De conductor a héroe del Metro de la Ciudad de México: la historia de Mauricio Nares

Se le conoce como “El Wolverine del Metro” por su parecido con el superhéroe y se ha vuelto popular en redes por sus mensajes que llaman a la cordialidad

  • Comentar
  • Imprimir

El Metro de la Ciudad de México está lleno de gente: más de 5,5 millones de personas lo usan a diario para dirigirse a sus casas, a sus trabajos y a todo tipo de lugares". Estos traslados no están exentos de accidentes o atropellos. “El Metro es una ciudad subterránea”, dice a Verne Mauricio Nares (Ciudad de México, 1968), conductor de la Línea 3 de este sistema.

Maury, como también le gusta que le llamen, no es un conductor promedio. Aunque va todos los días vestido rigurosamente con saco y corbata, su estilo de peinado le valió que los pasajeros lo compararan con Wolverine, el mítico superhéroe de Los Hombres X.

Y no solo es su aspecto lo que lo vuelve extraordinario, sino su peculiar comportamiento. Varios vídeos en los que ofrece mensajes a los pasajeros se han compartido miles de veces en Twitter y Facebook. “Antes de entrar permita salir y recuerden tener un excelente día”, se le oye decir en voz alta. Estos mensajes le han servido para que algunas personas, lo consideren “el conductor más amable del Metro".

Los pasajeros habituales de la Línea 3 lo conocen bien. Policías de estación, personal de limpieza y pasajeros lo saludan antes de dirigirse al andén. Nares regresa el saludo a la distancia con suma expresividad y en otras ocasiones se detiene para bromear o ayudar a personas de la tercera edad.

Aunque ya tiene 26 años de transportar personas en el Metro, no fue sino hasta 2015 que este personaje se volvió célebre. Y todo empezó por un mal día en el trabajo. “Un día tuve que llevar un tren vacío hasta la estación Indios Verdes y se detuvo por un problema técnico”, narra. “Las personas querían subirse y forzaron las puertas. Tuve que pedirles que no lo hicieran, por su seguridad”, recuerda. Era la estación Miguel Ángel de Quevedo, alrededor de las seis de la tarde: la temida hora pico. “Me aventaron de todo, me escupieron muy enojados”, recuerda.

Ese día fue trascendental para la vida de este conductor, pues desde entonces tiene la costumbre de bajarse de la cabina del conductor para pedirle a los usuarios que no se empujen y, adicionalmente, informarles sobre el estado del tiempo en la ciudad. “Siempre me ha gustado dar mensajes positivos a los pasajeros”, detalla. “Es mejor viajar con una sonrisa, y no estar peleándose con el de al lado”. Aunque no suele dar mensajes en cada estación, se baja de su cabina en las paradas más concurridas para tratar de organizar el flujo de personas.

En 1992, Nares realizó su primer viaje como conductor, luego de pasar un año como policía de estación en la Línea 2. Desde entonces, Maury solía mandar mensajes a los pasajeros por las bocinas instaladas en los vagones. “En el Mundial de 1994 me gustaba dar los resultados de los partidos, sobre todo si México iba ganando”, recuerda.

Otra de sus anécdotas se remonta a abril de 1993, cuando falleció el cómico Mario Moreno Cantinflas. Su recorrido incluía pasar por la estación Bellas Artes, donde invitó a los pasajeros a asistir al homenaje que se le ofreció como último adiós. “Las personas se bajaban por montones para despedirlo, quiero pensar que contribuí un poco a que tantas personas asistieran”, cuenta.

Nares trabaja en el segundo turno del metro, desde el mediodía hasta las ocho de la noche, momento en que más personas se trasladan por la red del Metro. En la Línea 3 se encuentra la estación Indios Verdes, el punto más transitado de toda la red con una afluencia de 125.000 personas en un solo día. Nares aprovecha esos momentos para pedir a los usuarios que se conduzcan educadamente, sin empujar y extremando precauciones.

“En el Metro todos somos iguales”, destaca el conductor capitalino, quien confiesa que no esperaba ser un personaje viral en redes sociales. “Me da gusto, porque prefiero que circulen buenos mensajes en vez de noticias falsas y toda esa cantidad de cosas negativas que se comparten”, dice.

A sus 50 años, Nares no cree ser el mejor conductor del Metro, pero aspira a serlo. “Lo importante es trabajar y hacer lo mejor que se pueda para que todos vivamos mejor”, dice, antes de subirse a uno de sus trenes.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne