El machismo que no vemos en México pero que siempre ha estado ahí

"Y para hablar del aborto hemos invitado a este grupo de hombres blancos heterosexuales que nos darán su opinión"

  • Comentar
  • Imprimir
Portada del libro 'No son micro. Machismos cotidianos' de Claudia de la Garza y Eréndira Derbez. Cortesía de Penguin Ramdon House.
Portada del libro 'No son micro. Machismos cotidianos' de Claudia de la Garza y Eréndira Derbez. Cortesía de Penguin Ramdon House.

Hace 30 años, el psicoterapueta argentino Luis Bonin acuñó por primera vez el término micromachismos. El concepto habla de comportamientos masculinos que menosprecian a las mujeres y las violentan de un modo pasivo. Los define como “pequeñas tiranías o violencias de baja intensidad realizadas por varones, a través de las cuales buscan dominar a su pareja”. Pero estos comportamientos machistas no son pequeños, ni pasivos y tampoco se reducen al ámbito de la pareja.

“En México hemos asumido el machismo y se ve como si fuera algo normal”, dice a Verne Eréndira Derbez (Ciudad de México, 1991), ilustradora y autora junto con Claudia de la Garza (1980) del libroNo son micro. Machismos cotidianos (Grijalbo, 2020). “Fue un trabajo de introspección de las dos. De analizar el día al día y darnos cuenta de que eso que nos dio tanta ansiedad y tanto estrés se trata de violencia y que no debemos normalizar”, comenta en entrevista.

Se trata de una serie de comportamientos que pueden ser vistos con naturalidad, aunque en realidad son agresiones. Por ejemplo, que se piense que una mujer deba pedir siempre ensalada y no un plato de carne en un restaurante, "porque las mujeres siempre están a dieta". O pensar que la forma en que se viste una mujer justifica un acoso. “Aunque estemos muriendo de calor, nos ponemos un suéter. De repente te puedes dar cuenta de que lo estás haciendo para evitar violencia hacia tu persona aunque nosotras no seamos las responsables, ya lo tenemos naturalizado”, comenta Derbez, quien cree que una de las formas más aceptadas de machismo es el acoso en el espacio público, en especial el verbal.

Ilustración de Eréndira Derbez. Cortesía de Penguin Random House.

Y no se trata de micromachismos, como se les ha acuñado por tres décadas. De acuerdo con el INEGI, el 66% de las mujeres ha sufrido algún tipo de agresión, que va desde un piropo en la calle, hasta una violación. “También es muy común que en las mesas de expertos de los medios de comunicación solo hay hombres”, refiere Derbez. “O que a las universitarias que quieren opinar algo se les interrumpa o que a las madres solteras se les critique y ridiculice”, comenta la también historiadora del arte.

La publicación de este ejemplar coincide con que 2019 fue el año más violento para las mujeres y poco antes del paro convocado para este 9 de marzo, un día después del Día Internacional de la mujer. “Si algunas empresas se unen al paro, es bueno que vayan revisando las condiciones laborales o de otro modo no servirá para nada”, dice la ilustradora.

Ilustración de Eréndira Derbez. Cortesía de Penguin Random House.

Aunque fue un libro pensado y dirigido a mujeres adultas, Derbez cree que los hombres también pueden encontrar utilidad en la lectura de estos comportamientos machistas. “Muchos creen que si nunca le han pegado a una mujer no son machistas", quien considera que deben de dejarse de lado estos comportamientos aprendidos.“Quien lo lea, puede verse reflejado en la violencia que perpetua o que ejerce y que sin duda lastiman”, concluye.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Entra en El País para participar

Lo más visto en Verne