Amarna Miller: "Todo lo que esté relacionado con la sexualidad está estigmatizado"

La actriz protagoniza el anuncio del Salón Erótico de Barcelona, donde se critica la hipocresía

  • Comentar
  • Imprimir

La actriz Amarna Miller, nacida en Madrid en 1990, protagoniza el spot promocional del Salón Erótico de Barcelona de este año, en el que se afirma que “vivimos en un país asquerosamente hipócrita”. Miller no es la guionista del anuncio, pero explica a Verne que el texto “casa muchísimo con mi discurso personal. No sé si los guionistas lo conocían, pero se adapta completamente a lo que digo en los medios".

La propuesta del vídeo ha llamado la atención: menos de un día después de publicarse, en YouTube suma 700.000 reproducciones y unos 900 comentarios. También se ha comentado en Twitter, donde ha sido compartido por los líderes de Podemos, Pablo Iglesias e Iñigo Errejón.

No todas las respuestas son positivas. Algunos incluso repiten sin ironía la actitud que echa en cara Miller al principio del anuncio: “La misma gente que me llama puta se pajea con mis vídeos”.

La actriz, escritora y empresaria recuerda que “vivimos en un país retrógrado y lleno de contradicciones" y, también, que "tenemos un problema a nivel educacional: no se ha enseñado que hay que respetar las opciones de los demás y que no podemos decidir por ellos. Muchos quieren ponerse en el lugar de los actores y las actrices de la industria e invalidar sus decisiones según lo que consideran adecuado. Yo no trabajaría en una empresa de tecnología, pero eso no quiere decir que esté mal hacerlo”.

“Siempre habrá detractores -añade-. Si el mensaje puede resultar intenso, habrá quejas. No quiero ser inofensiva y como lo contrario de inofensiva es ofensiva, no me importa serlo”.

Un porno ético (¿y feminista?)

Tanto este anuncio como el del año pasado (que también se hizo viral) quieren romper algunos tópicos sobre el porno, que Miller cree que siguen dominando el discurso sobre esta profesión: “Desde luego. Todo lo que esté relacionado con la sexualidad, y no solo con el porno, está estigmatizado, sigue siendo tabú”.

Las declaraciones de Miller suelen llamar la atención por su apuesta feminista, un discurso que no solo contradice los estereotipos sobre el porno, sino que también le ha valido críticas desde algunas corrientes del propio feminismo. De hecho, muchos comentarios sobre el anuncio del Salón Erótico de Barcelona han apuntado al machismo que hay en esta industria.

Miller apuesta por un porno ético: "La definición no es mía, es de la escritora feminista Tristan Taormino, pero me parece perfecta. Se refiere a lo que ocurre detrás de la cámara, porque respecto a lo que ocurre delante, no podemos imponer lo que es humillante o placentero. El porno ético se basa en la igualdad entre los actores y actrices, en que se valore y se pague de forma adecuada su trabajo, en que se respeten las condiciones en las que desarrollan este trabajo y que todo se haga de forma consensuada".

Se trata de un porno que va más allá del hecho por hombres y para hombres, pero que “no es demasiado habitual en el porno mainstream, que es el más convencional y el que conoce la mayor parte de la gente. Al margen de las productoras más grandes, en las pequeñas sí que hay contenidos alternativos. Pero estas productoras también tienen menos herramientas para darse a conocer”.

Normalizar esta profesión no es fácil, aunque Miller es optimista: “Poco a poco, pero creo que vamos hacia adelante. Noto una diferencia sobre todo en los últimos años. Está más de moda hablar de estos temas. Esto tiene su parte buena y su parte mala, pero creo que hace más bien que mal”.

Casos como el de Torbe -el director y productor acusado de abusos de menores, difusión de pornografía infantil y trata de seres humanos- no ayudan a romper los estereotipos. La información que llega a los medios, muchas veces al hilo de escándalos, “no refleja de forma adecuada la realidad de la industria. Pero lo que me preocupa, más que la imagen de la industria, es que esto no vuelva a pasar -afirma-. También me pregunto cómo fue posible que una persona acusada de cargos tan graves tuviera un papel tan relevante en este sector (o en cualquier otro)”.

El porno, la única escuela de sexo para muchos

La escritora Caitlin Moran recuerda en Cómo ser mujer que el porno es el principal educador sexual de muchos jóvenes. “Soy consciente y me parece lamentable”, coincide Miller. Pero, claro, “el porno no ha de tener una labor educativa”.

El problema es que quienes deberían adoptar este papel, los padres y los educadores, no lo hacen: “No se habla de sexo en la intimidad. En las familias sigue siendo un estigma, cuando tarde o temprano todos tendrán que enfrentarse a él. Mejor que sea con la información adecuada que no por el boca a boca o recurriendo a internet”. Al final, a muchos jóvenes “les falta información y no se responde a sus preguntas, por lo que la buscan en los medios que tienen más a mano”.

¿Una excepción?

Miller estudió Bellas Artes, ha publicado un libro, colabora con Jot Down y escribe en su blog sobre sexo, feminismo y poliamor. Es decir, hay gente que se acerca a ella por motivos muy diferentes: "Hay personas interesadas por lo que hago delante de las cámaras; hay quien se interesa por lo que hago detrás de ellas, escribiendo, en mi blog…, y también hay un grupo que surge de la intersección de ambos".

A menudo se presenta a Miller como una excepción dentro del porno. “Eso me da mucha rabia -asegura-. No me gusta criticar a los medios, pero a veces buscan el titular sensacionalista, como ‘la actriz porno que te podrías encontrar en la biblioteca’, ‘la actriz porno que lee a Nietzsche’, ‘la actriz que cambió las Bellas Artes por el porno y le va mejor’...”

Son titulares reales, afirma, que a lo mejor llaman la atención del lector, pero que también “contribuyen a estigmatizar mi profesión. Hay más actrices con perfiles similares que prefieren no dar la cara. Y es comprensible que no quieran exponerse al acoso de los medios y de los fans solo por ser un personaje más público”.

Y además de eso, “yo me considero una rara avis en general. En el porno, sí, pero también en el resto de mi vida”.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Entra en El País para participar

Lo más visto en Verne