John Smith Notengo: cómo es vivir en España con un solo apellido

Algo que no te dicen cuando te mudas a España: "Que vas a estar luchando con la burocracia por pequeñas cosas”

  • Comentar
  • Imprimir

Simone Fóccoli, italiano que vive desde en Barcelona desde hace 16 años, cuenta que para algunas empresas de las que es cliente se llama Simone Fóccoli Notengo. Al darse de alta en muchos servicios le pedían un segundo apellido y, claro, no tiene: le pasó con las primeras tarjetas de IKEA, por ejemplo, y también con la del gimnasio, además de con un buen puñado de altas online.

Según explica, es un truco habitual cuando a un residente en nuestro país se le exige un segundo apellido en un formulario online. “Es el modus operandi -explica-: o pruebo en blanco, o con espacios, o ya pongo Notengo”. Hay veces que no puede usar el truco, al tratarse de algo más o menos oficial: cuando se inscribió por internet en un curso de catalán para la Escuela Oficial de Idiomas tuvo que enviar un mensaje al servicio informático de la academia.

Las pequeñas cosas de la burocracia

Cuando uno se muda a otro país, en lo último en lo que suele pensar es en los apellidos. Desde luego, hay cosas más importantes: la distancia con la familia y los amigos, las incertidumbres ante la necesidad de buscar un trabajo, el choque cultural… Pero el hecho de que en España tengamos dos apellidos mientras que en la mayor parte del mundo solo haya uno es un pequeño problema cotidiano para muchos extranjeros que vienen a nuestro país.

“Es algo que no te dicen cuando te vas a vivir al extranjero: que vas a estar luchando con la burocracia por pequeñas cosas”, explica Daniel Welsch, estadounidense que vive en Madrid desde hace 15 años. Welsch recuerda que al abrirse la cuenta en el banco “tuvieron que llamar al director de la sucursal porque no sabían cómo hacerlo con un solo apellido. Bastaba con poner una X, un punto o un espacio para que el sistema informático lo aceptara”.

Mejor en persona

Eso sí, la administración pública parece estar mejor preparada para estas situaciones. Ninguna de las cinco personas que hemos consultado ha tenido problemas a la hora de tramitar la residencia, el empadronamiento o la seguridad social por tener un solo apellido. Fóccoli también apunta que ha mejorado todo mucho desde que vino hace 16 años.

Con alguna excepción: la francesa Laurie Premel-Cabic, que vive en Cantabria desde hace siete años, no pudo hacer el trámite online para pedir un certificado de antecedentes penales que necesitaba y tuvo que ir en persona. Y Welsch, de Arizona, se encontró con que su nombre estaba mal escrito en el permiso de residencia. También explica que prefiere hacer en persona todos los trámites con la administración, por si acaso.

Welsch sí tiene un segundo nombre (John) y alguna vez se ha encontrado con gente que se ha referido a él como Daniel John, como si John fuera su primer apellido. De hecho, es un truco que usa la estadounidense Emily cuando se enfrenta a algún formulario online: pone su segundo nombre, Elizabeth, en el hueco reservado al primer apellido, explica esta joven de Wisconsin que vive en Barcelona desde 2010.

Fóccoli apunta que cuanto más pequeño es el negocio o servicio en el que hay que darse de alta, “más difícil es. Tienen sistemas informáticos obsoletos”. Eso sí, añade: “Estoy muy contento en Barcelona. Son anécdotas que compartes con otra gente de fuera”.

¿Pero por qué los españoles tenemos dos apellidos?

Welsch cuenta que “cuando le explicas a un español cómo funcionan los apellidos en Estados Unidos le parece un sistema bárbaro. Sobre todo cuando explicas que muchas mujeres toman el apellido del marido cuando se casan”.

La japonesa Chiho Murata tuvo una sensación parecida: “Me creaba incomodidad tener solo un apellido cuando me han preguntado por él, o cuando me han dicho cosas como: ¿No crees que es una falta de respeto a tu madre que no se conserve su apellido?”. Murata lleva dos años en Barcelona y es de Shikuoza. También ha recurrido en una o dos ocasiones al truco del Notengo, aunque ella lo ha usado como primer apellido: Chiho Notengo Murata.

Pero lo cierto es que tener dos apellidos es una rareza internacional. Antonio Alfaro de Prado, presidente de la Asociación de Genealogía Hispana nos explica por teléfono (y detalla en este artículo) que hasta el siglo XIX, lo más común era que los españoles tuvieran un solo apellido. Eso sí, se podía escoger.

“Lo normal era que el mayor mantuviera el nombre del padre y que los demás hermanos y, sobre todo, las hermanas escogieran otros apellidos de la familia, pero sin ningún criterio fijo”. El apellido no se escogía hasta la edad adulta, que era una fecha indeterminada. Los niños no tenían apellidos. Por ejemplo, “una mujer podía escoger el apellido de su abuela porque también fuera madrina, y mantener así su mismo nombre y apellido”. Es decir, era habitual que los hermanos tuvieran diferentes apellidos e incluso en ocasiones se podía cambiar a lo largo de la vida.

La costumbre de añadir el apellido de la madre vino a partir del XIX, sobre todo porque “había muchos patronímicos [apellidos derivados del nombre del padre o de otro antecesor masculino] muy comunes”. Es decir, era una forma de distinguir entre todos los García o entre todas las Fernández. También supuso “un reconocimiento de que valía tanto el apellido de la madre como el del padre, cuando en el resto de Europa se perdía”.

El Registro Civil creado en España 1871 recoge y sistematiza este uso, ya muy extendido. A lo largo del siglo XIX, la costumbre también se fue manteniendo e incorporando a los registros civiles de América Latina.

Fuera del ámbito hispano, ya hay países que permiten escoger a los padres si su hijo tendrá el apellido materno o el paterno, pero suele ser solo uno. Hay excepciones, como Italia, que permite poner los dos apellidos desde 2016. Y cabe mencionar el caso de Portugal, donde también son tradicionales los dos apellidos, aunque se escriben en orden inverso: primero el de la madre y luego el del padre. Eso sí, el del padre también es el que tradicionalmente se hereda y se considera el de uso principal.

¿Y si quieres nacionalizarte español?

Con el permiso de residencia no hace falta segundo apellido, pero sí en caso de que se adquiera la nacionalidad española, tal y como explica a Verne el Ministerio de Justicia. Si un extranjero adquiere la nacionalidad española, debe ponerse dos apellidos: el del padre y el de soltera de la madre (si se lo cambió al casarse). “Cuando resulte imposible acreditar la identidad de los progenitores del interesado”, nos explican, se repetirá el primer apellido.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne