Del astronauta de Salamanca al gremlin de Nantes: cuando el restaurador deja su firma

Un hilo de Twitter recopila anacronismos de restauradores en obras antiguas

  • Comentar
  • Imprimir

Si escribes en Google "astronauta de la Catedral de Salamanca" encontrarás teorías tan falsas como enrevesadas sobre este elemento decorativo de la Catedral Nueva: los extraterrestres lo colocaron en el siglo XII (aunque la construcción empezara en el XVI), viajó a través del tiempo... Pues no: fue esculpido en 1992. El responsable de la empresa que restauró esa parte de la fachada, Jerónimo García, lo explicó en EL PAÍS dos años después: "Firmamos la catedral de Salamanca con un astronauta".

Con ese hombre espacial empieza un hilo de Twitter muy compartido estos días -más de 6.000 veces en 11 días desde el 28 de agosto-. El colaborador de Cuarto Milenio Nacho Navarro incluye otras gárgolas, esculturas y relieves en edificios antiguos, casi todas obras de restauradores del siglo XX y XXI.

"Una amiga me mandó, expresando sorpresa, una foto del astronauta de Salamanca. Pensé que a otras personas les podían interesar otras obras parecidas", dice Navarro a Verne por teléfono. Hay ejemplos de España y del extranjero, como esta gárgola de Darth Vader en la catedral de Washington (Estados Unidos). Fue colocada en los años 80, en pleno boom de la saga Star Wars.

Es una de las licencias de restaurador más famosas del mundo. En el hilo de Navarro también está otra muy conocida en España, el fotógrafo de la Catedral de Palencia. En 1910, el arquitecto Javier Arroyo colocó una gárgola que sujeta una cámara para homenajear a un amigo fotógrafo, del que solo se sabe que se le conocía como señor Alonso.

La restauración más antigua del hilo de Navarro es una estatua del siglo XIX en Zaragoza. Como explica El Heraldo de Aragón en este artículo, el escultor Félix Oroz le puso la cara del entonces rector de la Universidad de Zaragoza, Jerónimo Borao, a una figura demoniaca.

Hay otras restauraciones con toque moderno en obras antiguas que no se incluyen en el hilo de Navarro. "Muchas personas me las han hecho llegar por Twitter", dice. Entre ellas está el ángel hablando por teléfono de la ciudad holandesa de Hertogenbosch. Al final del artículo puedes ver otros anacronismos del hilo de Navarro.

¿Qué piensan los profesionales?

Al presidente de la Asociación Profesional de Conservadores-Restauradores Españoles, Fernando Carrera, no le gustan estas obras de arte. "Van contra los valores éticos del restaurador. En nuestro código está el respeto a los valores intrínsecos del patrimonio que intervenimos. Esos valores son físicos, espirituales y simbólicos. Eso supone que nuestra intervención debe pasar desapercibida. No debemos dejar nuestra firma", dice a Verne por teléfono.

Carrera asegura que este tipo de restauraciones son "poco comunes". Asegura que los restauradores de países mediterráneos, como España, Francia o Italia, opinan mayoritariamente como él, mientras que en otros países europeos, como Alemania o Austria, son más flexibles.

El subdirector del Museo Nacional de Escultura, Manuel Arias, no desprecia la introducción de elementos modernos en obras antiguas: "Imitar una solución medieval puede despistar. Es decir, es más honesto usar un motivo actual, que ayuda a fechar la obra del restaurador, que intentar inventarte una figura de la Edad Media", dice a Verne por teléfono.

"Es una forma de llamar la atención", añade Arias. Y eso es precisamente lo que no le gusta a Carrera: "Cuando un grupo de turistas visita la Catedral de Salamanca se fija más en el astronauta que en la obra de arte que compone toda la fachada. Un astronauta choca con el respeto a la configuración original de la obra. Ahora es más famoso el astronauta que la fachada".

Arias asegura que este tipo de "firmas" del restaurador son relativamente recientes. Estima que empezaron a principios del siglo XX, aunque no lo sabe con certeza. Este tipo de intervenciones no tienen que ver con destrozos como el que una vecina de Rañadoiro (Asturias) acaba de infligir en tres tallas del siglo XV, pintándolas con colores chillones. El caso más famoso de este estilo es el Ecce Homo de Borja (Zaragoza). La inclusión de figuras modernas en obras antiguas son anacronismos polémicos, pero en cualquier caso son obras de arte de expertos.

Estas son otras intervenciones modernas de restauradores en obras antiguas.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne