • Comentar
  • Imprimir
El cerdo vietnamita Peter a su paso por el Albergue Valle Colino. Foto cortesía de Fecapap
El cerdo vietnamita Peter a su paso por el Albergue Valle Colino. Foto cortesía de Fecapap

El Albergue Valle Colino, un refugio para animales en San Cristobal de La Laguna, en Tenerife recibió a lo largo del verano cerca de 300 perros y 90 gatos. Cuando la temporada estival llegó a su fin, recibieron otro inquilino más: Peter, un cerdo vietnamita de tres años y medio que sus dueños tuvieron que dejar en el albergue por miedo a una denuncia de su comunidad de vecinos. La protectora publicó un mensaje buscando un nuevo propietario para el animal y, 24 horas después, le encontraron un hogar.

La historia de Peter ha tenido un final feliz, pero desde la Fecapap, la Federación Canaria de Protectoras de Animales y Plantas  –y responsable del albergue al que fue a parar Peter–, recalcan que los cerdos vietnamitas no están hechos para vivir en un piso. "No queremos criminalizar a nadie, pero no apostamos por este tipo de adopciones", explica vía telefónica Miriam Pérez, portavoz de la Federación. "El animal en un piso tenía muy poca movilidad y sus propietarios no lo valoraron". 

Pérez explica que Peter llegó al albergue "con problemas tanto de salud, con obesidad, como de conducta, no se comporta como un cerdo: lo han criado casi como a un perro".  Además, al llegar al albergue su ánimo decayó. "Se encontraba apático y triste, y se ponía muy nervioso con los ladridos de los perros".

Por suerte para el animal, el nuevo dueño no se hizo esperar: "A los tres días teníamos ya dos candidatos", explica Pérez. "Con las especies raras, al ser casos más concretos y sonados, no suele tardarse mucho en encontrar a alguien que quiera adoptar".

Peter, en el espacio habilitado por la protectora. Foto cortesía de Fecapap.

El caso de Peter, además, no es una rareza. "Hemos tenido más cerdos vietnamitas, de hecho, uno de los candidatos para la adopción tiene otro cerdo vietnamita que también adoptó aquí". Esto es lo que tenemos que tener en cuenta para que historias como la de Peter no se repitan:

  • El abandono no se da solo perros y gatos: el caso de Peter "no es tan raro como la gente piensa", explica la portavoz de Fecapap. "Nosotros hemos recogido y dado en adopción desde caballos y yeguas a cerdos, roedores, gallinas, cabras...". Sin embargo, reconoce que en los albergues "perros y gatos siguen siendo mayoría".
  • Los peligros de las modas: el interés por los cerdos vietnamitas llegó a España tras la aparición en los noticieros de Max, el célebre –y ya fallecido– cerdo vietnamita de George Clooney. "Hace unos años le dio a la gente por los cerdos vietnamitas, que como mascota para tener en un piso son completamente inadecuados: comen una barbaridad y si no pueden moverse demasiado acaban con problemas de obesidad", explica Pérez. "No es humano tener un animal en casa por moda o como si fuera un juguete".
  • Las especies exóticas, doble riesgo: las especies exóticas no solo pueden ser problemáticas por los específicos cuidados que requieren y sus necesidades fuera de su hábitat, sino también por los problemas que pueden ocasionar al ecosistema. En la península, el abandono de cerdos vietnamitas en diferentes comunidades ha provocado durante los últimos años la aparición de una nueva especie, el cerdolí, fruto del apareamiento de cerdos vietnamitas abandonados y jabalís salvajes. También ha habido en España casos de invasión de tortugas de California producido por el abandono de estas en la naturaleza.
  • Conciencia y reflexión antes de adoptar: Desde Fecapap explican que "hay que informarse muchísimo antes de adoptar" a un animal para conocer sus necesidades y saber, antes de tenerlo en casa, si podremos o no satisfacerlas. "Querer a un animal y darle cariño no es suficiente", afirma. "Nada puede justificar que se tenga un animal si este no va a llevar la vida que se merece".
  • No puede adoptar cualquiera: para evitar que se repitan casos como el de Peter, desde Fecapap explican que, antes de entregar un animal, "primero comprobamos las instalaciones con las que cuenta la persona que quiera adoptar para asegurarnos de que el animal estará en perfectas condiciones". Una vez realizada la adopción, "intentamos hacer un seguimiento del animal por si hubiera algo problemático, en cuyo caso avisaríamos a las autoridades competentes".

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Archivado en:

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne