Estos vídeos destruyendo cosas no son solo virales, son parte de un proyecto artístico

En 'Destruction Diaries' el artista noruego Jan Hakon Erichsen acaba cada día con objetos diferentes

  • Comentar
  • Imprimir

Hace ya tiempo que los miles de videos que hay en Internet de objetos destruyéndose nos demostró que sentíamos placer en algo que ni siquiera sospechábamos. Pero más allá del gustirrín, destrozar cosas también puede llegar a ser una manera de producir arte. Esto es lo que hace el artista noruego Jan Hakon Erichsen con su Destruction Diaries, un proyecto en el que cada día sube a sus redes videos cortos en los que demuestra que las posibilidades de acabar con algo son (casi) infinitas.

Aunque actualmente acumula más de medio millón de seguidores en Instagram y 52k en Twitter, el artista no tenía grandes aspiraciones cuando empezó a destrozar distintos objetos. “Comencé este proyecto como una manera de relajarme. Había estado mucho tiempo trabajando en una exposición y solo quería hacer algo para mi propia diversión”, explica Hakon a Verne por correo electrónico.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Jan Hakon Erichsen (@janerichsen) el

Desde que en 2017 compartió su primer vídeo con sus entonces poco más de 100 seguidores en Instagram, Hakon ha ido acumulando un gran número de visitas que han hecho que Destruction Diaries se convierta en su proyecto artístico principal. “La respuesta de la gente es normalmente muy positiva. A veces alguno de ellos se preguntan si estoy loco, pero creo que eso también es divertido”, dice. 

En su estudio de Oslo, el artista crea grandes estructuras de las que se vale para acabar con el objeto de turno que tenga en mente. Pese a que a que éstas parezcan obra del programa Bricomanía, es el propio artista quien las fabrica en su casa reutilizando los mismos materiales una y otra vez: “En armar todo puedo tardar entre diez minutos o alargarse incluso medio día”.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Jan Hakon Erichsen (@janerichsen) el

Todo esto forma parte, según explica él mismo, de una performance que busca fusionar lo más tradicional de este género artístico con la actualidad de los vídeos virales. Para llevarlo a cabo, en muchas de sus máquinas de destruir se vale de objetos como sierras, cuchillas e incluso hachas. Pese a que pueda parecer peligroso, los accidentes de Hakon han quedado reducidos a simples moratones y rasguños.

El único objeto que casi logra resistir a sus artilugios de destrucción fue los fideos ramen. Tal y como cuenta Hakon, su inesperada dureza hizo que “simplemente no se comportaran como yo quería”. El artista aún así no está dispuesto a que nada se le resista y planea continuar a largo plazo con su Destruction Series: “Probablemente tendré que llevar este proyecto al mundo de las galerías en algún momento, pero espero evitarlo el mayor tiempo que sea posible”, comenta.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne