Ni por ingenuos, ni por millennials: lo que hay de falso en la noticia de los ciclistas asesinados por el ISIS

No tenían intención de toparse con los terroristas ni querían "demostrar que los humanos son amables"

  • Comentar
  • Imprimir

Los estadounidenses Lauren Geoghegan y Jay Austin llevaban recorriendo el mundo en bicicleta desde 2017. El pasado 29 de julio, un grupo de terroristas de ISIS les atacó y asesinó en Tayikistán, según cuenta el diario estadounidense The New York Times. Este ataque, que se cobró dos víctimas más además de la pareja, ha sido tomado a broma por algunos medios y personajes públicos, que han puesto el foco en que eran una pareja de millennials que se adentraron en territorio del ISIS para "probar la bondad del ser humano". Esto último, además, es falso.

Desde 2017, Austin y Geoghegan habían pasado por más de 20 países: Sudáfrica, Namibia, España, Kosovo, Bulgaria... En el día 369 de su viaje, pedaleaban junto a otros dos cicloturistas por el suroeste de Tayikistán. Un coche los adelantó, dio un giro de 180 grados y los atropelló. Después, los ocupantes del coche bajaron y los mataron a cuchillazos. En un vídeo publicado dos días después –el 31 de julio–, el ISIS se atribuía el ataque.

La noticia del asesinato apareció en diferentes periódicos estadounidenses a finales de julio y principios de agosto. Sin embargo, comenzó a trascender a nivel internacional tras la publicación de un reportaje de la revista Pluralist, que titulaba: “Pareja de millennials viaja en bici cerca de territorio del ISIS pensando que los humanos son amables y los matan”. Esta idea, la de que unos jóvenes quisieron probar la bondad humana adentrándose en territorio del ISIS, es falsa y el propio diario Pluralist ha publicado una corrección, pero es la que han replicado muchos medios en España. Otros, además, han añadido el irrelevante detalle de que la pareja no comía carne. 

Estos son algunos de los titulares publicados por algunos medios en España durante la pasada semana

Tayikistán, el país donde los jóvenes fueron asesinados, no es territorio del ISIS. Snopes, el portal especializado en desmentir bulos, aclara que en el momento en el que Austin y Geoghegan entraron en Tayikistán, Estados Unidos le otorgaba un Nivel de Advertencia para Viajeros 1, el más bajo que existe. Reino Unido, por ejemplo, tenía un nivel de advertencia más alto que este país.

La página del Departamento de Asuntos Exteriores Estadounidense explicaba que “si bien se sabe que las organizaciones terroristas tienen presencia en la región, los ataques han sido poco frecuentes en los últimos años y se han centrado en objetivos del gobierno local”. Tras el asesinato de la pareja de ciclistas, el Nivel de Advertencia ha aumentado a 2.

Tampoco es cierto que se aventuraran en Tayikistán para probar “la bondad humana”. Aunque la pareja sí había comentado en ocasiones en su blog que “la revelación más grande” del viaje había sido que “en términos generales, los humanos son amables”, también habían manifestado los problemas que se habían encontrado durante sus más de 350 días de aventura.

“No encontramos evidencia de que Austin o Geoghegan emprendieran su viaje con el objetivo de reivindicar una creencia existente sobre la bondad humana”, explica Snopes. “Según las publicaciones en el blog de la pareja, la motivación predominante detrás de su viaje parece haber sido el deseo de aventura y de experimentar la vida en otras partes del mundo”.

La psicología perversa de culpabilizar a la víctima

Muchos de los mensajes de Twitter que hablan sobre la muerte de Austin y Geoghegan lo hacen con sorna o culpándolos de su propia muerte. Ya sea un asesinato, una violación o un robo, el culpable de un crimen es siempre el criminal, aunque a menudo –tanto en medios de comunicación como en conversaciones privadas– se habla de la víctima como si fuera responsable de lo ocurrido. A este mecanismo psicológico se le conoce por su expresión inglesa victim blaming.

"Al pensar que la responsabilidad es de la persona que ha sufrido la agresión, nos sentimos más seguros porque controlamos la situación y tenemos la convicción que a nosotros no nos va a pasar lo mismo", explicaba a Verne Sergio Ruiz Arias, profesor de psicología de la Universidad de Granada, en este reportaje sobre la culpabilización mediática a la víctima de La Manada. "Esta creencia actúa de forma inconsciente culpabilizando a las víctimas, incluso cuando la víctima es uno mismo".

Austin y Geoghegan no fueron asesinados por no comer carne. Tampoco por ser millennials ni porque quisieran probar la amabilidad del ser humano en territorio del ISIS. Los culpables de su muerte son solo sus asesinos.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Archivado en:

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne