"Soy reportera de fútbol, soy mujer y merezco ser respetada"

Las periodistas deportivas brasileñas se plantan ante el acoso continuo de los hinchas

  • Comentar
  • Imprimir

Bruna Dealtry es una reportera brasileña del canal deportivo Esporte Interativo. Durante una retransmisión en directo del pasado 14 de marzo, un hincha del Vasco de Gama intentó besarle en la boca sin su consentimiento. Ella misma compartió el momento en su perfil de Facebook para protestar por lo ocurrido, en un vídeo que se ha visto 1,5 millones de veces en dos semanas. Es solo una de las situaciones a las que se enfrentan sus compañeras de profesión y que ha provocado el inicio de la campaña brasileña en redes sociales #deixaelatrabalhar (Déjala trabajar).

Para dar a conocer su mensaje, Dealtry y medio centenar de mujeres periodistas han grabado un vídeo. Vestidas de negro y con los brazos cruzados, denuncian los comentarios agresivos e incluso amenazas a los que se enfrentan en los estadios de fútbol. "Somos mujeres y profesionales", "solo queremos trabajar en paz", "que se mire para otro lado también duele" son algunas de las frases que pronuncian ante la cámara.

En la grabación también se hace referencia a una reciente agresión sufrida por Renata de Medeiros, mientras realizaba una conezión para Rádio Gaúcha. "Sal de aquí, puta", le gritaba un aficionado del Inter de Brasil en Porto Alegre, mientras empujaba a la reportera radiofónica de forma violenta. "Le pedí que lo repitiera ante la cámara y me agredió. Nunca pensé que tendría que pasar por algo así trabajando", explicaba ella misma en su cuenta de Twitter.

"Es un vídeo hecho por periodistas deportivas que quieren dar voz a las mujeres de todos los ámbitos de la vida. Es una forma de animar a las mujeres a que informen de los abusos que sufran y que consigan que se les dé su lugar", comenta a la edición brasileña de EL PAÍS Bibiana Bolson, periodista de ESPN y una de las participantes en la campaña.

Iniciativas similares

En una iniciativa similar a la brasileña #deixaelatrabalhar, un grupo de periodistas de deportes de México crearon en febrero de 2017 Versus, una plataforma pensada para frenar el acoso que sufren en redes sociales. También crearon un vídeo al respecto.

El podcast estadounidense Just not sports (No solo deportes) lanzó en 2016 el vídeo More than mean (Más que cruel), donde varios hombres leían a las periodistas deportivas Sarah Spain y Julie DiCaro los ofensivos tuits que algunos espectadores les habían enviado. Los hombres titubeaban al leer los comentarios y algunos pedían avergonzados disculpas a las periodistas. “No se lo diríamos a la cara, entonces no se los escribas”, era el lema de la campaña estadounidense.

Un estudio del diario británico The Guardian, donde sus periodistas viven circunstancias parecidas a las relatadas, confirmaba en 2016 que en internet se critica más a las mujeres.

A continuación, reproducimos de forma íntegra el mensaje de Bruna Dealtry que publicó en Facebook y que ha dado inicio a la proyecto #deixaelatrabalhar.

Siempre fui una reportera que le encanta una fiesta de hinchas. No me importa que haya baño de cerveza, hinchas saltando y pisándome el pie... siempre me dejo llevar por la emoción y trato de sentir el momento para hacer mi trabajo de la mejor manera posible. ¡Siempre me he sentido orgullosa de tener una buena relación con todas las aficiones y por ser tratada con mucho respeto! Pero hoy, sentí en la piel la sensación de impotencia que muchas mujeres sienten en estadios, metro, o incluso caminando por las calles. Un beso en la boca, sin mi permiso, mientras yo ejercía mi profesión, que me dejó sin saber cómo actuar y sin entender cómo alguien puede sentirse en el derecho de actuar así.

 

Por supuesto, el chico no sabe cuánto me esforcé para estar allí. Lo que he estudiado y me he esforzado para tener el placer de poder contar historias increíbles y estar frente a las cámaras mostrando todo en directo. Facultad, cursos, muchos fines de semana perdidos, muchos partidos de fútbol analizados, estudio táctico, técnico, investigaciones, etc. Pero por el simple hecho de ser una mujer en medio de una afición, nada de eso tuvo valor para él. Se encontró en el derecho de hacer lo que hizo.

 

Hoy me siento aún más triste por lo que pasó conmigo y por lo que sucede diariamente con muchas mujeres, pero sigo adelante como lo hice en directo. Con la certeza que, con la cabeza erguida, vamos a conquistar el respeto que merecemos y que el ciudadano que quiso aparecer en cámara es quien debe avergonzarse de lo que hizo. Soy reportera de fútbol, soy mujer y merezco ser respetada.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne