La difícil situación de los refugiados en las islas griegas durante la ola de frío

Según el Gobierno heleno, los centros de acogida están adecuadamente equipados para hacer frente a la ola de frío

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

La ola de frío que tiene a media Europa congelada la están sintiendo sobre todo en uno de los lugares más precarios del continente: el centro de recepción e identificación para refugiados de Moria, en la isla de Lesbos (Grecia). Desde el sábado se están compartiendo en redes sociales unas fotos de las tiendas de campaña cubiertas por la nieve que ilustran la situación en la que se encuentran los demandantes de asilo. Este lunes también está nevando en el Egeo.

Como si no fuese lo suficientemente duro para los refugiados en Grecia. Hoy en Moria, Lesbos

Más fotos de hoy en Moria, Lesbos. Las míseras condiciones de los refugiados son consecuencia del acuerdo UE-Turquía

Las imágenes son del sábado 7 de enero y se las enviaron al usuario Giorgos Kosmopoulos residentes del campo. Este trabajador de Amnistía Internacional Grecia -ahora en año sabático- confirma a Verne por teléfono que las fotos se tomaron dentro del recinto de Moria, uno de los centros -conocidos como hotspots- en los que la Unión Europea (UE) retiene a los demandantes de asilo a su llegada a las islas griegas, hasta que se decida si se procesa su solicitud o se les deporta a Turquía.

Ante las críticas a las autoridades griegas de este domingo de varias organizaciones de ayuda humanitaria presentes en el campamento de Moria, el Ministerio de Migración ha emitido un comunicado en el que asegura que todos los centros de acogida están adecuadamente equipados para hacer frente a la ola de frío, informa Efe. En algunas zonas del país se están alcanzando temperaturas de -20 ºC que no empezarán a remontar hasta el miércoles. En Europa han muerto al menos 24 personas, dos de ellas en Grecia.

El jefe de misión de Médicos sin Fronteras (MsF) en Grecia, Loic Jaeger, considera "increíble" esas declaraciones sobre una estampa que ha quedado retratada "con fotos en las redes sociales". "Se niegan a aceptar la situación de los [más de 60.000] demandantes de asilo en Grecia, que, por lo que yo sé, es miembro de la Unión Europea", se queja a Verne sobre la innacción de la UE.

Jaeger recuerda que Europa tiene la obligación de "asegurar unas mínimas condiciones de vida y tratar con dignidad y de forma humana" a quien llega a suelo europeo, con independencia de que después decida expulsarlo. La Comisión Europea, a través de la portavoz comunitaria de Interior, Natasha Bertaud, ha afirmado que "sigue de cerca" la situación y está dispuesta a ayudar, pero ha insistido en que la responsabilidad es de Atenas.

Como otras organizaciones que trabajan con refugiados en Grecia, entre ellas ACNUR, MsF urge al Gobierno a trasladar a los demandantes de asilo de Lesbos y otras islas como Quíos y Samos a la península griega sin más demora.

El campo de Moria tiene capacidad para 2.000 personas pero hay unas 2.500 más allí ahora mismo durmiendo en tiendas, según MsF. La organización, que no opera dentro de los hotspots porque rechaza "ser cómplice" del pacto europeo con Turquía, ofrece servicios médicos de salud mental y sexual y reproductiva en la isla, donde las condiciones son "dramáticas" e "inaceptables".

Algunas de las tiendas de campaña se han caído por el peso de la nieve. Para entrar en calor los refugiados queman madera y hacen hogueras, pero cuando su ropa, sus colchonetas y sus mantas se empapan, no hay quien las seque.

Las familias retenidas en Moria duermen en general en contendores habilitados para uso residencial temporal. "Pero esto no significa que no haya niños durmiendo también en tiendas", denuncia la ONG.

MsF lleva desde agosto recordando a las autoridades que el invierno iba a llegar y los campos no estaban preparados. "No se hizo nada", critica. Cuando en el norte del país, en Salónica y alrededores, empezó a nevar a finales de noviembre y ya tenían una situación de emergencia, intentaron buscar soluciones, como poner calefactores y trasladar a la gente a pisos. "En lugar de hacerlo en septiembre no se movieron hasta diciembre, cuando ya hubo niños durmiendo en la nieve".

"Las islas -según Jaeger-, nunca estuvieron en los planes de acondicionamiento para el invierno". Solo hace dos semanas que empezaron a tomarse algunas medidas, como poner palets debajo de las tiendas. "Esta falta de preparación no tiene sentido. ¡Todos los años hay invierno!".

"Ahora están intentando instalar unas carpas con capacidad para unas 200 personas, pero eso no soluciona el problema". La organización se ofrece a ayudar con camas o sábanas, aunque insiste en que ya no hay tiempo para eso; se necesita una solución urgente, que es sacar a los refugiados de las islas. Aunque en algunos lugares, cercanos a Salónica, la situación está lejos de estar controlada. Allí hay campamentos con tiendas bajo techo, en fábricas o hangares abandonados, pero los baños o el acceso al agua están a la intemperie. "Es como elegir entre la peste o el cólera", como decimos en francés, ironiza Laeger.

Stratis Balaskas (Efe)
Stratis Balaskas (Efe)
Stratis Balaskas (Efe)
Afp
Afp

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verne!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne