La nueva habitación propia es un club de lectura

Leer un libro es revolucionario (y feminista)

  • Comentar
  • Imprimir
Ilustración: Anabel Bueno con foto de Richard Frieman-Phelps (Getty Images).
Ilustración: Anabel Bueno con foto de Richard Frieman-Phelps (Getty Images).

La nueva habitación propia está abarrotada de mujeres leyendo libros. Algunas lo hacen en grupos pequeños y otras en páginas web con miles de usuarios. Lo que las une es que la lectura de unas páginas da para horas de debates y reflexiones, tanto personales como compartidas. Los clubs de lectura han renacido en los últimos años - hasta Zuckerberg lanzó el suyo - pero los especializados en autoras, además de compartir títulos, se han convertido en una puerta a través de la que adentrarse en el feminismo para muchas mujeres. Una semilla.

Un club de lectura feminista no tiene nada que ver con un club de lectura de, pongamos, ciencia ficción. “No solo vale para leer y para hablar sobre los libros. También son un espacio común para articular las dudas y contradicciones que muchas estamos viviendo en esta época”. Lo explica Carmen G. De la Cueva, la persona que hay detrás de la mayor red de este tipo en España. Escritora y creadora de la web La Tribu, empezó con uno en la librería Mujeres de Madrid cuando se mudó a esta ciudad desde Sevilla. Ahora, el club de lectura feminista de La Tribu tiene 14 sedes y la ayudan a moderarlo invitadas como Remedios Zafra o Nuria Varela.

“Se han convertido en un espacio en el que las asistentes pueden decir lo que sienten y piensan. Hablamos de las vidas de las mujeres, no solo de las lecturas. Son sesiones alucinantes: el poder hablar de tu propia maternidad, de tu condición de hija, de temas políticos, etc”, explica De la Cueva. Entre los títulos que más se repiten en estos encuentros hay clásicos como El segundo sexo, de Simone de Beauvoir, y actuales como Apegos feroces, de Vivian Gornick.

De la visita de una clásica a Pamplona nació el club de lectura que tiene lugar en la librería Katakrak. Silvia Federici estuvo allí en septiembre del año pasado y, después de que decenas de personas acudieran al encuentro, decidieron crear un espacio en el que las mujeres pudieran hablar de literatura escrita por mujeres. “Son espacios mixtos pero, al menos en nuestro caso, apenas se ha acercado algún hombre”, dice Marta Arrizabalaga, encargada del club. Carmen G. De la Cueva también asegura que en los que organiza La Tribu, casi siempre son mujeres. “Una de las mejores cosas es que son grupos muy heterogéneos. Yo me he encontrado a mujeres de los 17 a los ochenta y pico años”.

Para Arrizabalaga, la clave es que los encuentros van más allá del análisis de los textos. ”Hay veces en las que las participantes no se han podido leer el libro porque tenían un mes complicado, pero da igual porque el debate es rico, porque no se centra en un personaje, sino en lo que nos sugiere. Entre los temas que más se han repetido están las condiciones materiales de las mujeres y el tema de los cuidados”.

Hay clubs de lectura feministas en muchas ciudades españolas y también los hay online. Algunos tienen madrinas como Emma Watson o Kim Kardashian. En España, la escritora Luna Miguel ha puesto en marcha en Instagram Los Libros de Luna. Pero no hace falta una gran infraestructura para montarlos. Incluso existen manuales con consejos para poner en marcha el tuyo propio. Y otro de Carmen G. De la Cueva: “Si lo que quieren es juntarse con amigas y comentar un libro mientras se toman una botella de vino, les recomendaría empezar por el tan televisivo El Cuento de la criada. Y descubrir a autoras españolas, que son las grandes olvidadas, como Elena Fortún”.

ESTOS DÍAS, ME HA GUSTADO MUCHO LEER

1. 45 maneras distintas de entender el consentimiento (The New York Times, en inglés). Este proyecto recoge 45 testimonios cortos de estudiantes a través de los que reflexionan como sienten, plantean e incluso negocian el consentimiento. Son historias de chicos y chicas en los campus universitarios; testimonios de frustraciones, dudas e incluso arrepentimientos. Como los siguientes:

2. ¡Yes, yes, yes! (Eldiario.es / El País). Irlanda ha votado sí a despenalizar el aborto. Una decisión que celebrar para muchas y que llega muy tarde para otras, como Savita Halappanavar, que murió en 2012 porque los médicos se negaron a practicarle un aborto a pesar de que sabían que iba a sufrir uno espontáneo y que había riesgo de infección. Su historia y la de otras mujeres han servido de base para cambiar la legislación, como cuenta aquí Esther Major, de Amnistía Internacional. La pregunta es por qué es necesario que haya casos tan extremos para conseguir cambios así. En este artículo, María Sahuquillo explica cómo los ultraconservadores siguen luchando contra este derecho en Europa. Nuestro cuerpo sigue siendo un campo de batalla

3. Esta reflexión:

4. ¿Esto es entretenimiento o porno de tortura? (SModa) Confieso que no he visto ni un solo capítulo de El Cuento de la Criada, la serie de HBO que adapta el libro de Margaret Atwood (que sí que me he leído). Pero en más de una conversación de café, algunas de mis interlocutoras habían contado que habían dejado de verla en la segunda temporada, que acaba de estrenarse. Este artículo se pregunta si la serie ha pasado a ser demasiado sádica, aunque Elisabeth Moss ha llamado “flojos” a los que la abandonan.

5. Que no pare la belleza. Los carteles de San Isidro diseñados por Mercedes DeBellard han despertado una pasión tal que te los puedes descargar para enmarcarlos. @andresnoceda los ha adaptado para que sean tu fondo de pantalla de teléfono, tablet y smartwach. Te los puedes bajar aquí.

6. Largo ha sido el camino. Hasta ver un Gobierno con mayoría de mujeres. Hemos querido repasarlo revisando las imágenes de los Consejos de Ministros desde 1979 hasta hoy y borrando a los hombres de las fotos. Así ha evolucionado la presencia de ministras en los gobiernos.

BRINDEMOS

Por Mar Abad, que ha sido galardonada con el premio de periodismo Colombine por este reportaje en Yorokobu Flâneuse: las mujeres aún tienen que conquistar las ciudades. Por la calle dedicada a Marcela y Elisa en A Coruña (aquí puedes leer su historia de amor). Y por las mujeres que esta semana han hecho historia, como las once que forman parte del Gobierno con más ministras de Europa y la primera directora de EL PAÍS.

UNA FRASE QUE PUEDES TUITEAR

Hoy se siguen sentando entre nosotros otros que han tenido un comportamiento indigno con las mujeres. Sabéis quiénes sois. Y, lo más importante, nosotras lo sabemos, y no vamos a permitiros vivir en la impunidad". Asia Argento en el festival de Cannes.

ESTO HAY QUE VERLO

Este experimento, que lleva años haciéndose en los colegios británicos, ha llegado a España. Como es un experimento, no voy a adelantar cómo termina. Solo que los protagonistas aparecen al estilo Juego de Niños <3 <3


*****************

Al igual que las muñecas rusas esconden otras muñecas dentro, nuestra newsletter lleva en su interior historias de mujeres reales y diversas, debates, actividades y recomendaciones de lectura. La Matяioska es la newsletter quincenal de Verne en la que compartimos contigo temas sobre feminismo y mujer.

Si ya recibes La Carta de Verne, recibirás automáticamente La Matяioska. Si quieres suscribirte, puedes hacerlo a través de este enlace. Y si quieres cambiar tus suscripciones a las newsletters de EL PAÍS, puedes hacerlo desde aquí.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta

Date de alta:
es fácil, gratis y podrás:

  • Comentar las noticias
  • Participar en nuestros canales temáticos
  • Dialogar con los periodistas y otros lectores

Lo más visto en Verne