Un científico vasco pide matrimonio a su novia en un artículo sobre mejillones

El biólogo David Tamayo sorprendió a su pareja incluyendo la pregunta en una revista científica

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
Los mejillones, los protagonistas secundarios de esta historia
Los mejillones, los protagonistas secundarios de esta historia.

Cuando uno quiere pedir matrimonio a su pareja suele tirar de imaginación. Algunos lo hacen en lugares espectaculares, otros en público mientras están de servicio y hay quien se declara en un artículo científico sobre mejillones. Es el caso del biólogo vasco David Tamayo, que incluyó su petición en los agradecimientos de una publicación que realizó para la revista Marine Biology -especializada en investigaciones del ecosistema marino-.

Los dos protagonistas de la boda -que se celebrará en el País Vasco en junio de 2017- son investigadores. Por esta razón, explica David a Verne por teléfono, creyó que esta fórmula podía sorprender e ilusionar a la que es su novia desde hace más de 10 años, Carolina Muguruza: "En el ámbito en el que nos movemos, los artículos científicos representan la máxima expresión de nuestro trabajo, así que tenía sentido hacerlo así. Pensé que podía ser original y curioso".

La hermana del novio, Ana Tamayo, ha sido quien ha compartido una captura del texto en Twitter y ha avanzado la respuesta de la novia: "Ella dijo que sí y es mi cuñada", señalaba. El tuit, publicado en la mañana del martes 5 de julio, ha recibido en pocas horas cientos de retuits. "Nadie estaba al tanto de sus intenciones", cuenta la hermana del novio a Verne, "y esa misma imagen es la que toda la familia recibimos por WhatsApp una vez que David se lo pidió a Carolina en persona".

David, que estudió biología y está especializado en fisiología energética de moluscos bivalvos, entregó el artículo -basado en su tesis doctoral- en septiembre, pero no fue publicado hasta el pasado mes de junio. El joven, de 33 años, esperó hasta la última corrección para lanzar la propuesta a los responsables de la revista:  "Tenía miedo de que estropease el rigor de la publicación, así que no dije nada hasta el último minuto. Me puse tan nervioso pensando en la respuesta, que realmente me di cuenta de que era algo que tenía que hacer. Adjunté una nota en la que les explicaba que entendía perfectamente si no lo consideraban adecuado, pero que si la incluían iba a significar todo para mí". No se opusieron, así que al final de su texto, en el capítulo de agradecimientos puede leerse el siguiente mensaje en inglés:

(...) Por último, D. Tamayo quiere agradecer, en particular, el apoyo incalculable recibido de  C. Muguruza durante todos estos años ¿Te quieres casar conmigo?"

Además de la sorpresa de verse mencionada en el artículo, Carolina también recibió un anillo: "Estábamos en casa y en cuanto vi que lo habían publicado le pedí, por favor, si podía descargarse el artículo en el ordenador, porque no quería que nadie se adelantase y lo leyese antes que ella", recuerda. Como excusa para que fuese directa al apartado de los agradecimientos se inventó que habían cometido una errata y "cuando llegó a la frase en cuestión, ya estaba arrodillado junto a ella con el anillo en la mano".

La joven, que es farmacóloga, terminará en diciembre su beca postdoctoral en la Universidad del País Vasco así que ahora, bromea David, la pelota está en su tejado: "Pronto terminará su proyecto y posiblemente redacte sus propios artículos, así que sus compañeros ya le están pidiendo que responda con algo similar".

Antes de volver a Getxo donde ahora reside, la pareja había pasado dos años separada. "Nos fuimos los dos a Francia con una beca postdoctoral, pero estábamos en lugares distintos", recuerda David, "yo ahora estoy en el paro y no estaba seguro de cuándo iba a volver a publicar, así que tenía que aprovechar el momento".

David no tiene perfil en Twitter ni en Facebook -"solo utilizo ResearchGate, un red social para compartir contenido científico"- , pero no le ha molestado la repercusión que está teniendo su idea en las redes sociales. "Creo que lo que más gracia le hace a la gente es que esté relacionado con mejillones, porque siempre que explico que me dedico a estudiar el crecimiento de los mejillones la gente se ríe". 

En 2013 una propuesta similar se hizo viral a través de Reddit. Entonces fue Brendan McMonigalun, un físico australiano, quien se lo pidió a su novia de esta forma y ella compartió después la historia en internet.

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verne!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne