Auronplay cuenta en un vídeo cómo era su vida antes de ser youtuber

Sus compañeros recuerdan que ya le gustaba grabar bromas telefónicas antes de hacerlo para YouTube

  • Comentar
  • Imprimir

El éxito del youtuber AuronPlay, de 28 años y con más de 6 millones de seguidores en su canal, le ha abierto las puertas a otros mercados. Además de contar desde hace años con un espectáculo teatral, donde se encuentra con sus admiradores, ya ha publicado dos libros autobiográficos. Para promocionar su primera novela ha decidido regresar a su antiguo puesto de trabajo, en un taller de encuadernación donde pasó 9 años de su vida. Allí se ha reencontrado con excompañeros y ha mostrado en uno de sus últimos vídeos a qué se dedicaba antes de convertirse en una estrella en internet.

En la grabación, que supera los 3,3 millones de visualizaciones en menos de 48 horas, enseña detalles de cuando era Raúl Álvarez Genes y no AuronPlay. Intercala los recuerdos compartidos con sus antiguos colegas de trabajo con una explicación didáctica del proceso de encuadernación.

AuronPlay estuvo durante varios años encargado de unir los libros con sus portadas y termina el vídeo de forma simbólica, repitiendo el proceso y uniendo él mismo los primeros ejemplares de su novela El juego del hater, que todavía no está a la venta.

AuronPlay encuadernando los primeros ejemplares de su primera novela

En sus testimonios, sus compañeros, cuentan que Raúl comenzó a trabajar en la empresa el mismo día que cumplía los 16 años -la edad mínima que la ley establece para trabajar en España, con consentimiento paterno-. Por eso le apodaban "el niño".

El propio youtuber recuerda su primer día de trabajo frente a una de las máquinas del taller. "Eran las seis de la mañana y me quería morir. Estaba nervioso y con miedo". En un momento de vídeo, muestra las cicatrices que se hizo manipulando alguna de esas máquinas.

AuronPlay junto a Omar, su mentor en su antigua empresa

Llegó al taller como aprendiz y uno de los empleados de la empresa, Omar, se encargó de instruirle en el oficio. Define a AuronPlay como "muy trabajador y muy divertido". Al principio "era muy callado y vergonzoso. Hablaba poco, pero en cuanto se soltó fue el desmadre", cuenta a cámara. Él ha sido uno de los testigos principales de su conversión en estrella de YouTube.

"Cuando todavía nadie le conocía, me dijo que era youtuber y me explicó qué era eso. Cada vez se hizo más famoso y, al tiempo, un día que estábamos comiendo juntos, la gente se metía en la comida para hacerse una foto. Me quedé impactado", relata su mentor.

Omar aparece en el vídeo hablando con AuronPlay sobre el día que debutó en el teatro, en Girona. "Estaba abarrotado y me sorprendí verte bajar del taxi y ver como los niños y los que no son tan niños te perseguían. Entonces supe que ya no volverías jamás a la empresa", le dice su mentor.

Despidiéndose de uno de su excompañeros de trabajo

Varios de sus excompañeros también desvelan que no se tomaban en serio la afición de a AuronPlay a grabar vídeos por las tardes, tras salir de trabajar. Aunque ya le gustaba gastar bromas telefónicas antes de hacerlo para YouTube. Algunos dicen haber descubierto que fue él quien en su día les engañó por teléfono tras ver sus vídeos en su canal. "Llamó a mi suegra y le dijo que debía estar presente en la mesa electorar de las elecciones del día siguiente. Ella se lo creyó y fue. Cuando se supo la verdad, mi suegra no paró de insultarme", explica Omar.

Uno de ellos cuenta que llegó un verano en que Raúl no regresó de vacaciones. Meses después, su sobrina le mostró un vídeo de un tal AuronPlay. "Dije: ¡Mira el Raulito!". A partir de entonces me puse a ver sus vídeos y me quedé flipando con el mamón este", apunta.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne