El bosque mexicano que ilumina las noches con luciérnagas

El Santuario de las Luciérnagas en Tlaxcala recibe unas 20.000 personas cada año para presenciar su avistamiento

  • Comentar
  • Imprimir
vacaciones mexico
Vista nocturna de Luciérnagas volando en el bosque del ejido de Nanacamilpa, Tlaxcala, en julio de 2019.. El País

A los pies de un monte en el municipio de Nanacamilpa (Tlaxcala), en el centro de México, todos los días a las ocho y media de la noche en punto, el bosque Santuario de las Luciérnagas apaga sus luces. Pero apaga las luces artificiales para darle paso a una luz natural en plena noche. Durante unas seis semanas entre junio y agosto de cada año, este paraje mexicano se convierte en testigo de un fenómeno casi único en el mundo: miles de luciérnagas ejecutan una danza luminosa en busca de una pareja para aparearse.

“Ahora están sincronizando sus luces para poder reproducirse”, le explica el guía Alberto García Santiago a un grupo de turistas. “Esta luminiscencia que están emitiendo es para atraer a las hembras, mientras más fuerte sea la intensidad de la luz que emitan, más rápido encontrarán pareja”, detalla. (Has clic o presiona sobre las imágenes para ampliar la foto).

ampliar foto
Hector Guerrero (El País)

Para poder apreciar el fenómeno sin ahuyentar a estos insectos, es necesario mantener estricto silencio y cualquier tipo de luz apagada, especialmente la de los móviles, dice García. “Vayan en orden, no vayan gritando ni jugando”, pide a los visitantes. “¿Ven? Si nos quedamos en silencio las luciérnagas salen con mucha más intensidad”. Este fenómeno natural se solo unos días al año, entre el 20 de junio y el 10 de agosto aproximadamente, la época de más lluvia. La vegetación, la altura y, principalmente, la humedad del lugar, en el Estado de Tlaxcala, generan las condiciones específicas para que suceda.

El evento dura entre una y dos horas. Después de ese tiempo, la mayoría de las luciérnagas ya se ha emparejado y solo se pueden ver algunas pocas en el aire. El recorrido turístico por el bosque tiene la misma duración: inicia cuando se apagan las luces del complejo y finaliza cuando los insectos luminiscentes casi no se ven. “El macho es el que vuela y la hembra es un gusanito que anda en el suelo”, explica García.

ampliar foto
Hector Guerrero (El País)

- Si las hembras están en el piso, ¿hay posibilidad de que estemos pisando algunas? - le pregunta un turista.

- De hecho, sí... -responde García-. Pero los senderos por los que caminamos están delimitados para que la gente no pueda internarse en el bosque y matar huevos o hembras.

El Santuario de las Luciérnagas comprende unos 26 centros de avistamientos desparramados en 600 hectáreas. El complejo abrió sus puertas en 2001, luego de que 40 vecinos crearan una sociedad de solidaridad llamada Piedra Canteada, con la intención de crear un centro turístico ecológico. Un espacio sustentable que sirviera para mostrarle al mundo lo que ellos llevaban viendo toda la vida. “Fue por sugerencia de algunos visitantes que vinieron, vieron el fenómeno y nos recomendaron que lo diéramos a conocer”, cuenta a Verne Juan José Morales Pérez, presidente del Comité Ejecutivo de la sociedad.

ampliar foto
Hector Guerrero (El País)

Dar a conocer el fenómeno no fue el único motivo de crear esta sociedad. “También fue para crear fuentes de empleo”, comenta Morales. Antes de la apertura del centro, los empleados del lugar se ocupaban en puestos laborales más precarios relacionados al comercio o la agricultura, las principales actividades de la región. Ahora, el complejo brinda trabajo a los 40 socios durante todo el año y a un centenar de personas en la temporada de avistamiento. “Y muchos otros muchos de manera indirecta”, asegura, “por todo lo que implica la derrama económica”.

Unas 20.000 personas visitan cada año este bosque en Tlaxcala, la mayoría de ellos durante el verano para poder presenciar este fenómeno casi único. “Los científicos han detectado dos lugares en todo el mundo donde se da la mayor concentración de luciérnagas”, señala Morales Pérez. “Nosotros somos uno, y en Nueva Zelanda hay otro punto con otra especie pero casi la misma cantidad”. En casi todo el territorio mexicano pueden verse luciérnagas, explica, pero no en la misma cantidad. “Nada comparado con lo que pasa aquí”, dice mientras de fondo se enciende un colchón de luces verdes que cubre el bosque.

ampliar foto
Hector Guerrero (El País)
ampliar foto
Hector Guerrero (El País)

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

  • Comentar
  • Imprimir

Comentar Normas

O conéctate con:

Lo más visto en Verne