Brian Anderson, la primera estrella del 'skate' que sale del armario

"Es tan importante declararse homosexual como hacerlo en el momento adecuado"

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Durante casi dos décadas, Brian Anderson ha sido un ídolo en el microcosmos del skate. Su nombre solo saltó a los titulares de los medios de comunicación generalistas cuando se declaró homosexual este mes de septiembre. El estadounidense es la primera gran estrella de este deporte que sale del armario, después de pasar años ocultando su sexualidad.

"Tenía miedo de lo que pudiera ocurrir a mi carrera y callaba. Durante la mayor parte del tiempo sentía ira por no poder expresarme con libertad. Invertía esa energía sobre la tabla. Me comportaba en la pista como si fuera un boxeador", dice a Verne en conversación telefónica, coincidiendo con la presentación de su nueva colección de ropa para Nike SB.

Anderson habló de ello por vez primera en un documental de VICE Sports. Contaba que sentía la homofobia como algo común en el ámbito del skate. En el reportaje también se relaciona su conflcito de identidad con algunos problemas de adicción. "Le veía ahogar su vergüenza con el alcohol", relata una de sus amigas en el reportaje.

Documental de Vice Sports subtitulado en castellano

 A pesar de ser un movimiento cercano a la contracultura, este deporte nunca ha sido subversivo a la hora de enfrentar el machismo y la homofobia. Durante mucho tiempo la imagen de un skater debía perpetuar ciertos estándares de masculinidad. Con su metro y 90 centrímetros de altura, a Brian Anderson no le ha resultado difícil cumplir con el estereotipo.

Salió del armario cumplidos los 40 y, desde entonces, el deportista se ha convertido en un nuevo símbolo para la comunidad LGTBI. Ahora comparte con normalidad las imágenes de su boda en su perfil de Instagram y dedica buena parte de su tiempo al activismo. Aprovecha su popularidad entre los más jóvenes para servir de apoyo para aquellos que siguen sintiendo miedo a contar su realidad.

"Gracias a todos los que lucharon por el matrimonio entre personas del mismo sexo en Nueva York y en cualquier otro sitio del país y del mundo. ¡Estamos muy agradecidos! El mundo tiene un camino por recorrer. Sigamos luchando".

Hace unas semanas, Anderson realizó una entrevista en Nueva York que se publicará en la web de la Fundación Born this way, impulsada por Lady Gaga. Contar sus vivencias es ahora parte de su compromiso con la comunidad: "Es necesario ayudar a los adolescentes homosexuales a que se sientan cómodos en su piel, a que se sepan apoyados". 

En su caso, se considera un afortunado por haber recibido una infinidad de muestras de apoyo tras declararse gay ante el resto del mundo. No está seguro de que hubiera ocurrido lo mismo hace una década, por eso no se siente culpable por no haberlo hecho antes. "No defiendo que todos los homosexuales lo cuenten de inmediato. Es muy importante hacerlo en el momento y el contexto adecuado. Algunos de los chicos con los que trabajamos en las fundaciones han terminado en la calle porque sus familias les han echado de casa antes de cumplir la mayoría de edad", comenta.

¿No considera necesario entonces que otras figuras actuales del skate salgan del armario? "Solo si quieren. Hace quince años no había tanta presencia LGTBI en los medios de comunicación y, por tanto, no había referentes. Ahora todo ha cambiado y no es tan imperativo. En 10 o 15 años ya no será digno de comentario que un deportista sea gay o lesbiana", responde.

Su propio cambio se gestó paso a paso. A pesar del éxito, Anderson no sentía al mando de su propia vida mientras escondía su sexualidad. Para recuperar el control decidió tomar antes las riendas de su carrera. Primero fundó su propia compañía de tablas de skate, 3D, en 2013. Aunque la aventura empresarial solo le duró tres años, asegura que le mereció la pena. "Quería libertad creativa y comprobar cómo me desenvolvía ante un nuevo reto. Ha sido un experimento divertido, aunque complicado", comenta. También comenzó a colaborar como diseñador, creando zapatillas y prendas de ropa deportiva.

En un de las frases más contundentes que pronuncia en su documental para Vice Sports, Brian Anderson asegura ser "primero skater y luego gay". Con ella resume su experiencia vital: "Cuando era más joven, tenía tanto miedo de que la gente descubriera mi homosexualidad que nunca viví como tal. No sé mucho de la cultura LGTBI, porque durante mucho tiempo no la experimenté en primera persona. Sí que controlo lo que ocurre en el mundo del skate, porque ha estado siempre en mi vida", explica a Verne.

Con el tiempo, ha encontrado su propia forma de encajar las piezas de su puzle personal e invita al resto a que haga lo mismo, cada uno a su propio ritmo.

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verne!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne