¿Lágrimas de tristeza o de alegría? Las emociones del Mundial

Intenta diferenciar en este test por qué lloran en cada fotografía

  • Comentar
  • Imprimir

En el siguiente montaje hay dos fotos de Neymar en el Mundial de Rusia. A la izquierda está su reacción cuando Brasil ganó a Costa Rica en el descuento. A la derecha, cuando fue eliminada por Bélgica tres partidos después.

Neymar llora en las dos imágenes, pero no llora igual. Gabriel Bouys / Emmanuel Dunand (AFP)

El jugador brasileño reaccionó llorando al final de los dos partidos, aunque el primero fuera una victoria y el segundo, una derrota. Si no lo hubiésemos explicado antes de la foto, no habría resultado sencillo saber qué imagen se correspondía con algo bueno para Neymar.

No es tan fácil de diferenciar las lágrimas de alegría y las de tristeza. De ahí que hayamos pensado en realizar un test en el que aparecen aficionados y jugadores del Mundial de Rusia llorando. Además de saber si has acertado o no cada pregunta, también sabrás cuánta gente ha marcado cada opción. ¿Sabes quiénes lo hacen por pena y quiénes por felicidad? Después del test explicamos por qué reaccionamos así ante sentimientos tan diferentes.

Llorar de alegría es normal. Sucede "cuando las personas están sobrepasadas por las emociones fuertes. Las personas que lloran de alegría se recuperan mejor de esas emociones fuertes", indica en The Telegraph Oriana Aragón, líder de un grupo de psicólogos de la Universidad de Yale que investigó por qué lloramos de alegría. Una de las conclusiones de este estudio es que lo hacemos para "equilibrar nuestras emociones". La emoción tras el final de un partido puede afectarnos tanto como para hacernos llorar.

La psicóloga Amaya Terrón, que contesta a Verne por correo electrónico, coincide con esta idea: "Hay personas cuyas emociones desbordan la de alegría y encuentran en las lágrimas una forma de liberarse o equilibrarse emocionalmente". ¿Y por qué hay personas que no lloran de felicidad? "Otras personas no se emocionan tanto, por lo que no necesitan esta regulación. Otras sienten mucha emotividad, pero de otra manera. Otras personas han aprendido (o les han enseñado) que llorar está mal".

El psicólogo danés Ad Vingerhoets ha estudiado durante muchos años por qué las personas lloramos. "Las lágrimas muestran vulnerabilidad, especialmente durante la infancia, cuando somos más vulnerables", dice Vingerhoets en The Guardian. Esta idea refuerza lo que explicábamos: lloramos cuando nos vemos sobrepasados por nuestras emociones, ya sean de alegría o de tristeza, y nos sentimos vulnerables.

Cuando lloramos de alegría, explica Vingerhoets en una entrevista publicada en la web de TED, es porque nos sentimos sobrepasados por las emociones e indefensos: “No sabes cómo expresarte, así que lloras”.

Según algunos psicólogos, como por ejemplo la autora del libro Torbellino emocional, Claudia Hammond, las lágrimas son una "forma de comunicación". "Si lloras, usualmente la gente simpatiza contigo, o si te están maltratando, llorar les hace saber que están yendo demasiado lejos", indica.

La capacidad para equilibrar nuestras emociones es clave en nuestro día. Este artículo de Materia, la sección de EL PAÍS sobre ciencia, destaca "el valor de las emociones como elementos que organizan el pensamiento racional".

"Al producir la lágrima, esta tiene que salir del ojo y lo hace por los puntos lagrimales, uno arriba y otro abajo. Estos, a su vez, desembocan en la nariz y en la garganta", explica en este artículo el secretario general de la Sociedad Española de Oftalmología, José Manuel Benítez del Castillo. Según este experto, existen tres tipos de lágrimas.

  • Lágrima basal: la que mantiene húmedo al ojo.
  • Lágrima refleja: que actúa cuando en el ojo entra polvo o alguna otra partícula.
  • 'Lágrima psíquica: se produce ante un amplio espectro de emociones.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne