Así aprendí a ligar leyendo revistas de adolescentes

"A estos chicos les va lo difícil, así que si él es un ligón, tú eres Mata-Hari"

  • Comentar
  • Imprimir
Ilustración: Anabel Bueno.
Ilustración: Anabel Bueno.

[Este artículo pertenece a La Matяioska, la newsletter quincenal de Verne en la que compartimos contigo temas sobre feminismo y mujer. Si quieres suscribirte, puedes hacerlo a través de este enlace y si quieres hacernos llegar algún mensaje, puedes escribirnos a lamatrioksa@verne.es. Este mes hemos preparado unas cartas con un formato especial, en las que volveremos a los veranos de nuestra adolescencia, ahora que tenemos gafas moradas, también de sol. Si te perdiste la primera, puedes leerla aquí].

“Cuando llega el calor, los chicos se enamoran, es la brisa y el sol”. Verano de 2001. Sonia y Selena cantan la mejor de las canciones del verano. Tengo 17 años y muchos números de la revista You a mis espaldas como para saber que los chicos no se enamoran solo porque llega el calor. Las revistas adolescentes fueron las maestras de la educación sentimental para mi generación, que ya tenía teléfono móvil pero no acceso a internet. Y yo sabía muchísimas cosas del amor en esos momentos, claro. Cosas como:

“EL PERLA. Cuando algo te diga que te encuentras ante este espécimen, ¡cuidado! No te rindas a sus pies o acabarás engrosando su lista de rollos. A estos chicos les va lo difícil, así que si él es un ligón, tú eres Mata-Hari".

"EL ENAMORADO DEL AMOR. Su cura es complicada, ya que suelen ser chicos muy sensibles, atormentados y difíciles. La única solución es que tropiece con una chica de armas tomar que les quite las tonterías de golpe y los baje de su nubecita".

“Se te tiene que encender la luz de alarma si… tienes la impresión de que te trata como un mueble y que solo descubre que tienes movilidad cuando os encontráis a solas y pegándoos el lote”.

Lo sabía no solo porque lo había leído en el reportaje ¿Te quiere o en el fondo pasa de ti? Sino también porque había hecho el test que acompañaba al artículo.

Este verano he releído mis revistas de adolescente y, entre las cosas que he descubierto, lo que más me ha interesado es cómo hablaban del amor. No puedo decir que me haya sorprendido, pero sí que he vuelto a valorar lo que leía entonces después de todo lo que he leído en los últimos años sobre feminismo. Y ahí estaba, agazapado tras cada titular, en las listas de consejos y en los resultados de los test: EL AMOR ROMÁNTICO.

Aquí van algunas reflexiones (y muchas fotitos) sobre lo que que me he encontrado sobre ligar, el amor y las relaciones en este paseo por mi adolescencia:

1. Si pasa de ti es porque le gustas

Ay, cuánto mal ha hecho esa idea. Pero sí, hemos crecido aferrándonos a ella ¿Que no te llama en varios días? Eso es porque le gustas. ¿Que no se sabe tu nombre? Es porque se está haciendo el interesante. ¿Que tiene otra novia? Lo tienes en el bote. Y si tienes dudas, hazte un test, porque las señales de que está loco por ti y de que no sabe ni quién eres, son casi las mismas.

2. Unos poquitos de celos no están mal

No lo digo, yo. Lo decía Carlos Moyá. Pero la verdad es que en esa época yo también lo pensaba. Racionalizar los celos y despojarlos de ese halo romántico es una de las cosas que más me ha costado desaprender.

3. Sé una chica fuerte, pero no la más fuerte

Me ha sorprendido para bien que los artículos hablan de chicas que toman la iniciativa, que no tienen que esperar siempre a que ellos sean los que dan el primer paso... Incluso hay un reportaje que te anima a dejar de ser tan tímida. Pero también hay esa especie de advertencia velada: no te pases, que ellos necesitan seguir teniendo el control. La frágil masculinidad.

4. Todo este reportaje

Les hemos tapado las caras y también los nombres porque han pasado 20 años y mira, todo el mundo tiene derecho a cambiar de opinión. Pero no tiene pérdida. Entre las preguntas a las que responden los entrevistados: "¿Qué te supondría enterarte de que tu chica es virgen?" o "¿tienes en cuenta las reacciones y deseos de tu pareja a la hora de mantener una relación sexual?".

5. Hablar ¿para qué?

Soy capaz de analizar durante horas un asunto nimio. Puedo construir un mapa conceptual con todos los posibles significados que puede tener una frase. Sé que a mis amigas también les pasa. No digo que esté bien, ojo, pero así es y, por lo que leo, nos han enseñado a interpretar lo que él quiere decir dependiendo de los gestos que hace cuando te habla o ¡incluso de cómo duerme! Con lo que habríamos ganado si nos hubieran enseñado a hablar claramente y a afrontar los problemas.

Después de hacer este repaso, creo que bastante bien hemos salido para la mochila de estereotipos con la que hemos ido creciendo. Ahora, cuando voy a una manifestación y veo a las chicas de 16 años protestar contra la justicia patriarcal o pedir la despenalización del aborto en Argentina, me doy cuenta de todo lo que han cambiado las cosas. Ellas ya han crecido planteándose que las princesas Disney no eran el modelo seguir y han podido leer otro tipo de reportajes en otro tipo de revistas.

Como sé que una de las cosas que más os han gustado de estas cartas son los test, os traigo uno que os puede valer para acabar el verano y que la vuelta al cole sea más útil: "¿Qué amiga te conviene este curso?".

Y como es verano y algunos todavía tendréis tiempo para hacer NADA o para perderlo sin sentiros culpables, aquí va una selección de imágenes que me han impactado en este revival adolescente.

ampliar foto
Fijo que Kate Moss se hacía un barrido de color natural en su casa.
ampliar foto
El curso 1999/2000 usé la agenda escolar que venía con este número, cuya portada ocupa Helen Lindes. En ese momento, todavía no era Miss España (lo fue en 2000)
En el año 2000 me compré mi primer teléfono móvil. Tenía 16 años. Esta era la publicidad de los modelos de esa época.
ampliar foto
Hubo un tiempo en el que Britney Spears tenía 17 años.
ampliar foto
"Quizá te suene su cara...", magnífica presentación para Jude Law.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne