Los chiles de La Costeña: cómo una foto viral dañó a una empresa de 93 años

Dos empleados se tomaron un selfi en el que aparentan orinar sobre chiles en la línea de producción. Las autoridades no encontraron ningún contaminante en el producto

  • Comentar
  • Imprimir

El chile enlatado es uno de los productos principales de La Costeña, empresa mexicana de salsas y conservas, fundada en 1923. La demanda de este producto aumenta entre junio y septiembre por lo que la compañía contrata aproximadamente a 300 trabajadores temporales extra para trabajar en el proceso de enlatado, según explicaron sus directivos en una conferencia de prensa el pasado 26 de julio. Dos de estos empleados se tomaron una selfi dentro de su planta en Ecatepec (Estado de México), que se convirtió en un dolor de cabeza para la compañía desde principios de julio. En la imagen, la cual fue compartida miles de veces en redes sociales en una semana, se aprecia a uno de los empleados con los pantalones abajo. Las personas que vieron y compartieron la foto, incluidos algunos medios, asumieron que el empleado estaba orinando sobre los chiles, lo que ocasionó una crisis para La Costeña.

La fotografía fue publicada el 2 de julio en la cuenta de uno de los empleados que aparece en la imagen, según informó La Costeña en su conferencia de prensa la semana pasada. La fecha de cuando fue tomada se desconoce. La cuenta en Twitter Denuncia Ecatepec, que reporta delitos o extravíos de ese municipio del Estado de México, tuiteó un pantallazo de la publicación original de Facebook el 14 de julio, mencionando a la cuenta oficial de la compañía.

A partir de esa fecha, la imagen comenzó a compartirse en redes sociales y a inspirar bromas sobre la posibilidad de que los chiles de La Costeña estuvieran contaminados.

El 22 de julio, La Costeña publicó un comunicado en sus cuentas de Twitter y Facebook. En este, la compañía ofrece disculpas por la fotografía y asegura que en ningún momento sus niveles de higiene y calidad de sus productos han sido comprometidos. A partir del 23 de julio, La Costeña comenzó a estar entre los 40 primeros trending topics en México hasta el 26 de julio, según datos de Trendilandia. Las búsquedas sobre la compañía en Google también aumentaron a finales de ese mes, como muestra esta gráfica. El término con mayor aumento de volumen de búsqueda fue “La Costeña escándalo”.

Tres días después de que la compañía lanzara su comunicado, la Comisión para la Prevención de Riesgos Sanitarios del Estado de México (Coprisem), anunció en una conferencia de prensa que realizaría inspecciones en la planta de Ecatepec. También informó de que revisaría 12.264 latas de chiles correspondientes a la parte de la línea de producción donde laboraban los empleados. Si la autoridad de salubridad descubre que el alimento ha sido contaminado, la multa podría ser de hasta un millón pesos, informaron los representantes de Coprisem en la conferencia.

Esta autoridad informó a Verne el pasado 10 de agosto que no encontró rastros de orina u otro contaminante en los latas inspeccionadas y que La Costeña podrá recuperar el lote que retiró Coprisem para las pruebas. Dos semanas antes, un representante de esta oficina dijo que la inspección había sido realizadas ante la creciente preocupación del público por la fotografía. Coprisem tomó medidas similares en noviembre de 2015 cuando un cliente de McDonald’s denunció ante la oficina y publicó en redes sociales la fotografía que supuestamente mostraba restos de rata en su hamburguesa. La Coprisem suspendió la sucursal de McDonald’s en Estado de México donde supuestamente había ocurrido la anomalía. Unas semanas después, la oficina anunció que la rata había sido plantada.

En un esfuerzo por aclarar el caso definitivamente, dos directivos de La Costeña dieron una conferencia de prensa el 26 de julio para explicar que sus inspectores no habían encontrado ningún indicio de contaminación en los chiles. También indicaron que por la altura de la banda transportadora por donde pasan los chiles en la planta, resultaba imposible que un empleado pudiera orinar sobre ella. Explicaron que los empleados responsables habían sido despedidos el 4 de julio, dos días después de la publicación de la fotografía. La razón del despido, dijeron, fue el uso de un celular dentro de la planta, que está prohibido por cuestiones de seguridad. “Este penoso incidente para nosotros quedó atrás. Esta es la última comunicación oficial que haremos al respecto”, dijo una de las representantes de la empresa durante la conferencia.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne