¿Es malo tragarse los chicles como lo hace el Secretario de prensa de Trump?

"Sale por donde todo sale, pero puede causar problemas digestivos. Hasta obstrucciones según la cantidad"

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
EFE

El nuevo Secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, protagonizó uno de los primeros memes de la administración de Donald Trump. Esto pasó después de que la consejera del presidente Kellyanne Conway llamara a sus cifras sobre la audiencia en la toma de posesión de Trump como hechos alternativos. En menos de una semana, los tuiteros han encontrado nuevo material para sus bromas. Descubrieron un artículo del Washington Post de agosto de 2016, en el que el empleado del entonces candidato contó al diario que consume dos paquetes y medio de goma de mascar antes del mediodía y que no solo mastica los chicles, los traga.

Spicer se traga los chicles. Pence le dice a su esposa 'madre'. Trump plagió un pastel. De los productores de 'Parks & Recreation' y 'The Office'

Spicer: "Que dijo ¿qué?"/ Asesor: "Que cuatro millones votaron ilegalmente"./ Spicer: "¿Qué más?"/Asesor: "Que tuvo la mayor audiencia en una investidura"./Spicer: "Uf, traeme mis chicles".

Estoy casi segura que comer, no masticar, comer dos paquetes de chicles al día no tiene efectos positivos en tu carácter.

Qué mal que Trump eliminará fondos para la ciencia porque tengo mucha curiosidad en saber de los efectos del chicle en los adentros de Spicer.

Sean Spicer se traga dos y medio paquetes de chicle de canela al día y eso no es un hecho alternativo.

Este dato se ha publicado en numerosos medios estadounidenses como la revista New York, Hollywood Reporter, Vice y Mashable. En el artículo original del Washington Post, Spicer asegura que su doctor no está en contra de la práctica. Pero Luis Esteban Hernández, médico de base en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), dice que no es lo más recomendable. “Comer chicle es igual de malo que cualquier cosa que no se digiere”, comenta a Verne vía correo electrónico. “Sale por donde todo sale, pero puede causar problemas digestivos. Hasta obstrucciones según la cantidad”.

El chicle más común está hecho con ingredientes como resina, glicerina y cera, por lo que no puede digerirse. Por esa razón existen dos grandes mitos sobre lo que sucede cuando acaba en el estómago: que puede permanecer en el estómago durante siete años o que se puede enredado en los intestinos. Ninguno de esto es cierto, según un artículo de la Ohio State University. “Hay cosas más duras que el chicle que pasan por el sistema digestivo sin problema en un par de días, solo pregúntenle a cualquier padre cuyo pequeño se ha tragado algún centavo”, explica el profesor de medicina de esa universidad Adam Brandeberry.

Eso no significa que la práctica esté libre de riesgos. El médico advierte que: “Si tragas algo que es demasiado grande para pasar por ciertos canales en tus tripas, puedes ocasionar una obstrucción intestinal. Así que si comes mucho chicle en un periodo corto puede afectar tu sistema digestivo”. Hernández concuerda con esto. “Pero se tienen que considerar varias cosas: el tránsito intestinal, la cantidad que comiste y la velocidad de vaciamiento. Eso depende de cada individuo”, comenta.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne