La carta viral sobre la odisea de poner una denuncia por acoso en México

Una universitaria relató en Facebook su experiencia al denunciar una agresión sexual ante las autoridades

  • Comentar
  • Imprimir
Agencia del Ministerio Público Especializada en Delitos Sexuales FDS-6, tomada de Google Street View.
Agencia del Ministerio Público Especializada en Delitos Sexuales FDS-6, tomada de Google Street View.

Nayeli Palacios hacía un viaje rutinario el 18 de mayo en la Línea 3 (Universidad-Indios Verdes) del metro de la Ciudad México. Bajó en la estación Centro Médico para trasbordar a la Línea 9 (Observatorio-Pantitlán). Al subir las escaleras hacia la conexión, percibió el flash de una cámara detrás de ella. Al voltear se percató de que un hombre tomaba fotografías por debajo de su falda con su celular. “¿Me estás grabando?”, le preguntó. No hubo respuesta.

El hombre subió rápidamente las escaleras, pero ella lo tomó del brazo y a pesar de los jaloneos, no lo soltó. Lo llevó hasta una de las áreas de torniquetes donde había un policía, a quien le contó lo que había sucedido. Después de escucharla, el policía le preguntó si quería proceder legalmente. “Él fue el único que me explicó el protocolo y me dijo que siguiera adelante con la denuncia, todos los demás policías intentaron convencerme que desistiera de hacerla”, comenta Palacios a Verne vía telefónica.

Palacios decidió seguir el consejo del primer policía y acudió a la Agencia del Ministerio Público Especializada en Delitos Sexuales FDS-6 en el centro de la Ciudad de México para levantar una denuncia por acoso sexual. Escribió sobre su experiencia en la fiscalía en Facebook el 22 de mayo y en seis días la publicación se ha compartido más de 4.900 veces. A continuación reproducimos el texto con permiso de la joven. Omitimos el nombre de su presunto agresor ya que este caso continúa bajo investigación.

El miércoles pasé la noche en la fiscalía

Nayeli Palacios

El miércoles pasé la noche en la Fiscalía de Atención a los Delitos Sexuales porque un tipo me grabó bajo la falda, lo atrapé y me lo llevé jalando hasta los torniquetes, no había policía y tuve que llevarlo a los otros torniquetes.

La detención se hizo a las 8:45 pm y salí de la fiscalía a las 2:30 am. Afortunadamente soy una loba y la manada estaba afuera esperándome, y las que no estaban afuera estaban bien atentas al Whatsapp.

Con una declaración muy mal redactada, sueño infinito, hambre y hartazgo; empiezo un proceso que puede darle a O**** L**** de 24 años de edad, una sentencia de tres años de prisión (pena máxima).

Una compa me decía: "Deberías redactar algo para contarles a las morras el proceso porque por lo general nadie denuncia".

Entonces les tengo este textito con el que inauguro la nueva perfila feminazi:

Morras:

En caso de acoso, abuso sexual o violación, recomiendo abrir su mochila y sacar el arma de fuego que consiguieron previamente, disparar en la cara del acosador, abusador o violador y volarle los cesos.

O bien, si lo prefieren:

Atrapen al sujeto y pidan apoyo policial; lxs policías tratarán por más de treinta minutos de convencerte de que desistas del proceso legal, te dirán que vas a tardar más de doce horas en levantar la denuncia y bla, bla, bla; eso no es cierto, sí es tardado, pero si tomamos en cuenta que defendiéndonos defendemos a todas, vale la pena seguir con el proceso.

En la fiscalía también van a tratar de hacerte desistir, pero tú resiste.

Darás tu declaración y probablemente va a quedar muy mal redactada, de todos modos continúa; después vas a pasar con un Policía de Investigación, vas a volver a declarar, él se va a sorprender de que tú hayas podido detener por tu cuenta al sujeto, evitar que borre la evidencia, intimidarlo y dejarlo totalmente aterrado, sin la ayuda de ningún hombre, de todos modos sigue con el proceso.

Vas a pasar con una perita en psicología, ella también tratará de hacerte desistir, te va a decir que si quieres seguir te hará una entrevista de cuatro horas para continuar. Es mentira, la entrevista tarda cerca de veinte o treinta minutos, la entrevista es totalmente pendeja, invasiva y misógina, te preguntan sobre tu vida y parejas sexuales, es súper incómodo e imposible entender porqué debes hablar de tu vida sexual para denunciar violencia sexual, aún así, sigue.

Después vas a pasar con la médica, ella también tratará de convencerte de que desistas, para ello te dirá que, en caso de que desees seguir, te hará una revisión en la que debes desnudarte, tampoco es cierto. Sólo te pide ver tus piernas y abdomen para revisar la posible existencia de moretones producto del acoso/abuso (en caso de violación sí hay un tratamiento médico que se supone más especializado).

Vas firmar algunos documentos. Tú tendrás acceso al nombre de tu agresor y a su edad, él no tendrá acceso a tus datos. A lo largo del proceso te mantendrán alejada de él para "evitar que te intimide", recomiendo que si intenta intimidarte (como intentó O**** L**** conmigo), lo veas burlona, de todos modos el detenido es él.

La denuncia (querella) terminará puesta, tú te vas a poder ir y el sujeto quedará preso 24 horas, tú debes ir al Centro de Atención Psicológica a Víctimas de Violencia Sexual, cerca de metro División del Norte, para recibir atención médica, psicológica y jurídica; debes hacerlo para que el proceso legal empiece; tienes 5 días hábiles para ir ahí, seguro ya estarás bien cansada, pero de todos modos hazlo.

Después recibe abracitos de tu manada y vayan riendo porque cada vez que denuncias o revientas la cara de un agresor sexual, estás defendiendo a un montón de mujeres más.

Un representante de la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México confirmó a Verne que existe un proceso abierto del caso que describe Palacios en su publicación. Aclaró que no es posible determinar la sentencia que podría recibir el presunto agresor en esta etapa del proceso. Añadió que no es posible confirmar o negar que los servidores públicos que atendieron a Palacios hayan intentado disuadirla de seguir con la denuncia, pero admite que este proceso generalmente lleva muchas horas.

La estudiante de Creación Literaria ya había sido víctima de acoso en el metro, comenta. “Hace una semana, un sujeto me levantó la falda y me pellizcó la pompi. Lo golpeé con mi cuaderno y lo grabé con mi celular, él decía que no había hecho nada y la gente solo se quedaba mirando”, dice. “Por eso decidí que la próxima vez que fuera agredida iba a denunciar”.

Palacios asegura que algunos usuarios en Facebook han alabado su reacción sobre la de una chica (que aún no se ha identificado) que también publicó su experiencia de acoso en el metro. En su caso, ella golpeó a su supuesto agresor y grabó un video en el que se le ve ensangrentado a los pies de unas escaleras de la estación Pino Suárez. “Defiendo el derecho a defenderse de cualquier modo de las agresiones sexuales y no tengo nada en contra de reaccionar de esa forma”, dice Palacios.

Ella decidió llevar su caso a la fiscalía, explica, para ejercer presión sobre los agresores y las autoridades. “El sistema legal es bastante deficiente, ejemplo de eso es que nos pregunten sobre nuestra vida sexual para llegar a una conclusión sobre una agresión contra nosotras”, comenta. “Si no presionamos para que los agresores sufran las consecuencias de sus actos, no estamos contribuyendo a que se detenga la violencia sexual hacia las mujeres. Por eso me parece importante denunciar”.

Palacios está en espera de un citatorio para acudir a la audiencia en la que deberá ratificar su denuncia y se presentarán pruebas. En la fiscalía le advirtieron que el proceso podría tardar hasta un año en concluir. “Creo que juegan un poco a cansarte, para que desistas, pero yo seguiré con el proceso así tarde un año”, dice.

En México, alrededor del 90% de los delitos sexuales no se denuncian, según la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2015 del INEGI (en la reporte se sumaron los incidentes de delitos sexuales con los de secuestro). Las principales causas por la gente no denuncia, según la encuesta, es porque lo consideran una pérdida de tiempo o le tienen desconfianza a las autoridades.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne