Nos hemos ido de puente

  • Comentar
  • Imprimir
¡Sofá y manta!
¡Sofá y manta!.

Nos hemos ido de puente. Esto no significa que nos hayamos olvidado de La Matrioska, pero esta es una edición relajada de la newsletter, muy de manta y sofá. Tened piedad, que estamos en diciembre y el año nos pesa un poco. Así que los redactores de Verne os recomendamos algunas de las cosas que hemos estado viendo, leyendo y haciendo durante estos días de descanso.

La serie: 'The Marvelous Mrs. Maisel' (Jaime)

Midge Maisel es una joven ama de casa que acaba triunfando en los clubes de comedia del Nueva York de los años 50, casi por accidente y después de que se vaya al traste su matrimonio con un aspirante a cómico mediocre. Este es el punto de partida de The Marvelous Mrs. Maisel, cuya segunda temporada se estrenó en Amazon el 5 de diciembre.

Es una serie divertidísima, con diálogos acelerados y personajes que caen muy bien. Como el padre de Midge (Tony Shalhoub) y, sobre todo, su manager, interpretada por Alex Borstein, a quienes recordaréis por ser la voz de Lois Griffin en Padre de Familia. Aunque no habla así en esta serie. En la primera temporada salía además Lenny Bruce. Como personaje, claro, que el cómico murió en 1966.

Total, que está muy bien. Y es una forma de amortizar Amazon Prime, una vez todos hemos abandonado ya The Man in the High Castle. 

Rachel Brosnahan ganó un Globo de Oro y un Emmy por su interpretación de la señora Maisel

La otra serie: 'Insecure' (Anabel)

Mrs. Maisel está muy bien pero si quieres algo con capítulos más cortos, te recomiendo Insecure (en HBO). Esta serie es algo así como GIRLS pero con todos sus personajes afroamericanos, con más comedia y con más denuncia: se combinan las inseguridades y los vaivenes sentimentales de la prota, una casi treintañera trabajadora social de Los Ángeles, con temas de racismo o desigualdades sociales. Issa Rae, creadora, guionista y protagonista central de la serie es maravillosa. Y el vestuario de todos los personajes. Pero en concreto el suyo es muy, muy guay: después de ver la serie solo quería pensar en que necesitaba llevar todos esos estilismos (a pesar de que ni de coña me quedarían igual).

Igual están mirando un cuadro de los que recomendaba Héctor ('Insecure', HBO)

La exposición: Dorothea Tanning (Héctor)

"Mujeres artistas: no existe tal cosa (o persona). Es una contradicción en sus términos, al igual que hombre artista o elefante artista", decía la estadounidense Dorothea Tanning (1910-2012). Es considerada, muy a su pesar, una de las mujeres artistas más importantes y polifacéticas del siglo XX. El Museo Reina Sofía organiza una exposición que recorre las distintas etapas de su vida a través de habitaciones temáticas. Ella es surrealista y combativa y esta es la primera gran retrospectiva que se dedica a su obra en todo el mundo.

Si vas a pasar el puente por el sur de España, el Museo Carmen Thyssen de Málaga recopila algunas de las coloristas obras del pintor Henri Matisse (1869-1954). En concreto, aquellas que pertenecen al final de su carrera artística y que se recopilaron en su momento en un libro titulado Jazz.

Y la expo In Search of Beauty (En busca de la belleza) muestra en el Patio Herreriano de Valladolid el trabajo de Saul Leiter (1923-2013), uno de los pioneros de la fotografía a color. Además de imágenes de las calles de Nueva York que tomó con su Leica en los años 40 y 50, se pueden ver sus trabajos de encargo para revistas de esa época, como Elle, Esquire y Harper's Bazaar. Interesante comprobar el contraste entre la fotografía de moda de entonces y la de ahora.

Dotothea Tanning, 'Birthday' (detalle)

El juego: Dys4ia (Álvaro)

Tengo 37 añazos y acabo de descubrir la complejidad de los videojuegos. No es que tuviera ningún prejuicio hacia ellos. Sencillamente, había preferido dirigir mi atención hacia otros terrenos. Me pasa lo mismo con el cine: soy objeto de mofas constantes en las reuniones grupales por mi incapacidad de distinguir actores. Aunque tengan el parecido físico de Harrison Ford y Alfredo Landa. En fin, no es más que una cuestión de prioridades. La cuestión es que Marta Trivi ha comenzado a publicar artículos sobre videojuegos en Verne. Solo lleva dos artículos, pero han sido suficientes para decantar mis planes para el puente: voy a probar serious games. Como ella nos explicaba en su segundo artículo, son "juegos que no buscan entretener", sino que, en algunos casos, tienen un carácter social.

Marta hablaba, por ejemplo, de Dys4ia, un título que pretende reflejar cómo es el día a día de una mujer trans al iniciar un tratamiento de reemplazo hormonal. Es un videojuego de lo más cutrón (perdonad el adjetivo, ya os digo que no soy ningún especialista), pero tremendamente eficaz. Nada más probarlo, escribí un email a Marta para decirle que me había encantado. Y ella me respondió: “Apunta Papers, Please. Por lo que leo, Papers Please es un videojuego que se enfoca en la carga emocional que supone trabajar como inspector de aduanas en el ficticio estado comunista de Arstotzka, decidiendo quién entra o no en el país. Pues eso, que voy a ponerme a jugar. Confío en que me guste, aunque el fondo no sé si quiero que me guste demasiado. No vaya a acabar preguntándome a qué demonios he dedicado mis 37 años de vida.

Escena de 'Dys4ia'. "Me siento como una espía siempre que uso el baño de mujeres"

Las lecturas: La guatemalteca indocumentada que trabajaba para Trump (Mari Luz)

Está muy bien hacerse un viaje en el puente, pero también quedarse en casa poniéndose al día con lecturas atrasadas y libros a medias (el que acabaré estos días es El Nudo Materno, de Jane Lazarre), mientras suena la música. Igual es que soy vieja, pero cuatro días en Madrid sin trabajar me parecen EL PLAN. Una de las lecturas imprescindibles de estos días es la historia de Victorina Morales, quien cuenta para el New York Times cómo durante años se ha encargado de hacer la cama, planchar la ropa y limpiar el baño en el club de golf de Donald Trump, a pesar ser una migrante sin papeles que huyó de Guatemala hasta Estados Unidos. Igual que miles y miles de personas siguen haciendo actualmente, a pesar de las amenazas de Trump. Aquí puedes leer la historia original en inglés y aquí traducida al castellano.

Y te dejo una recomendación de banda sonora: la música de los sevillanos Terry vs. Tori. Solo te queda taparte con la manta, y a descansar.

El paseo: Irse de puente, literal (Pablo)

Es muy normal escuchar en estas fechas a gente que dice que “se va de puente”, pero esa gente, por lo general, es una mentirosa: si les preguntas, te dirán que se van al pueblo, a la playa… Pero nunca a un puente. Así que, ¡aprovechemos y vayámonos de puentes, literal!

Al mando de las obras de uno de los puentes más famosos del mundo, el puente de Brooklyn, estuvo una mujer: Emily Warren Roebling tuvo que asumir buena parte de las responsabilidades de la construcción del puente después de que su marido Washington Roebling, principal jefe de la obra, cayera enfermo. Ella fue la primera persona en cruzar el puente.

Si, por lo que sea, Brooklyn te pilla un poco mal para ir, en España hay decenas de puentes preciosos, pero pocos de los que aparecen en las listas de los más icónicos están construidos por mujeres. Una buena opción puede ser un paseo por Madrid Río y sus muchos puentes: aunque la mayoría están construidos por hombres, los puentes de cáscara (los que tienen una cubierta de hormigón con dibujos en su interior), y buena parte del recorrido de Madrid Río son obra del estudio holandés West8, en cuyo equipo trabajaron arquitectas e ingenieras como Eva Recio, Luna Solas o Claudia Wolsfeld. Esta última, además, también ha participado en otro proyecto ideal para irse de puente: el parque de los 10.000 puentes en China.

El jardín de los 10.000 puentes de China. West8
Puentes de cáscara de Madrid Rio. West8

Esta edición de La Matяioska ha sido elaborada por el equipo de Verne: Jaime Rubio (@JaimeRubio), Anabel Bueno (@aibueno), Héctor Llanos (@HLMartinez2010), Álvaro Llorca (@alvaro_llorca), Mari Luz Peinado (@mluzpeinado) y Pablo Cantó (@Pablonnegut).

*************

Al igual que las muñecas rusas esconden otras muñecas dentro, nuestra newsletter lleva en su interior historias de mujeres reales y diversas, debates, actividades y recomendaciones de lectura. La Matяioska es la newsletter quincenal de Verne en la que compartimos contigo temas sobre feminismo y mujer.

Si quieres suscribirte La Matяioska, puedes hacerlo a través de este enlace. Si prefieres cambiar tus suscripciones a las newsletters de EL PAÍS, puedes hacerlo desde aquí. Si nos quieres contar algo, decirnos qué te ha parecido nuestra carta o hacernos una sugerencia, escríbenos a lamatrioska@verne.es. Y si quieres llamarnos feminazis, pincha aquí.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne