Si no te gusta tu letra, aún estás a tiempo de cambiarla

"Se escribe mejor si se estiran los dedos, con la muñeca sin doblar y haciendo la fuerza desde el hombro"

  • Comentar
  • Imprimir

Si has tenido que escribir algo a mano recientemente, quizás has sentido que tu mano se cansaba mientras el interlineado se iba hacia abajo y las letras se confundían entre sí. Con el uso de los móviles, tabletas y el ordenador, cada vez hay menos necesidad de utilizar el bolígrafo y el papel. Frente a esto, cursos y tutoriales de Internet están recuperando el arte de la letra manuscrita, una práctica que según varios estudios ayuda a interiorizar mejor la información.

"Cuando de adultos tenemos que coger apuntes muy rápido, sobre todo en el instituto y la universidad, la letra tiende a vencerse hacia la derecha y a estrecharse. La letra no la estropea el ordenador, sino los apuntes que solemos tomar", cuenta Anna Coll, directora de la escuela de caligrafía Deletras. "El problema está en no escribir apenas y en el poco interés en tener buena letra. Lo que se hace hoy en día no es escribir, es apuntar cosas", señala a Verne la profesora.

¿Es posible mejorar nuestra letra ya de adultos? Con algo de tiempo, mucha paciencia, y ganas, sí, se puede. Estos son algunos consejos para conseguir una buena caligrafía.

1. Cuida la postura al sentarte

Comprueba que tienes espacio para apoyar los brazos (es mejor si el antebrazo con el que escribes puede descansar sobre la mesa), evita cruzar las piernas, apoya los pies sobre el suelo, y vigila que la espalda no esté en tensión. "Intenta escribir con los pies delante de la silla, la espalda erguida, e inclina el papel un poco a la izquierda si eres diestro", explica Coll.

2. Atento al papel

"Siempre pon tres o cuatro hojas de papel debajo para que haga un poco de colchón", recomienda Coll. Escribir sobre un bloc demasiado grueso puede distorsionar la letra. Una buena opción es empezar con papel ya interlineado para ir interiorizando las líneas paralelas y la distancia entre los trazos que suben y bajan (por ejemplo, de las letras p, b, j, g). En este enlace encontrarás varias bases guiadas.

3. Elige el bolígrafo o el lápiz adecuado (y sujétalo bien)

"Normalmente solemos coger el bolígrafo como una garra, con los dedos fruncidos y muy apretados, pero se escribe mejor si se estiran los dedos, con la muñeca sin doblar y haciendo la fuerza desde el hombro", explica Coll. "El instrumento debe descansar entre los dedos índice y pulgar", cuenta la caligrafista Mónica Mediano a Verne. Los bolígrafos muy finos son más difíciles de sujetar y pueden cansar más los músculos. Los ballpoint (el típico Bic que nunca se gasta) son los más comunes, con la ventaja de que se secan rápido y son más baratos, pero pueden ser más incómodos de sujetar y la tinta no discurre tan fácilmente. Los llamados rollerballusan una tinta de base acuosa y más suave, lo que permite escribir con mayor velocidad, aunque tardan más en secarse (algo molesto si eres zurdo). Para que la mano responda mejor y evitar posibles dolores al escribir durante mucho tiempo, también prepara los músculos haciendo breves ejercicios como los que recomienda Harvard Medical School.

4. Practica trazos con plantillas

Un truco recomendable es repetir líneas en zig-zag. Otro método es realizar varios círculos pequeños (como la letra O) y trazar los caracteres dentro del círculo. Aquí podrás encontrar varias plantillas gratuitas con trazos que te ayudarán a memorizar los patrones más comunes, y aquí también. Pinterest es otra gran fuente de ejercicios al estilo cuadernillos Rubio. "Para mejorar tu letra ahora, puedes empezar trazando dibujitos, pequeños muelles y demás, como se hacía con los cuadernillos Rubio", explica Mediano. "No es la letra pero es una manera de automatizar el gesto que tiene que hacer la mano".

5. Tómate tu tiempo

"Dedicándole media hora al día, en seis u ocho semanas puedes conseguir resultados", señala Coll. Para no desesperarse, lo mejor es planteárselo como un objetivo a largo plazo. En Reddit hay un hilo con ejercicios semanales y frases motivacionales, donde la comunidad de usuarios sube sus progresos cada semana y recibe los consejos de los demás internautas. Los expertos suelen aconsejar ir despacio al principio y luego ya acelerar el ritmo. "Lo primero es bajar la velocidad", apunta Mediano. "No es tedioso, porque necesitas poner tanta atención en cada trazo que es muy relajante", añade Coll. "La gente viene a las clases de escritura también para tener un rato de paz y tranquilidad. Es como el mindfulness".

6. Sé creativo

Esto será importante para no caer en el aburrimiento. Ensaya repitiendo frases con aliteraciones, copiando letras de canciones, o fragmentos de tus libros favoritos (como este usuario que copió a mano varias páginas de El Silmarillion de J.R.R. Tolkien).

7. Prueba los métodos clásicos

Entre los métodos más populares está el de Spencer, utilizado a mediados del siglo XIX en las escuelas de Estados Unidos y que ahora ha recuperado la fama gracias a sus trazos elegantes. La técnica de Palmer de Caligrafía Comercial triunfó entre los contables y oficinistas que proliferaron en el siglo XX porque permitía escribir rápido y de manera muy legible. Para algo contemporáneo, puedes probar con las guías escolares de McGraw-Hill.

Método Palmer

8. Experimenta con aplicaciones para tablet y móvil

Un paso más allá está la caligrafía creativa, conocida como lettering en Instagram y otras redes sociales. Aquí puedes encontrar una lista de apps para aprender cursiva, letras góticas o tipografías modernas.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne