Cassandra Vera: “Están rescatando tuits de cuando tenía 15 años"

Hablamos con la estudiante de 21 años acerca de las consecuencias de su condena por 13 tuits sobre Carrero Blanco

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

“Mi proyecto de dedicarme a la docencia ha quedado frustrado por el hecho de tener antecedentes penales -explica a Verne por teléfono Cassandra Vera, condenada a un año de cárcel por tuitear 13 chistes sobre Carrero Blanco-. Y la inhabilitación de siete años me podría impedir recibir una beca que necesito para estudiar”. También explica que recurrirá la sentencia.

La mañana del jueves, "Cassandra Vera" y "Audiencia Nacional" aún eran tendencias en Twitter. La tarde anterior, la etiqueta #YoSoyCassandra reunía a tuiteros que expresaban su desacuerdo con la condena y otros que recuperaban más chistes sobre Carrero Blanco. Un tuit en el que Vera pedía apoyo económico en su cuenta de Pay Pal se ha compartido más de 4.000 veces en menos de un día.

“Ayuda mucho ver que la gente está a tu lado -afirma en conversación telefónica esta estudiante de Historia de 21 años-. Y no solo políticos, como los de Izquierda Unida y Podemos, sino también de personas anónimas. Dentro de lo que cabe, esta respuesta ha sido algo positivo de todo lo que ha ocurrido”.

Por supuesto, también cuenta con el apoyo de su familia: “Desde el primer momento y aún más después de la condena, que consideran que es una injusticia”.

Se supone que una de las funciones de la justicia es disuadir a otras personas de cometer delitos, pero lo único que ha conseguido la sentencia de la Audiencia Nacional es ofrecer un nuevo ejemplo del efecto Streisand: los chistes sobre el presidente de Gobierno franquista pasaron de moda hace décadas, pero Twitter se ha llenado de ellos. Es especialmente paradójico si tenemos en cuenta que, como nos recuerda Vera, sus tuits nunca fueron virales y apenas se compartieron.

Pero también hay gente que no tiene tanto problema con la decisión de la Audiencia Nacional y que incluso está rescatando tuits antiguos “de cuando tenía 15 años, de 2012 y 2013”. Como alguno de los que comparte Beatriz Talegón, antigua militante del PSOE y actualmente dedicada al periodismo y a la abogacía:

“Esos tuits no tienen nada que ver con el juicio. Entiendo que una persona anónima comparta estas capturas de pantalla buscando su minuto de gloria en Twitter, pero que lo haga Talegón, que solo quiere conseguir notoriedad política a mi costa...”. Hay que recordar que estos mensajes de hace cinco años no tienen nada que ver con el juicio de la Audiencia Nacional.

¿No se ha cansado de Twitter? “No sé que voy a hacer aún. Ni con Twitter ni en mi vida. Aún es pronto, sobre todo hoy”.

Cómo te puede cambiar la vida una sentencia

Publicar 13 tuits sobre Carrero Blanco tiene consecuencias: aunque los tuits apenas se compartieran en su momento y algunos solo repitieran chistes que llevamos oyendo desde hace años, la sentencia de la Audiencia Nacional podría dificultar la vida de Cassandra Vera, una estudiante de Historia de 21 años. Cristóbal Vázquez portavoz de BGD Abogados, el despacho que ha llevado el caso de forma gratuita, aclara a Verne algunas de las dificultades que la sentencia, que se recurrirá, le puede suponer a esta murciana.

- La pena de prisión: es inferior a dos años, por lo que probablemente se suspenderá, “ya que Vera reúne todos los requisitos para ello". Por ejemplo, no tiene antecedentes penales.

- Los siete años de inhabilitación: esta pena retrasaría la intención de esta estudiante de historia de dedicarse a la docencia, ya que si quiere dar clases en instituciones públicas, "su carrera pasa por el funcionariado”. Sí podrá presentarse a oposiciones dentro de siete años. Vera apuntaba en Twitter que esto también le impediría disfrutar de la beca, pero el despacho discrepa: “No está nada claro porque ella no reúne los requisitos por los que se le impondría una inhabilitación absoluta”, que está pensada para delitos más graves o que hayan sido cometidos por funcionarios públicos. Están pendientes de la notificación del juzgado.

- Los antecedentes penales: muchas empresas privadas dedicadas a la docencia piden el certificado de antecedentes penales por sistema. Para evitar que apareciera esta condena incluso tras la absolución, “habría que solicitar la cancelación de antecedentes”.

- La “pena de banquillo”: además de los antecedentes, “someter a este tipo de proceso en la Audiencia Nacional ya supone un trauma”. Eso incluye que cualquiera que busque su nombre dentro de unos años se encontrará con una causa por enaltecimiento del terrorismo, cosa que podría ocurrir durante un proceso de selección para un puesto de trabajo, por ejemplo.

- Un proceso largo. El despacho recurrirá la sentencia al Tribunal Supremo. En caso de que el Supremo rechace este recurso, se acudirá al Constitucional. Dada su situación económica, Vera tuvo que acogerse a la justicia gratuita. BGD ha renunciado a sus honorarios, pero será “una carrera larga”.

- La menor libertad de expresión (para todos). La sentencia de la Audiencia Nacional “sienta línea jurisprudencial” y supone un límite a nuestra libertad de expresión. “Ahora mismo, el listón está en los chistes de Carrero Blanco: todo lo que sea igual o esté por encima, podría ser delito”. Y más teniendo en cuenta que el tribunal no ha tenido en cuenta la intencionalidad de los tuits, es decir, que su objetivo era humorístico.

* Para que no te pierdas nada, nosotros te mandamos lo mejor de Verne a tu móvil: ¡únete a nuestro Telegram telegram.me/verne!

  • Comentar
  • Imprimir
  • Enviar por correo

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne