Oído en un concierto de Taburete, el grupo de Willy Bárcenas

El nombre completo de Willy es Guillermo Bárcenas y sí, es el hijo del extesorero del Partido Popular

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo
Taburete en el festival Arenal Sound. En la imagen, Willy Bárcenas
Taburete en el festival Arenal Sound. En la imagen, Willy Bárcenas.

Oír, en un concierto de Taburete, se oye mucho. En su actuación de este miércoles en Santander, por ejemplo, más de 1.000 personas corearon sus letras junto a Willy, vocalista del grupo. Desde México DF a Caminito a Motel, pasando por Walter Palmeras, Amos del piano bar y En el mar ya no hay sirenas. El nombre completo de Willy es Guillermo Bárcenas. Sí, el hijo del extesorero del Partido Popular. Pero ahora se le conoce también por su música. Para muchos de sus seguidores -jóvenes y millennials, la mayoría- es parte de la banda sonora de sus vidas. Esto es lo que le oye decir al público en el concierto.

- “Yo los conocí de Erasmus, tía. Caminito a Motel fue la música de mi año de intercambio”.

- “¿En serio? A mí me los enseñó mi hermana que estuvo en un concierto de ellos en Madrid, y me encantó”.

- “Yo los conocí por una amiga mía”.

- “¿Y ella no ha venido?”.

- “No. Se ha quedado sin entradas. Les ha hablado también por las redes sociales pero le han dicho que no quedaba nada. Y le decían doña”, dice entre risas.

- “¡Sí! Entre ellos se hablan siempre de don y de usted”.

 

Así conversaban tres mujeres de 23 años. Mientras, a sus espaldas, un grupo de niños de 16 años se abrazaban y gritaban, a veces al mismo tiempo. Todos tienen algo en común: vienen a disfrutar de un nuevo taburetazo, como llaman a los conciertos del grupo.

- “La primera vez que los escuché fue en un vídeo de Facebook cantando en un bar”.

- “¿Qué vídeo… el de colocón, colocón?”.

- “Sí, sí, ese”.

- “¡Me encanta! Lo estoy quemando en Youtube, siempre me lo pongo en casa”.

- “Yo también. ¡Y hoy es el primer concierto al que voy de ellos, tía!”.

 

- “¿Hacemos como que nos encontramos con ella y así la saludamos?”, proponía un chico a otro mientras chorreaba Coca-Cola y hormonas.

- “¡Mira! Está ahí también María Pombo [modelo y blogger]”.

 

Los menores de edad tenían que ir acompañados por sus padres. Así, en la barra del bar y los laterales de la sala, se podían ver grupos de padres y madres, algunos más animados que otros. Aunque al final, como toda la sala, también ellos acabaron cantando alguna canción antes de salir.

- “Yo he venido con mis tres hijos de 16, 13 y 10 años. Esta es la primera vez que los dos pequeños van a un concierto”.

- “Yo vengo también con los míos. Este es el segundo al que vamos de Taburete”.

- “¿Pero tú conoces al grupo?”.

- “Sí, ¡me sé algunas canciones incluso!”.

 

Y es que el grupo de música Taburete, tal vez, todavía no sea muy conocido. Aunque el fenómeno de esta banda cada vez se extiende más por la geografía española y en sus conciertos se ha colgado varias veces el mismo cartel: “No quedan entradas para hoy”. En Santander, por ejemplo, se vendieron las 1.100 disponibles y en la reventa se han pagado hasta 35 euros (su precio era de 12).

- “Vamos rápido al baño que va a empezar”, se dicen dos amigas a la carrera, aunque se vuelven a mitad de camino porque ven salir a Willy.

- “Qué guapo es…”, confiesan las fans.

- “Me voy a casar con él. Es mi futuro marido, lo que pasa que todavía no lo sabe”, asegura otra chica entre risas.

 

Durante el concierto, el público se lo ha pasado bien. Ha disfrutado de los éxitos de su primer disco y de nuevas canciones del segundo, que se lanzará en septiembre.

- “¡Uh, uh, uh, uh!”, gritaban en la sala Escenario Santander mientras tocaban las palmas emulando a la afición de Islandia en la Eurocopa.

- “¿Vendrá Luis [Bárcenas]?”.

- “¡Sí, seguro!”.

- “¡Luis, sé fuerte!”.

 

- “Súbeme a tus hombros”, le dice una chica a su pareja.

- “¡Vamos! No llorarán por mí, matasteis a Walter Palmeras, nos dimos la vuelta…”, cantaban los dos al unísono hasta que resbalaron y acabaron en el suelo.

- “¿Estáis bien? Tened más cuidado o nos vamos a casa”, reprendió la madre de uno de ellos rápidamente.

 

El show llegó a su final. Aunque, como repiten en cada uno de sus conciertos, la noche no acaba con la actuación y más tarde se verán, pero de fiesta: “¡Que siga la joda Santander!”.

Oído en los camerinos

“Se ha vendido todo en otros conciertos, pero nunca tan rápido. Ha sido increíble”, aseguró Javier Palacios, director de la sala Escenario Santander. Para Willy y para Antón Carreño, otro componente del grupo y nieto de Gerardo Díaz Ferrán, expresidente de la CEOE, ha sido también una sorpresa.

- Willy Bárcenas: “Todos nos decían que estábamos locos viniendo un miércoles”.

- Antón Carreño: “Alucinamos cuando vimos que ayer ya estaba todo vendido”.

- Willy Bárcenas: “Vamos de sorpresa en sorpresa. En el Arenal Sound, por ejemplo, fue increíble empezar con 50 personas a tocar y en la tercera canción tener a 3.000 personas entregadas”.

Oído en el escenario

Desde las tablas salían las letras de las canciones que el público envolvía con sus coros. Letras como estas:

- "Esta es la historia de un tipo que creció allí en la montaña, soñaba con un Taburete y con una canción desfasada. Él tan solo quería llegar, esnifar cactus y taconear".

- "Caminito al motel me han saludado tres bacalas que venían de farra, tomaban el té y discutían de la vida mientras iban a la misa del barrio, en Colón".

- "Qué más me da, no voy a perder el control, Blue cheese y sake en un piso de Nueva York".

- "Y cuando acabe, cuando acabe todo esto, ya volveran las zapatillas que perdí, por culpa del amor".

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verne!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne