Trucos que he aprendido después de vivir con 16 ‘roomies’ a lo largo de mi vida

15 años, 16 'roomies' diferentes y 6 departamentos después, Iván aprendió cómo vivir (en paz) en un departamento

  • Comentar
  • Imprimir
Jess (Zooey Deschanel) comparte departamento con tres hombres en las primeras temporadas de 'New Girl'
Jess (Zooey Deschanel) comparte departamento con tres hombres en las primeras temporadas de 'New Girl'

Nada como abandonar el nido: dejar por fin la casa de tus padres y prepararte a ser un adulto responsable. Pero no sólo se trata de hacer las maletas y decir adiós, pues los precios de un alquiler en una zona más o menos cerca de los lugares de trabajo y el costo de los servicios han orillado a que miles se tengan que independizar compartiendo una casa.

Pero dicen por ahí que más vale maña que fuerza y nada como haber pasado tu juventud aprendiendo las lecciones que te da el convivir con amigos y personas desconocidas, compartiendo mucho más que el mismo techo. Tal es la historia de Iván Hernández, profesionista de 32 años. “Me salí de casa de mis papás cuando iba a entrar a la universidad, desde entonces vivo con roomies”, relata.

El convivir tanto con compañeros de departamento le ha dejado algunas manías como no soportar el silencio de un sitio vacío, pero también valiosas enseñanzas. “Tienes que ser muy aguantador con las costumbres, mañas y flojeras de las personas”, es su primer consejo.

Después de pasar por 6 departamentos y 16 personas distintas, Iván nos comparte sus mejores consejos para vivir mucho más tranquilo en todas las áreas de la casa.

Baño

1. Negociar los horarios de la regadera desde el inicio. “Es elemental ponerse de acuerdo por respeto al tiempo de los demás. Lo mejor es negociar: el que trabaje más lejos es el primero que se baña, pero también es el primero que se tiene que levantar. Lo mejor es establecer horarios”.

Tal vez no sea buena idea tomarse duchas largas si solo hay un baño.

2. Adquiere productos comunales con ellos. “Es mejor que haya algunos artículos para todos, como la pasta de dientes y el jabón para manos", dice Hernández. Siempre habrá cosas personales como el cepillo o los humectantes especiales, "pero tampoco es bueno enojarse si alguien toma un poco de tu shampoo, sobre todo si nadie se da cuenta”.

3. Que cada quien recoja sus pelos. Hernández no discrimina a nadie por su género, pero hay diferencias claras entre compartir baño con un hombre y una mujer. “Si compartes con una mujer debes saber que tienen muchos más productos y también dejan más cabellos", dice. "La solución siempre es que cada quien tenga sus propias repisas y recoger los cabellos siem-pre”.

Lo mejor es mantener el orden para evitar sorpresas así.

Cocina

4. Divide (el refrigerador) y vencerás. “En la universidad el refrigerador siempre está lleno de cervezas, pero cuando empiezas a trabajar lo mejor es que cada persona tenga su propio anaquel", comenta el mexicano. "Además, es mejor que no hagan todos el súper el mismo día o el refrigerador y la despensa se atascan, hay que coordinar los días de compra de cada uno”.

Dependiendo de la cantidad de roomies que tengas lo mejor es un anaquel para cada uno.

5. Coloca tu comida en el refri estratégicamente. “La comida que dejas cerca de la puerta del refrigerador es la que primero se acaba", dice Hernández, es mejor ponerla atrás, pero cuidado en que no se te vaya a olvidar o se echará a perder”.

Es muy normal que tus roomies tomen tu comida del refrigerador

6. Llega a un acuerdo para consumir un solo tipo de leche. “A menos de que uno sea intolerante a la lactosa, otro vegano y uno más prefiera el chocolate, es mejor que haya un solo tipo de leche para todos. Productos como la sal, azúcar y aceite también funcionan y se hace menos desorden”.

7. No temas tirar lo caduco, aunque sea ajeno. “Si ves un yogurt que ya va a caducar, lo mejor es que te lo comas, le avises al dueño y lo repongas. Si detectas que algo ya se descompuso, lo mejor es que lo tires y ni siquiera avises: por algo lo olvidaron”.

8. Lava esa taza sucia de hace días, no importa que sea de otro. “Los trastes sin lavar pueden ser un punto de conflicto importante", dice el veracruzano. "Lo mejor es que cada quien lave sus platos y no hay mayor problema. Si encuentras algo pequeño como un vaso o una cuchara no pasa nada si lo lavas, pero si una persona tiende a dejar lo que usa sin lavar, lo mejor es pensar en que se vaya”.

Dejar trastes sucios por la casa es un motivo de peleas constantes

Sala y otras áreas comunes

9. Contrata a un profesional de limpieza y divide la tarifa. “Utilizar estos servicios una o dos veces por semana es lo mejor y el pago se divide entre todos", comenta Hernández. "En verdad hace las cosas mucho más sencillas”.

10. Haz turnos para sacar la basura orgánica. “Hay muchas personas que no saben separar la basura y es importantísimo. Lo mejor es sacar la basura religiosamente el sábado y hay que tomar turnos porque nadie quiere encargarse de la basura orgánica”. Esto es porque es la que peor huele y chorrea. 

Pocos saben separar la basura correctamente

11. Edúcalos de ser necesario (sin ser condescendiente). “Así como hay personas que no saben separar la basura, hay quienes no saben usar una escoba o cosas similares. Si tienes la paciencia, enséñales y si no, pídeles el departamento.

12. Establece desde un inicio que tu habitación es tu templo privado. “Yo prefiero dejar con llave mi cuarto, pero si tienes mucha confianza con tus roomies puedes evitarlo. Lo mejor es que nadie se meta en la habitación de nadie, pero ojo: alguien puede dejar una ventana abierta y empezar a llover”.

Es mejor no tener sorpresas con tus compañeros

13. Impide la creación de un novio/novia parásito. “Si uno de los roomies tiene pareja y te descuidas luego podría estar prácticamente viviendo ahí", dice el videógrafo. "Pon reglas claras aunque tampoco muy estrictas, como permitir que se quede un día entre semana o uno en fin de semana”.

Consejos para elegir al roomy ideal

14. Haz un casting. “Aunque tengas prisa por compartir gastos, lo mejor es que escojas muy bien con quien vas a vivir", dice Hernández. "Sean tus amigos o no, el mejor consejo es que sean de tu misma edad y afín a lo que haces. Godínez con Godínez, por ejemplo, y eso incluye vicios como fumar o las fiestas”.

No importa que su mamá crea que es súper.

15. Evita a los roomies primerizos. “Puede que sea un novato y no le guste ni siquiera tender su cama o a lo mejor es alguien que ya sabe convivir con más personas", comenta el experto en compañeros de cuarto. "Yo aconsejo que eviten a los que se acaban de salir de su casa, son los peores roomies”.

16. Opta por roomies organizados y expertos en trámites. “Siempre debe de haber un encargado de llevar la relación con el casero, el contrato y hacer los pagos más importantes. Si eres un control freak, tú debes encargarte de estas tareas, recomienda, pero si eres de esos olvidadizos, ponte las pilas y no le hagas la vida imposible al roomy administrador. 

17. Aunque sea cruel, dile adiós a los roomies desempleados. “Lo mejor es que se vayan de la casa, porque empiezan los problemas de dinero", comenta Hernández. "No hay que ser rudo, basta con decirle que se busque otro lugar”.

Es mejor decir adiós antes de meternos en problemas

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne