Reino Unido se vuelve loco con Cameron y #lodelcerdo

El 'Daily Mail' ha recogido un rumor sin fuentes y sin pruebas según el cual el primer ministro británico, David Cameron, hizo algo muy feo

Más de 130.000 tuits han comentado el asunto con el hashtag #piggate

  • Comentar
  • Imprimir

En las redes sociales británicas sólo se habla del #piggate, un escándalo que destapaba el diario británico Daily Mail anoche y que es su tema de portada de hoy.

El diario recoge extractos de una biografía del primer ministro británico, David Cameron, firmada por Lord Ashcroft e Isabel Oakeshott. Lo que más ha llamado la atención es el capítulo dedicado a sus años de estudiante en la Universidad de Oxford. Según el libro, Cameron era miembro del Flam Club, un grupo que además de experimentar con cannabis, se especializaba en “rituales extraños y excesos sexuales”. Durante su rito de iniciación, Cameron, abrimos comillas y traducimos literalmente, “puso una parte privada de su anatomía en la boca de un cerdo muerto”.

Los autores explican que cuando su fuente, un diputado, les explicó esta anécdota, se la tomaron a broma. Pero el congresista insistió en dos ocasiones más en que era cierto, dando más detalles y apuntando que existe una fotografía a la que los autores no tuvieron acceso y que está en posesión de alguien cuyo nombre se desconoce.

Es decir, la historia tiene una sola fuente sin nombre que se apoya en una foto que no ha visto nadie. Es más, Lord Ashcroft no se lleva particularmente bien con Cameron. Según el Telegraph, este político y hombre de negocios esperaba que Cameron le ofreciera en 2010 un cargo político importante, cosa que no ocurrió. No es extraño que el titular del Daily Mail comience con la palabra Revenge! ("venganza").

Pero la historia es tan escabrosa, delirante y, admitámoslo, divertida que Twitter lleva desde anoche lleno de bromas al respecto. Desde entonces se han publicado más de 130.000 tuits con el hashtag #piggate (el escándalo del cerdo). Con ejemplos como estos:

“Lo saben”.

“‘¡Por Dios, suelta a ese pobre animal ahora mismo, Cameron!”

“Mis deseos son… poco convencionales”. “Muéstramelos”.

“¿Deberíamos besarnos para romper la tensión?”

Finalmente puedo usar esta característica. Se refiere a "report for spam". Spam es un tipo de carne de cerdo enlatada.

Rueda de prensa. Cameron: ¿Alguien tiene alguna pregunta? *Todo el mundo levanta la mano*. Cameron: ¿Alguna que no sea sobre el cerdo? *Todo el mundo baja la mano*.

“Veo estos tuits sobre David Cameron y yo… Simplemente…”

Y a Cameron lo llaman Hameron. (Ham significa jamón).

Incluso los políticos han entrado al trapo. Tim Farron, líder de los Lib Dems, la quinta fuerza del parlamento británico, ha tuiteado que “nunca he estado más contento de ser vegetariano”, mientras que Natalie Bennet, líder del partido ecologista, escribió que había estado preparando una conferencia. “No me he distraído. En absoluto”.

Por supuesto, alguien le ha abierto una cuenta parodia al cerdo.

"David Cameron, fue una cosa de una sola noche. Deja de enviarme mensajes".

El episodio me ha dejado mal sabor de boca.

Un momento, esto me recuerda a 'Black Mirror'

La historia reúne muchos puntos en común con el primer episodio de la serie británica Black Mirror. En este capítulo, estrenado en 2011, secuestran a la princesa del país. El rescate exige que el primer ministro mantenga relaciones sexuales con un cerdo en televisión. El episodio muestra las dudas iniciales, las bromas en Twitter y un chocante final en el que no entraremos para evitar spoilers.

Debido a los paralelismos, Charlie Brooker, el creador de la serie, ha tenido que desmentir en Twitter que hubiera oído hablar del rumor: “Sólo para aclararlo: no, nunca había oído nada sobre Cameron y un cerdo cuando me inventé esta historia. Así que esto me sorprende”.

Mierda. Resulta que Black Mirror es un documental.

Esto no se puede ni desmentir

La historia tiene un antecedente americano que recoge Hunter S. Thompson en su libro sobre la campaña de las elecciones presidenciales estadounidenses de 1972, como apuntaba esta mañana en Twitter el politólogo estadounidense Jeffrey Lewis. El periodista explica una antigua historia de Lyndon B. Johnson que probablemente también es falsa: Johnson pasaba apuros en unas primarias y le sugirió a su jefe de campaña que propagara el rumor de que su rival mantenía relaciones con animales de granja.

-Dios, no hay forma de que podamos llamarle follacerdos -protestó el responsable de la campaña-. Nadie va a creer algo así.

-Lo sé -contestó Johnson-. Pero hagamos que el hijo de perra tenga que negarlo.

Y en esa tesitura se encuentra ahora el primer ministro británico. No puede ni siquiera negar la historia, porque supondría darle credibilidad y aún más presencia en los medios. Pero como Cameron no lo niega, se enfrenta a titulares como este del Independent: “Downing Street se mantiene en silencio ante las alegaciones de que David Cameron puso sus genitales en la boca de un cerdo muerto mientras estaba en la Universidad de Oxford”.

Un grandísimo titular del Independent

En definitiva, se trata de una historia publicada por alguien que tiene rencor hacia su protagonista, sin fuentes, sin pruebas, que recuerda a una serie de televisión, que tiene puntos en común con una anécdota política estadounidense y que no se puede desmentir sin hacer el ridículo. Menos mal que casi todo el mundo se la está tomando a broma.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne