Si hay más mujeres que hombres, ¿podemos decir Consejo de Ministras?

La RAE dice que no, pero la decisión final es de los hablantes (y las hablantes)

  • Comentar
  • Imprimir

El Gobierno de Pedro Sánchez será el primero de la democracia española con más mujeres que hombres. Y el único con un astronauta. En el momento de escribir estas líneas, había 13 ministros confirmados: solo tres de ellos eran hombres.

Pero aunque haya mayoría de mujeres, según la norma de la Real Academia Española, debemos decir “los ministros del Gobierno” y no “las ministras del Gobierno”.

En su web, la institución explica que “es incorrecto emplear el femenino para aludir conjuntamente a ambos sexos, con independencia del número de individuos de cada sexo que formen parte del conjunto. Así, los alumnos es la única forma correcta de referirse a un grupo mixto, aunque el número de alumnas sea superior al de alumnos varones”. Es decir, aunque solo hubiera un ministro, seguiría siendo el Consejo de Ministros y no de Ministras.

Reflejar la realidad

Esto es lo que dice la norma, pero en opinión de María Luisa Calero, catedrática de Lingüística de la Universidad de Córdoba, hablar solo de “los ministros” invisibiliza el hecho de que haya mujeres. Ella recomienda usar “en algún momento, no todo el rato”, expresiones como “ministros y ministras”, “los y las ministros”, “los ministros y ministras” e incluso “las ministras y ministros”.

Se suele decir que esto atenta contra la economía del lenguaje, pero Calero recuerda que “cuando se añade un artículo no se pierde tanto tiempo”. En su opinión, estos y otros métodos, como usar el femenino también como genérico (cosa que ya se hace en algunos ámbitos), son “recursos que los hablantes utilizan para reflejar una realidad que ha cambiado”.

Es decir, como nos explicaba Calero, son los hablantes quienes están buscando soluciones para poder hacer referencia a este cambio social, y serán ellos (¿ellas?) quienes decidirán qué fórmulas tienen éxito. También conviene recordar que la RAE da recomendaciones y no impone leyes: su función consiste en gran medida en recoger y registrar el uso que hacen los hablantes.

En la misma línea, la Fundéu se refiere a la importancia del uso en un texto que nos hace llegar: "Cuando estos usos se generalicen, cuando la mayoría de los hablantes en su día a día, con naturalidad, entiendan que el femenino es más adecuado que el masculino en algunas situaciones y lo empleen así, estaremos ante un fenómeno mayoritario, este uso del femenino será un consenso tácito en la mente de los hablantes. Y entonces, la Gramática académica, notaria de la lengua, previsiblemente registrará que el masculino ya no es la única forma correcta de referirse a un grupo mixto".

Muchos de estos recursos nos suenan todavía extraños, pero tampoco podemos olvidar que hace décadas a muchos también les sonaba rarísimo hablar de ministras, alcaldesas, juezas y presidentas. O de azafatos y modistos.

¿Pero hace falta?

La RAE no acepta ni siquiera desdoblamientos como en “ministros y ministras”, al considerarlos “artificiosos e innecesarios desde el punto de vista lingüístico”. La mención del femenino solo se recomienda cuando es relevante en el contexto, como en el ejemplo “el desarrollo evolutivo es similar en los niños y las niñas de esa edad”.

En respuesta a Verne, la institución nos remite a un informe elaborado por el académico Ignacio del Bosque en 2012 (publicado también en EL PAÍS). Este académico admite que hay machismo en la sociedad y que es necesario extender tanto la igualdad como la visibilidad de la mujer. Pero opina que “el uso no marcado (o uso genérico) del masculino para designar los dos sexos está firmemente asentado en el sistema gramatical del español”.

Para Del Bosque, estas fórmulas se alejan del lenguaje cotidiano y pueden conducir a expresiones cada vez más artificiales. Además, tampoco cree que el reflejo del sexismo en la lengua tenga consecuencias reales “en la conciencia lingüística de los hablantes”.

Sin embargo, a menudo se dan casos en los que el masculino solo es “aparentemente genérico”, como explica la profesora de la Universidad de Sevilla María Márquez en su libro Género gramatical y discurso sexista. Es decir, en muchos ámbitos estamos acostumbrados a usarlo de este modo debido a que los hombres eran los únicos que ocupaban gran parte de la esfera pública, por lo que la lengua “ha estado al servicio de una ideología que ha ocultado a la mujer”. Vemos normal hablar de “ministros” porque tradicionalmente todos (o casi todos) han sido hombres, de manera parecida a cómo seguimos usando más a menudo la forma “enfermeras” que “enfermeros”.

Es normal que surjan dudas e incluso que se cometan excesos lingüísticos, pero Márquez recuerda que estos cambios “siempre obedecen a necesidades expresivas de los hablantes, que pueden ser funcionales, sociales, culturales o estéticas, pero nunca son azarosas o caprichosas”.

Trabajadoras y trabajadores

La labor de la RAE en redes sociales ha sido por lo general muy elogiada . Pero no se recibió tan bien una respuesta del pasado lunes. La actriz y activista Alicia Murillo criticaba la decisión de la empresa cordobesa Aceites y Energía Santa María de no abonar unos atrasos a sus empleadas aduciendo que el convenio habla de “trabajadores” y no de “trabajadoras”.

La Academia contestó que “quizá la insistencia en afirmar que el masculino genérico invisibiliza a la mujer traiga consigo estas lamentables confusiones. Este comentario sumó más de 1.500 retuits en dos días y muchos comentarios negativos, que criticaron el hecho de que la RAE pareciera culpar a quienes se quejan del sexismo en la lengua de la actitud de la empresa. Preguntada al respecto, la RAE explica que "simplemente se trataba de una advertencia desde el punto de vista lingüístico".

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne