La fotografía de Chichén Itzá con un dron es ilegal: el INAH explica por qué

El autor no violó el reglamento de uso de drones pero infringió otras leyes en torno a monumentos arqueológicos

  • Comentar
  • Imprimir
El templo de Kukulkán en la Zona Arqueológica de Chichén Itzá es uno de los templos mayas más visitados en México. Foto: Dronepicr.
El templo de Kukulkán en la Zona Arqueológica de Chichén Itzá es uno de los templos mayas más visitados en México. Foto: Dronepicr.

La fotografía aérea de la pirámide de Kukulkán tomada este fin de semana sí violó varios reglamentos en México, según autoridades del Gobierno Federal consultadas por Verne. Aunque el autor siguió los lineamientos de uso de drones en México, su imagen de la Zona Arqueológica de Chichén Itzá va en contra de las reglas sobre el aprovechamiento a los bienes de la nación.

La foto, originalmente publicada en Reddit fue retirada de las redes sociales debido a su amplia difusión, pues acumuló más de 247.000 vistas en tres días.“Tomé esta foto aérea (¿y probablemente ilegal?) de Chichén Itzá el pasado fin de semana”, decía la publicación de la que solo quedan algunos comentarios.

José Arturo Chab, jefe de trámites y servicios legales del Centro Yucatán del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) explica que este templo maya es propiedad de la nación y por lo tanto está sujeto a varias leyes como la Ley Federal de Monumentos y Zonas Arqueológicos, Artísticos e Históricos y la Ley General de Bienes Nacionales, entre otras.

“Se considera que (esta imagen) es ilícita porque fue realizada en un horario donde no estaba abierta al público y aunque sea a través de un equipo, es allanamiento de un sitio arqueológico de la nación, es como entrar a un museo de madrugada”, dice el abogado a Verne vía telefónica. Para hacer un correcto uso del dron, debió pedir autorización, dice el abogado. “Lo que nos preocupa no es que no se puedan usar los drones, sino los mecanismos que se dan, existen procedimientos al alcance”.

Tanto las cámaras profesionales como drones son considerados como equipo especial, y deben pagar al Estado Mexicano por la reproducción de imágenes. Según la Ley Federal de Derechos, la captura de video y filmaciones en zonas arqueológicas tiene un costo de 10.227 pesos (alrededor de 536 dólares) mientras que para tomas fotográficas cuesta 5.113 pesos (unos 268 dólares). El abogado del INAH en Yucatán precisa que el sitio lleva un par de años con letreros que avisan a los visitantes que está prohibido el levantamiento de imágenes con drones sin el consentimiento de las autoridades.

Por otro lado, Román Ramírez Montalvo, director de Ingeniería, Normas y Certificación de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) precisa a Verne que el fotógrafo sí respetó los lineamientos de seguridad emitidos por su dependencia. “Si se trata de un uso recreativo y no hay gente, se pueden hacer este tipo de operaciones sin que tengan una autorización expresa”, dice vía telefónica el representante de la insitución encargada de controlar el tráfico aéreo en el país.

El ingeniero indica que en México se podrían emitir prohibiciones en monumentos si las autoridades competentes (como el INAH o el Instituto Nacional de Bellas Artes) llegaran a hacer una petición ex profeso, como lo hizo la autoridad de aviación estadounidense con varios monumentos como la Estatua de la Libertad. “El INAH tiene que determinar en su momento si es viable o no, teniendo el análisis potencial de daños en caso de que caiga un dron”, menciona Ramírez.

La circular emitida por la DGAC ha sido revisada ya en cuatro ocasiones por las autoridades de aviación y de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes. En estos momentos se encuentra en un proceso nuevo de revisión de los lineamientos de seguridad. “La tecnología de los drones evoluciona muy rápidamente, por eso debemos actualizarnos respecto a su operación, características y desempeños”, dice Ramírez.

Aunque no se contempla una sanción por esta imagen, las autoridades del INAH están facultadas a pedir una comparecencia administrativa. “Las sanciones pueden ir desde una multa a una amonestación”, dice Chab. Serían las autoridades del INAH las encargadas de determinar el monto de la multa, o también se podría prohibir el futuro acceso a la zona a quien viole los reglamentos.

Las ventas de drones han crecido rápidamente y su uso se hace cada vez más popular. Según la consultora Gartner, se estima que en 2017 se venderán más de 2.700 millones de drones para uso personal y con fines recreativos, un crecimiento de 39% respecto a 2016 a nivel global. México representa por lo menos el 5% del total de esas ventas, según indica un reporte de la consultora PwC. “Es por eso que debemos adecuar las leyes”, indica el directivo de aviación civil.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne